“Guitarras lloren guitarras / violines lloren igual / no dejen que yo me vaya / con el silencio de su cantar.
Refugio (cuco) Sánchez.
Con cariño para Carmelita y sus lindos hijos.

Déjenme decirles que falleció mi compadre Víctor Abel Viveros Saldierna, pero sigue presente en muchos corazones amigos, palpable en su obra “Lo Serio de la Risa”, que muchos bebimos con su sonrisa, su alegría y calidad humana, en compadres y amigos con quien compartió esfuerzos, triunfos, fracasos y noches bohemias acompañadas de buenos caldos en cantidades navegables y una buena lira.

La vida nos permite conocer a seres luz, seres que se entregan con amor a su familia y a sus semejantes, conocí a mi compadres Viveros allá por el año de 1981 siendo él administrador del hotel magisterial “Pez Vela” (hoy desaparecido) por los rumbos de San Pedrito, ser polifacético (mezcla armoniosa de alegría, sinceridad y amistad) al que la madurez dotó de experiencia y la sabía virtud de conocer el tiempo.
Víctor Abel era un saltillense sencillo, rápido e imaginativo como su padre Don Ruperto Viveros, su rapidez para el albur, la vacilada, el cuento, o el chiste no desconocía en ningún instante la oportunidad de hacerte reír, yo le decía a Mi Compadre “que era más cuento que novela”.
Porque Mi Compadre era extraordinariamente sencillo, de fácil palabra y un conversador universal pero, sobre todo, un sabio como “cuentista”. Todo un señor de la risa y la alegría. Junto con él y con “Mi charro Cantor” Heriberto “Memín” Estrada (+) iniciamos “Lo Serio de la Risa” en el Casino del Club de Leones del Puerto de Manzanillo, ahí le dio rienda suelta a su verdadera vocación…hacer amigos con la risa, ahí iniciamos los caminos de la juglaría. Lo conocí poco. Lo conocí mucho.

Mi Compadre, Sí, todo un señor de la comedia pero también todo un ciudadano. Creo que de mis amigos (yo tengo pocos) es de los pocos que ha podido conciliar esas dos características, fue destacado funcionario público y dejó de serlo con una profunda suavidad, con grandeza. Mi Compadre Víctor Abel saludaba a todos cuantos querían saludarlo, hacía algo más que oír, escuchaba y regresaba esa atención con una alegría insospechada digna de todo un señor de la sonrisa.

Ya no está Mi Compadre, sin embargo, muchos de sus amigos fueron a estar con él en la funeraria, yo no pude acompañarlo, no pude ir a buscarlo en los ojos de su bienamada Carmelita y sus hijos Cintra, Manolo y Carmencita, todo ellos dignos, valientes. Tan de pie ante la vida.
Mi Compadre decía y decía bien con esa alegría que le caracterizaba: “No es que le tenga miedo a la muerte…simplemente no quiero estar allí cuando eso ocurra”. Mi Compadre en su reflexión sobre la muerte nos llevaba de la mano a apreciar más la vida sonriendo siempre.
Los amigos tienen leguajes cifrados y el de Mi Compadre Viveros y éste Zorro interplanetario era el Viejo Testamento, yo le preguntaba a

Víctor: ¿Puede haber humor en los personajes de la Biblia? Muchos dirían que no, pero Mi Compadre lograba el milagro. Otro repertorio popular que a él le gustaba era la cultura popular, el cine mexicano, Pedro Infante, Lalo González el Piporro, María Félix, un día lo reté a un duelo de letras de boleros: ¿Te sabes tal canción del “Jibarito” Rafael Hernández? La respuesta inmediata de Mi Compadre “¿Cuál versión?
Se dice fácil pero así pasaron 36 años de amistad ininterrumpida, siempre leal, sin ofender, sin traicionar, siempre en la misma línea. Dice Cicerón en su tratado Sobre la amistad que una causa principal de discordia entre los amigos es la política. Yo lo he comprobado en demasiadas ocasiones, pero nunca fue su caso.

Compadre: Tus relatos, crónicas, chistes y humor van a seguir vivas porque la tribu urbana seguirá recordándolas, como yo también voy a recordarte porque fuiste siempre cariñoso, siempre enseñando minuto a minuto sin darte cuenta, ahí estaré sin ti y sin el Memín en la cantina del Padre Berra recordándote cantando tu inolvidable “Cheque en Blanco” que después de Chelo Silva la tuya era la mejor versión.
Kerrrrrido Compadre: Tendré que esperar algún tiempo para poder otra vez compartir contigo esas tertulias de buenos caldos y excelente conversación, hoy estoy enfriando una boa (botella) de Monte Xanic y la compartiré con buenos amigos tuyos y míos, descansa Compadre por siempre en el abrazo eterno de nuestro padre Dios.
Ahí se ven.

ENLACITOS.

LA ROPA SUCIA SE LAVA EN CASA: Al gobernador de Colima José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” le comunicamos que a él y sus cómplices corruptos por Semana Santa se les dará descanso aunque sus impertinencias y estupideces sigan a la orden del día.

¡Me voy de vacaciones nos volveremos a leer el próximo Lunes 28 de Marzo 2016, sean Felices!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.