Empecemos por las buenas: Hoy quiero felicitar a todos esos jóvenes y no tan jóvenes que hoy se graduarán, vamos pues, será su acto académico del fin de cursos. Felicitarlos, valga la redundancia, por todo su esfuerzo para terminar el bachillerato pese a su discapacidad, o más bien, a sus capacidades diferentes con las que han batallado por mucho tiempo. Enfatizo la felicitación  a los jóvenes que se trasladan tres veces a la semana desde el Municipio de Manzanillo hacía el CBTIS 19, en la ciudad de Colima. Transportados en un vehículo de la Asociación Manzanillense de Apoyo a Sordos I.A.P., liderada por Chayito García.

Y ya de buenas, pues les comparto otra: El trabajo que ha venido haciendo el Comité de la Asociación Manzanillense de Apoyo a Sordos I.A.P. pues desde el 2014 ha realizado gestiones, tocando puertas por aquí y por allá para que les den la oportunidad de estudiar una carrera profesional a esos jóvenes con capacidades diferentes, pero con muchas ganas de salir adelante. Sin duda, un gran ejemplo para la sociedad, pero sobre todo para el Gobierno, puesto que a pesar de que muchas de las responsabilidades que la función pública debiera tener como prioritarias, al dejarlas en el abandono, es la sociedad civil la que tiene que entrarle al quite, y en la gran mayoría de los casos sin un quinto, o con lo poquito que buenas voluntades van aportando a cada causa.

No todo son buenas nuevas, también les traigo MALAS NUEVAS, y para muestra un botón: El Nulo trabajo que ha venido haciendo el Diputado “Wichin” en su distrito. De la interacción frecuente que tiene uno con la gente de las colonias y comunidades he podido recoger un lamento que ya se ha convertido en vox populi: La gente pregunta a diario por el paradero del Diputado, pues es hora desde que ganó la diputación y  que no se para ni “por el cambio” en donde pidió el voto, donde prometió regresar y dar respuesta inmediata a las peticiones de la gente. Ahora sí que como dice la chaviza: ¡¡Teeeeepeeeco!!

Vaya diputadito eligieron, sin saber pues, que iba a mostrar el “cobre” muy pronto, y no es por su arduo trabajo en apoyo a la gente; sino a su ya famosa frase célebre “No soy beneficencia pública”. ¡¡TRAAAZ!!

Y ya encarrerado el ratón, les comparto otra Mala, qué digo mala, M-A-L-Í-S-I-M-A: Es la del “Delegadito” del ISSSTE (así le llaman al secretario particular del Delegado del ISSSTE, Guillermo Villa Godínez), pues con actitud intolerante, déspota, agresiva y altanera trata al personal administrativo, doctores, enfermeras, etc. etc.; vaya pues, a todos los que dependen de la delegación del ISSSTE. Por ahí dicen que el que manda es él, pues al Delegado no ha hecho nada al respecto para solucionar ese problema, o más bien, no lo ha puesto en su lugar; al contrario, sigue solapando la actitud intolerante de ese muchacho.

La pregunta aquí es, ¿Le sabe muchas cosas al Delegado como para que no le ponga rienda? O ¿Por qué se siente con tanto poder el “Delegadito” del ISSTE?

 Por lo pronto aquí aplica la de “Dale poder a un “tonto”, para que haga “tonterías””.

¡Ánimo, y Buen Día!

*El autor es activista social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.