TAREA POLITICA – José Luís Santana Ochoa

La intervención en la vida interna del Partido Acción Nacional en Colima ha sido la constante de los últimos gobiernos estatales priistas, pero nunca como ahora había sido tan abierta y frontal como la que ha orquestado el que formalmente encabeza José Ignacio Peralta, quien se ha valido de su primo Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas para desestabilizar al panismo colimense desde sus entrañas mismas. El primer gran logro de los golpistas al servicio de la imposición presidencial del gobernador Peralta fue haber sacado de la jugada al panista mejor posicionado en el ánimo de los electores para disputar la gubernatura en 2015, el armeritense avecindado en el Puerto de Manzanillo, Virgilio Mendoza Amezcua, después del cual vinieron otros como la cooptación de cuadros blanquiazules para ponerlos al servicio del proyecto nachoperaltista y la defección por ellos inducida del grupo del PAN en el Congreso del Estado  de los tres diputados “independientes” cabestreados por Nicolás Contreras Cortés.

Después de haber fallado en su intentona de hacerse del control del Sindicato de Trabajadores  del Gobierno del Estado, la gavilla peraltista ahora ha centrado sus baterías en el proceso de elección de la nueva dirigencia estatal panista, partida que sueñan ganar con la colaboracionista diputada local plurinominal Julia Licet Jiménez Angulo, secundada por el ambicioso y políticamente muy desaseado también diputado como ella, Riult Rivera Gutiérrez, el mismo que hasta candidato a gobernador quiso ser en la elección extraordinaria. La cobertura ‘periodística’ que este par de aretes a diario recibe de la Dirección de Comunicación Social del Gobierno del Estado es prueba fehaciente del intervencionismo peraltista en temas y asuntos que sólo compete resolver a los órganos decisorios del Partido Acción Nacional como es el caso de la próxima renovación de su Comité Directivo Estatal.

Sin verificar la veracidad de los exabruptos declarativos de los mozos de estribos de Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas, reporteros y medios de comunicación al servicio del Coordinador de Comunicación Social del Gobierno del estado difunden a diestra y siniestra sus versiones interesadas sobre el acontecer panista que debieran ser única y exclusivamente del conocimiento y la competencia de la militancia panista, pero como tanto Julia Licet como Riult tienen la encomienda de meterle ruido al partido que les ha dado lo que tienen, chingar por chingar, se van por la vía fácil del escándalo mediático. Como la gran mayoría de los panistas colimenses conoce los usos y costumbres del grupúsculo pedro-peraltisa, cómo se las gasta, están cerrando filas en torno al único que puede parar en seco la asonada que lideran los Peralta para someter al único partido político que les representa real oposición, el PAN, de cara a las elecciones de 2018: el combativo senador de la República Jorge Luís Preciado Rodríguez, y es que para los bueyes del Jaral, un toro de allá ‘mesmo’.

Por todo lo que está en juego, empezando por la autonomía e independencia del PAN respecto del Gobierno del Estado, mismo caso del sindicato que agrupa a sus Trabajadores, la disputa de su dirigencia estatal no es ni será un combate florido sino todo lo contrario, mucho menos concurso de buenos modales y juego limpio. El enfrentamiento entre los defensores del partido azul y blanco de verdad al servicio de sus militantes, electores y población en general, y quienes pretenden entregarlo en charola de plata a José Ignacio Peralta para facilitarle sus transitar hacia el primer domingo de junio de 2018 y asegurarle buenas cuentas electorales a sus amigos mexiquenses, será duro, sin tregua ni cuartel, por lo que  los panistas asustones, los que le atizan a la lumbre y luego se espantan de los flamazos, será mejor que se mantengan al margen de la fragorosa batalla que se avecina y será la madre de todas ellas.

EL ACABO

  • De la misma manera que negaron su fallido intento de someter a sus dominios al Sindicato de Trabajadores del Gobierno del Estado a pesar de la evidente cargada que lanzaron de la prensa a su servicio y del dirigente estatal del su partido a favor de la planilla perdedora, José Ignacio, Arnoldo, Rogelio y compañía dirán que son respetuosos de la vida interna de los partidos políticos, que es asunto de los panistas y les deseará que les vaya bonito, a pesar de que le estén haciendo al PAN exactamente lo que le hicieron al STGE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.