Desempolvar pasiones, estrenar besos nuevos y aprender de nuevo a decir “Te Amo”… Recuperar el candor de la inocencia y el sutil misterio del encanto. Descubrir otras formas de ser feliz y de  llorar de alegría. Reconciliarse con la vida,  rescatar ilusiones y perdonar insomnios  ingratos. Anhelar sin vehemencia, sin egoísmo, sin dosificar afectos, sin esperar nada y aún así amar tanto.

 

Del poemario “El Amor y Sus Contradicciones”,  Sendy Sámano

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.