José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

Como los buenos agricultores de temporal que vuelven a sembrar aunque les haya ido mal en anteriores intentos por lo errático de las lluvias y lo agresivo de las plagas biológicas, hay políticos que no rajan en sus afanes de conquistar un cargo de elección popular aunque ya lleven hasta cuatro derrotas al hilo. Un buen ejemplo de esa estirpe lo es el porteño Sergio Sánchez Ochoa, quien colgado del proyecto petate del teleférico, puesto y dispuesto está a intentar por cuarta vez la conquista de tan buena chamba como lo es una diputación local.

La primera vez que debutó en las lides electorales  fue en las elecciones de 2003 cuando en el Distrito Electoral Local Número Doce se quedó a 1, 538 votos de la meta ante Pancho Santana.  Después, 2006, la panista Gabriela De La Paz Sevilla Blanco lo aventajó en la misma circunscripción electoral por 2,227 sufragios. Como tampoco perdió  a gusto, se le volvió a atravesar a la dama totalmente Palacio en las elecciones de 2015, pero en el Distrito Electoral Local Número XIII donde fue la segunda pelea entre ambos que ella le ganó con 3, 095 votos de ventaja.

A pesar de que en cada participación como candidato a diputado local Sergio Sánchez Ochoa avanza como los cangrejos: De una brecha de 1, 538 votos en 2003 a otra de 2,227 en 2006 y de ésta a 3, 095 en 2015, no pierde la fe ni la esperanza de lograr su objetivo guajiro en las elecciones de 2018 cambiando sus siglas y colores al PVEM  y sus redes de pescador desafortunado hacia el Distrito Electoral Local Número Once donde se cree, como el Mercumbé, querido de las mujeres y apreciado de los hombres que allí sufragarán en los próximos comicios.

El aferrado Sergio Sánchez Ochoa también  fue derrotado cuando apareció en la planilla de candidatos a regidores que en 2009 encabezada por  la priista Armida Núñez García a quien el panista Virgilio Mendosa Amezcua le sacó más de nueve mil votos de ventaja. Si el Partido Revolucionario Institucional tuviera instituida la medalla a la perseverancia, ésta la ganaría de calle el político de Manzanillo que, como los buenos agricultores de temporal, vuelve a sembrar aunque cada vez que lo haga le caiga el chahuistle. ¿O no?

En Tecomán apenas va por una segunda oportunidad  el panista Sergio “El chamuco” Anguiano Michel, quien en las elecciones de 2015 se quedó a 317 votos de llegar al Congreso del Estado cuando al disputar la curul correspondiente al Distrito Electoral Local XVI fue derrotado por  el priista Sergio Chávez Michel. En lugar de frustrarse por la derrota, con renovados bríos ha reemprendido el mismo camino con la valiosa experiencia entonces obtenida y nuevos aliados.

Anguiano Michel está de nuevo preparando la misma tierra para el ciclo de primavera 2018 convencido de que para él la segunda será la vencida. Desde hace ya algunos meses regentea su propia oficina de gestión para atender al electorado vulnerable del municipio al que le procura  servicios médicos, de odontología, asesoría legal y contable, y los dota de aparatos ortopédicos a bajo precio, material deportivo y calzado. También, de servicio de transporte gratuito para las mujeres que acuden al servicio de cancerología en la ciudad de Colima para que por falta de dinero no fallen a sus citas. La intensa actividad promocional que en el territorio electoral cuyos habitantes pretende representar en la próxima legislatura estatal lleva a cabo, y lo cerca que estuvo de la victoria en la contienda anterior, permiten pronosticar que en su segundo turno al bat podrá lograr su objetivo de convertirse en diputado local.

EL ACABO

Para taparle el ojo al macho y tratar de cubrir su doble discurso, el diputado local panista Luis Humberto  muy Ladino sale con que “Ante la urgente necesidad de mejorar la seguridad en el estado, el gasto excesivo en la adquisición del predio para el proyecto de creación de un parque en la zona metropolitana Colima-Villa de Álvarez, denominado La Campana, es en estos momentos un gasto que debe reconsiderar el Gobernador del Estado Ignacio Peralta. Exigimos al Gobernador que reconsidere ese gasto y lo destine por ejemplo a la adquisición de una flotilla de 60 patrullas para el Estado, el incremento del número de elementos policiacos con su respectivo equipamiento, la debida capacitación en el nuevo sistema de justicia penal, entre otras cosas que a Colima urgen”. Luego, fiel a su estilo, saldrá con que el proyecto es, como el Ecoparc, “atractivo y benéfico”.

La ex Secretaria de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, Indira Vizcaíno Silva, ha sido cálidamente acogida al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) por su líder moral Andrés Manuel López Obrador porque “cualquier militante de otro partido tendrá cabida en su movimiento siempre y cuando apoye la transformación de México. En donde no pactaremos será con las dirigencias de los partidos”. Luego entonces, ¿qué pitos tocaba en el acto de firma del “Acuerdo de Unidad Política” el dueño vitalicio de la franquicia en Colima del Partido del Trabajo, Joel Padilla Peña?

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.