“Cave ne cadas”

                                                                                                (Cuidado, no vaya a caer)

Déjenme decirles que el lapso entre el 1 de noviembre 2015 y el tiempo recorrido por el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) El “asquitos” está agotado, el momento es otro. Es la hora de salir de la ratonera y hablar con la verdad.

Desde la aparición en el proscenio político del sobrino incómodo de la Gobernadora madre dije que ésta sería una gubernatura de tan sólo dos años, me excedí, no llegó ni a siete meses, la visita presidencial del pasado 1 de Junio así lo confirma. Nacho Peralta y su administración empezarán a cruzar el desierto ya sin el apoyo de quien lo impuso: Enrique Peña Nieto.

Es la hora que El “ascos”  debe mirarse al espejo y reconocer los vicios en que ha caído y relanzar el más amplio catálogo de culpas propias y ajenas, es preciso que revise qué hay que echar a la basura.

Buena para la crítica y la embestida, la élite política peraltista es muy mala para la autocrítica. Es la hora de hacer el ejercicio completo.

Uno: reducir a los trashumantes de la política. La importancia de soltar lastres radica en darles las gracias a quienes les ha importado muy poco adoptar al compañero ocasional de viaje, cortar a los profesionales del oportunismo que ven en el “asquitos” un jugoso negocio al ritmo de su soberana y muy personal conveniencia: La Gobernadora madre, COPARMEX, Guillermo Brun Solórzano, el rector de la U de Colima, ¿Cómo vamos Colima? La CMIC, La Asociación de Hoteles y Moteles de Manzanillo, tan sólo por mencionar algunos delincuentes de cuello blanco.

La trayectoria de estos trapecistas se olvida, cuentan las ganancias que obtienen y desaparecen cuando el buque hace agua y corren como ratas a la siguiente embarcación cuantas veces sea necesario, estas ratas del trapecio lavan con firmeza sus convicciones y reaparecen a medrar, recitando un credo político que ni siquiera conocen.

Ninguno de estos sinvergüenzas mencionados líneas arriba escapa a ese vicio, cada uno tiene su santuario del oportunismo. A veces llegan a arrepentirse de la adquisición hecha pero, por lo general, abrazan a sus cómplices de ocasión y, así, nada extraño es toparse con ellos.

Dos: Premiar aciertos, no errores: en la política peraltista hay premios y reconocimientos pero no castigos. Si bien poco se habla de la rendición de cuentas como parte de una nueva cultura, de esa práctica Nacho Peralta ha hecho una mascarada contable pero no una actitud política rescatable, la transa de 10 millones 500 mil pesos mensuales en las  TarjetaNacho ha dejado al descubierto que muy pronto José Ignacio Peralta Sánchez se exhibió ya como un gobernador ladrón, sin escrúpulos que desde el 1 de noviembre 2015 ha usufructuado (en mi pueblo se llama robar) junto con Cerdo-ta-do rogelio rueda más de 70 millones de pesos en un claro desvío de recursos.

Como oferta política José Ignacio y sus bribones funcionarios abren sus declaraciones patrimoniales y, sólo a veces condenan a quienes manifiestamente se han enriquecido en el servicio público, ejemplo: Mario Anguiano Moreno.

Sin embargo, la rendición de cuentas no va más allá. De la actuación política nadie en Colima responde.

Tres: Desmesura e indiferencia: En la terrible confusión prevaleciente, donde incide la incompetencia, el marasmo, la corrupción y la falta de una política de comunicación social que rebase el nivel de la declaración banquetera, el rollo de ocasión o la mentira que reina y profundiza el desencuentro estatal.

En esa lógica, lo mismo importa si el gobernador Peralta se pone o no las calcetas del derecho y,  sin embargo, elude informar del estado que guarda un Colima inmerso en el desastre.

La política estatal ha perdido el discurso y el diálogo gobierno-sociedad, todo se reduce a las declaraciones necias y absurdas de un secretario General de Gobierno alcoholizado que habla incoherencias como certezas con rumbo al barranco, la situación de alcoholismo del “chupitos” Arnoldo Ochoa González es patética que raya en la irresponsabilidad de José Ignacio Peralta Sánchez quien muestra una peligrosa incapacidad de rectificar ante sus errores: No habrá cambios…dice el “ascos”, allá él, a mí ni me va ni me viene su estupidez recurrente.

Nacho Peralta no entiende que un Gobierno negocia cuando entrelaza sus razones a las de los otros; cuando renuncia a una medida concreta para cuidar el rumbo general de su política, cuando acopla una idea ajena a la propia. Un Gobierno negocia cuando es capaz de defender sus argumentos al tiempo que atiende los argumentos contrarios y… lo que se ve, al “ascos”,  no se le da la política y mucho menos la negociación.

Qué pena que el gobernador Nacho Peralta se vaya labrando la fama de ratero, corrupto,  sinvergüenza, cínico y despistado con tufos de cercanía con el crimen organizado que lleva a la sociedad colimense a un punto delicado por el malestar acumulado a causa de las raterías y la violencia criminal, acicateada por el ejecutado exgobernador Silverio Cavazos, el hampón exmandatario Mario Anguiano Moreno y seguida por José Ignacio Peralta Sánchez. Así o más claro.

¿Cómo vamos Colima?… “¡de la chingada!”

Ahí se ven.

ENLACITOS

HAY CULPABLES: En lo que pudo ser una tragedia de proporciones inenarrables los responsables (que los hay) salen a decir que: “El cerro está inestable y que vendrá un geólogo a verlo” (SIC) cuando la responsable solidaría de hecho y de derecho es la autoridad municipal de Manzanillo quien permitió a un particular sacar material sin la debida precaución y vigilancia de la dirección de Obras Públicas, mucho menos la forma correcta de hacerlo.

Como dijo Fabiruchis…”las cosas como son”

SIGUE EN LA PEDA: El secretario General de Gobierno El “Chupitos” Arnoldo Ochoa González cada que puede la derrama, el pasado 1 de junio salió de la cantina más cercana a su corazón a decir que “Los homicidios dolosos en mayo bajaron en un 40%”.

Pobre Arnoldo, tan sólo en mayo se despacharon a más de 10 en el puerto, no cabe duda, las crudas atrasadas y las borracheras consuetudinarias lo hacen ver ya el paraíso ¿Será que anda tomado “Tonayan” que dicen los que saben que hincha las patas y los hace más Pen…itentes? ¿Será?

Un consejo al “Chupitos”: “Cuídate de la bebida: puede hacerte dispararle al cobrador de impuestos…y fallar”    (Robert A. Heiniein) De nada.

EL PORTAVIÓN VERDE: Siguen cobrando (y muy bien) los cinco “aviadores” que tiene el rata y sinvergüenza regidor y presidente del partido verde Mariano Trillo Quiroz, tipo desvergonzado, cínico, corrupto y ladrón que ha medrado de la política en varios partidos políticos.

Por cierto, su sobrina “Cynthia Farina Trillo Mata” cobra en la oficina de la secretaría del Ayuntamiento donde < No hacer nada es mucho >. Lo grave de todo esto es que la alcaldesa Gabriela Benavides Cobos acepta este tipo de irregularidades y eso, la hace cómplice de la corrupción de Marianello Trillo.

 

DE LUTO: Los escritores y columnistas críticos estamos de luto, falleció el pasado martes 31 de Mayo Don Ramón Durón mejor conocido como “El Filósofo de Güémez”, descanse en paz tan prolífico escritor y periodista.

LIBERTAD DE EXPRESIÓN: No hay mucho que festejar este martes 7 de julio ya que son pocos los comunicadores y verdaderos periodistas en todo el Estado de Colima. A los que sí lo son un abrazo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.