El domingo 5 de junio 2016, a través de un grupo de whatsapp el dirigente del PRI en Colima, Rogelio Rueda como a eso de las 5 de la tarde informaba que su partido estaba ganando 9 de 12 estados que se estaban disputando la gubernatura , anuncio que dio a ese grupo reducidos de amigos y compañeros de partido minutos después de que el dirigente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones había anunciado lo mismo en una rueda de prensa. Sin embargo, Rueda más tarde fue cuestionado por los mismos sobre dichos resultados para que les diera alguna buena noticia porque las que estaban escuchando no era de su agrado, pero Rueda ya no contestó.

Cifras equivocas que cometieron el error de tomarlas como oficiales o como tendencias de acuerdo a las encuestas del PREP que una vez más fallaron y en contra del PRI. Incluso el candidato del PRI en Veracruz ya preparaba su festejo, que ya entrada la madrugada, los mariachis callaron porque oficialmente ese candidato al igual que seis más en donde ya se decían ganadores había perdido en las urnas.

Tanto Manlio como Rogelio Rueda no podían creer lo que estaban viviendo, pues tienen a un presidente de la republica priista y en esos casos, por tratarse de elecciones intermedias, se tratan de las presidenciales, es para calificar el desempeño del mandatario e ir midiendo si el PRI seguirá en los Pinos o ya está con un pie fuera de él. Y Aquí pudimos ver que los mexicanos desaprueban el desempeño de Peña Nieto y lo han calificado como el peor presidente que ha tenido México hasta el momento. Ahí están los resultados, no lo digo yo.

Obviamente el PRI fue el gran perdedor, mientras que el PAN ya tiene un pie dentro de los Pinos para el 2018. Cuando el PRI quedó fuera de los Pinos por doce años, los priístas se dedicaron a criticar el trabajo de los azules, fue con Felipe Calderón cuando de forma desesperada armaron una estrategia de desprestigio al achacarle miles de muertos por la guerra que emprendió contra el narcotráfico.

Estrategia que le llamaron “Los Muertos de Calderón”, dichos muertos de los que se informaban en la prensa se trataban de una guerra entre los carteles y el gobierno, pero que al estarle escarbando se encontraron cosas más a fondo, como la relación del crimen organizado y el propio gobierno, entre ellos varios gobernadores priístas señalados que hoy están prófugo de la justicia.

Por eso la guerra de Calderón cruzó líneas y su lucha más que nada era con el mismo sistema narcopriísta que en ese entonces controlaban en varios estados los mismos gobernadores, tenemos por ejemplo el caso de Veracruz, en donde se asentaron grupos delincuenciales a controlar la plaza, los resultados fueron desastrosos miles de muertos y desaparecidos en la entidad.

Obviamente todos esos grupos delincuenciales ya operaban, sin embargo, cuando llegó el PAN al poder se opusieron a la guerra contra ellos y utilizaron dicha estrategia para que el PRI regresara al poder, y ya una vez que regresaron, hoy con Peña Nieto se descararon, hoy en día nadie ha podido detenerla. Por ejemplo tenemos a nuestro estado con los primeros lugares en violencia, honroso primer lugar que se ha ganado con este último gobierno priista y lamentablemente ya no está el PAN en el poder como para poderle echar la culpa de estos millones de muertos que van tan solo a tres años de gobierno que lleva Peña Nieto.

Finalizo con esto: si los priístas siguen con la simulación van a ir desapareciendo del mapa político -electoral, ahí tienen ejemplos como Chihuahua y Veracruz que nunca había ganado la oposición y esta vez votaron por el PAN. La gente ya despertó, en el caso del gobernador de Colima, Nacho Peralta, tiene una gran tarea y compromiso: darle a Colima la seguridad y felicidad que prometió en campaña, pero sobretodo seguimos esperando que mande a la cárcel a los corruptos de su propio partido, aún está a tiempo de regresarle la sonrisa a quienes confiaron en él. Es cuánto.

***Hoy se festeja la Libertad de Expresión, por el momento no me puedo quejar de que en Colima no se respeta este derecho porque tengo muchas malas experiencias de intento de censura, pero son situaciones que no me han preocupado. Al periodista no sólo se le mata físicamente, si no también cerrándole las puertas y oportunidades, hablando a los medios para que ese periodista “incomodo” deje de escribir porque al señor gobierno le incomodan sus comentarios. O al reportero de policíacas que anda cubriendo la nota y que los elementos se toman atribuciones de intentarles impedir su labor. Esas son prácticas aún se siguen cometiendo en nuestra entidad, quedan pocos periodistas libres, que ejercen con valentía su libertad de expresión, muchos que eran buenos periodistas ya fueron callados, comprados, a otros se les cerró la oportunidad de seguir trabajando y se tuvieron que cambiar de profesión, otros fallecieron en la lucha de ver un mejor país, murieron olvidados y sin prestaciones. A esos periodistas que murieron en la lucha, les dedico y brindo todo mi respeto y admiración hoy en este día. ¡Y que viva la Libertad de Expresión!

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.