TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

Héctor Arturo León Alam, desde el año 2006 en el control total del Sindicato de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento de Colima, al igual que su colega de Tecomán Audelino Flores Jurado lo tiene desde hace más de treinta años,  rechaza la nueva democracia sindical que promueve como piedra angular de su “Cuarta Transformacipón” el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador. Famoso por hacerles firmar a sus representados listados con sus nombres y apellidos como si fueran controles de asistencia a diferentes eventos, para luego utilizarlos como votos a favor de sus sucesivas reelecciones, Don Perpetuo León Alam se apresta a perpetrar su trapacería 2019 para imponérsles un periodo estatutario más, hasta el año 2022, porque dizque quiere acompañar en su salida de la gubernatura del estado a su amigo del alma José Ignacio Peralta.

El jubilado Héctor Arturo debe entregar la estafeta sin escusas ni pretextos el próximo mes de diciembre, pero en lugar de preparar la convocatoria respectiva para invitar a participar a todos los interesados en sucederlo en el cargo que le ha permitido enriquecerse y darles jugosas chambas sindicalizadas a su esposa, hijo, hija, yerno y nana de sus nietos, ya les volvió a sacar sus firmas a los delegados pasándose por el arco de triunfo que Ley Federal de Trabajo estipula que toda elección sindical deberá ser a través del voto  libre y secreto de los afiliados.

Como en San Pedro de los Saguaros lo hacía su alcalde Juan Vargas, en su Sindicato Héctor Arturo León Alam aplica la ley laboral a su muy personal  manera, auténtico  Ley de Herodes con la que una y otra vez atropella los derechos de los trabajadores que piensan recurrir al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral para que lo meta en cintura, pues las autoridades locales del trabajo todo le solapan.

Quienes creen en la nueva moral republicana enarbolada por el presidente López Obrador confían en que termine ya el gran negocio familiar que su sindicato ha sido para León y sus cachorros. El nuevo comportamiento de los electores que el domingo 01/07/2018 sepultaron el clientelismo electoral que durante décadas los pastores sindicales les vendieron a los partidos políticos y a sus candidatos, debe ser aprovechado por las actuales autoridades muncipales como argumento incontrovertible para negarles más prebendas y privilegios a los sicarios sindicales como Héctor Arturo León Alam y su pandilla.

A pesar de sus antecedentes nada edificantes como empleado que fue en emplacamiento vehicular del Gobierno del Estado, y en los ayuntamientos de Villa de Álvarez y Colima, Héctor Arturo León Alam nunca pagó por sus actos de corrupción; al contrario, fue  protegido y premiado por sus protectores al grado de convertirlo en dirigente sindical en el Ayuntamiento de Colima en donde se ha eternizado a base de triquiñuelas como la que espera lo lleve nuevamente a reelegirse.

Los ciudadanos del municipio de Colima no deben seguirle pagando  los cientos de miles de pesos que por diferentes conceptos el alcalde en turno le entrega al dueño del negocio sindical, ni los sueldos y prestaciones a sus muchos comisionados. Los trabajadores, por su parte, deben exigirle cuentas de la renta del auditorio “Mario Anguiano Moreno” y de sus cuotas sindicales.

Los dictadorcillos sindicales se mantienen en el poder hasta el día y hora que los trabajadores se lo permiten, pero una vez que deciden sacudírselos de encima, ni Dios Padre los salva de la hoguera. A Héctor Arturo León Alam puede ya llegarle su hora. Es cuestión de que sus cientos de agraviados se decidan a sacudírselo para mandarlo directamente, sin escalas, al famoso rancho de Andrés Manuel López Obrador.

EL ACABO

  • Nada personal en contra del bribón de siete suelas Héctor Arturo León Alam, mucho menos a favor, pero es tiempo ya de que ahueque el ala.

  • Tiempo y oportunidad habrá de ver si los trabajadores sindicalizados al servicio del Ayuntamiento de Colima pelean por su derecho a decidir o siguen agachándose temerosos de las represalias de su sicario sindical.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.