Se cumplió un año de haber iniciado la administración que encabeza José Ignacio Peralta Sánchez, y aunque un par de temas circunstanciales, como el de la salida del Secretario de Salud y el exgobernador Anguiano cabalgando por las calles de la Villa  opacaron un poco el que el balance de este periodo fuera el centro de los análisis y columnas de opinión política en nuestro estado, aquí les dejamos un recuento acerca de lo que los columnistas de Revista Colima XXI opinaron al respecto.

ERIC 2
Eric Ramírez.

“¿Nacho Peralta nos falló? A mí en lo personal no, en todo caso a los pocos que creyeron en él. Y es que yo no estoy decepcionado de Nacho, porque hace un poco más de un año lo dijimos con claridad: Nacho no iba a ser un buen Gobernador, lo vaticinamos y advertimos. Enlistamos los defectos y vicios de Peralta, mismos que de llegar a ser gobernador se enaltecerían, y así fue. En aquella columna intitulada “10 razones para no votar por Nacho”, señalamos que José Ignacio es: elitista, indolente, insensible, tecnócrata, y demás características que le han impedido realizar un buen gobierno para Colima. Desafortunadamente persiste la inseguridad, la corrupción e  impunidad. Nacho no pudo con el cargo, y los colimenses  padeceremos 5 años más esta incapacidad de su parte.”


Jesús Cuevas Peña
Jesús Cuevas Peña

“Ha pasado un año de este infame gobierno, todavía nos faltan cinco, y la gente, parece que ya empieza a extrañar otras épocas: no mejores, pero sí menos malas. Ha sido un año en el que pareciera que el gobierno va en piloto automático, en el que los burócratas sacan la chamba para que esto siga funcionando, pero que lo hacen sin alguna dirección. Un gobierno acéfalo….

Lo más relevante del gobierno “peraltista” han sido casos que apestan a corrupción: la compra de su departamento por 7 millones de pesos, la compra de la campana por 170 millones de pesos, el primo incómodo que dicen se la pasaba en Casa de Gobierno y en la oficina del secretario de Planeación y Finanzas, la privatización del Parque Regional, sus viajes en aviones prestados para huir de Colima.”

Leer columna completa. 


Rogelio Guedea
Rogelio Guedea

“En este primer año lo único que nos sorprendió del gobernador fue que dijo que viviríamos felices y seguros y Colima no hizo sino convertirse en el estado más violento del país, con más de setecientos crímenes dolosos sólo en 2016, sin haberle aún el mandatario explicado a la sociedad su plan de seguridad para acabar con esta ola de violencia. Dijo que su gobierno sería austero y moralmente responsable con la población, esto es libre de corrupción, y resultó con que, como a su homólogo federal, se le descubrió un Departamento Blanco, otro neoyorkino, la adquisición de una casona de un capo del narcotráfico, millonarias ganancias personales adquiridas con la venta de La Campana, etcétera, todo esto ante un Colima arteramente necesitado, pobre, y en el que se pueden ver cada día más a grupos de familias hurgando en las bolsas de basura, porque no tienen ni trabajo ni comida ni paz, mientras a su gobernador no le importa seguirse enriqueciendo. Si a esto agregamos que, como alguna vez se lo reprochó su tío el periodista, el Ejecutivo estatal vive la mayor parte del tiempo fuera de Colima, entonces ni pensar quién o quiénes gobiernan nuestro estado, siempre bajo la luz de sus propios intereses.” Leer columna completa. 


Jose-Luis-Santana BUENO
José Luis Santana

Ni podrá, diría Don Teofilito. Quienes pensaron que después del muy  mal candidato que fue sería un buen gobernador, “un estadista”,  se equivocaron de pe a pa. Hasta los culumnistasnachoperalta@gmail.com que tanto alabaron su bilingüismo, el ser egresado del ITAM y Essex University, su pertenencia a la clase ilustrada de Colima y su aroma a Pinos, se han convencido ya de que no da pie con bola. Hasta la honestidad que presumieron como su gran virtud ha quedado en entredicho con las nachotarjetas, los negocios jarochos en que anda metido y la compra a precio alzado del predio “La Campana”  y de residencias y departamentos de alto precio aquí, allá y acullá, no se diga de sus frecuentes vuelos a todos lados.

Leer columna completa


Adalberto Carvajal Berber
Adalberto Carvajal Berber

 Cumple José Ignacio Peralta Sánchez su primer año de gobierno con un doloroso saldo negativo en materia de seguridad. A reserva de que las buenas finanzas públicas en Colima se traduzcan en buenas finanzas para las familias colimenses, no me sumaría al reconocimiento por los aparentes logros técnicos del gabinete económico.

      De hecho, los colaboradores de JIPS ni siquiera lograron balancear con legitimidad gubernamental los costos políticos, pues el recorte de personal, las restricciones al gasto público y la casi nula inversión en infraestructura –en un estado donde el presupuesto es el gran motor de la economía– rompieron las tradicionales alianzas del régimen con sus electores y, especialmente, con las estructuras partidistas (del PRI y sus satélites: el Verde y Nueva Alianza). La militancia tricolor, ecologista y magisterial solo está esperando el 2018 para cobrar facturas al Gobernador.

Leer columna completa


José Gilberto Ibáñez Anguiano
José Gilberto Ibáñez Anguiano

Vi El Conjuro y no me gustó, observé El Exorcista, tampoco me agradó, opté por ver el Santo contra las Momias de Guanajuato, no me causó ningún espanto, lo que sí me causó asombro fue el primer año de terror de José Ignacio Peralta Sánchez, que generó que todas su bola de zánganos, paleros y lambiscones, estén escondidos como viles ratas debajo de las coladeras, acompañados de la prensa oficialista.


Alex Berber
Alex Berber

Ignacio Peralta cumple un año como Gobernador de Colima; un año en el que el Gabinete estatal se ve incómodo, se ve improductivo, y donde ya han caído cabezas que hace 365 días se visualizaban como líderes dentro del equipo gubernamental. Hay mucho que queda a deber de la administración estatal hacia la población, en especial lo más sensible: la falta de seguridad (el slogan de campaña), la falta de desarrollo económico, la escasez de servicios de salud, la falta de inversión en infraestructura y la poca inversión social.

Leer columna completa.


Luis Antonio Barbosa Zamora
Luis Antonio Barbosa Zamora

Como se ve el panorama político en Colima, se dice que JIPS se encuentra en una crisis seria y de consideración, que pone en tela de juicio el manejo de la política al interior del gabinete Peraltista, la falta de liderazgo y la ausencia constante de Nacho fuera del estado de Colima, presenta fracturas serias que vienen debilitando al poder ejecutivo, los funcionarios más cercanos al gobernador no cumple con la tarea encomendada, existe rebeldía, abuso y ausencia de poder, que mejor reflejo lo sucedido al interior de la Secretaria de Salud, mañana que otra Secretaria sacara las uñas para mostrar inconformidad?.


Hector
Héctor Gutiérrez

Después de todo lo que prometió, el primer año de gobierno de Ignacio Peralta parece una pausa de incertidumbre. Nadie sabe por qué no avanza el peso de la justicia sobre los que desfalcaron al estado, por qué los homicidios, robos y violaciones se mantienen en tasas elevadas, o en qué momento las buenas migas del gobernador con el gobierno federal van a beneficiar a los colimenses.

Leer columna completa.


Javier Montes Camarena
Javier Montes Camarena

Y es que la crisis de inseguridad y violencia que no ha podido (ni podrá) ni atender y mucho menos, parar, le han cerrado las puertas a Nacho de Día por una sencilla razón, no atiende ni entiende la naturaleza ni la profundidad de la crisis, Ignacia de Noche se ha descartado al colocar en cancha ajena la respuesta a la emergencia.

La salida a la crisis no tiene para cuando, el “Estadista” no puede.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.