TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Ante la próxima elección del presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) para el cuatrienio  2019/2023, han levantado la mano para decir que quieren ese importante cargo que pude retener Sabino Hermilo Flores Arias:  Manuel Alejandro Espinosa Medina, Efraín Naranjo Cortés , Erika Guadalupe Romero Contreras, Guadalupe Quijano García , Adriana Ruiz Visfocri,  María de la Luz Fajardo Andrade; Ana Rosa García García; Noemí Vázquez Torres, Humberto Arias Guillén, Neyma Berenice Hernández Medina, Mario García Solórzano, Roberto Ramírez,  Meyly Pastora Beltrán, Susana Beatriz Sanvicente Añorve, María Guadalupe Gómez Gaitán, María Guadalupe Hinojosa Cisneros, Wenceslao Luna Torres y Alejandra Robles Linares.

Diecinueve candidatos en total, más mujeres que hombres, cuya documentación debe tener ya en su poder la Comisión de Derechos Humanos, Asuntos Indígenas y Atención a Migrantes, que encabeza la diputada Remedios Olivera Orozco; y  la de Justicia, Gobernación y Poderes, que encabeza el legislador Carlos César Farías Larios, para elegir a tres finalistas que serán votados por los diputados locales. Como en la Viña del Señor, de todo hay en la lista de aspirantes a presidir la CDEHC, incluidas las mismas caras de siempre que, una tras otra, a todas van.

El primero de la  lista , respaldado a morir por “Corruptos Colima”,  Manuel Alejandro Espinosa Medina, presume tener 10 años cobrando en le Institución por la que pasó de noche, pues hasta ahora que quiere presidirla se ha dado cuenta de que la misma “se convirtió en un organismo obsoleto, burocratizado, que necesita un nuevo impulso y una inyección de nuevas ideas”, impulso que, por su puesto, solamente él pude darle,  e inyección que nada más él ha de aplicar porque, según su propio dicho, tiene preparación académica y experiencia en la defensa de los Derechos Humanos, pero también actitudes y comportamientos poco edificantes, nada institucionales,  que incluyen grillas en contra del presidente de la  CDHEC como darles cuerda a un para  locos que se auto nombran luchadores sociales para azuzárselos.

Implacable con los malvados, como Kalimán,  se presenta Efraín Naranjo Cortés, quien según sus cuentas lleva 40 años levantando la voz contra las injusticias y enfrentándose al poder,  y a últimas fechas, acompañado a los familiares de los desaparecidos. También, en tareas políticas como la que ahora tiene de representante de su Partido Movimiento de Regeneración Nacional ante el Instituto Electoral del Estado.

Sabedor de que para posicionarse hay que atacar, Naranjo Cortés se le lanza a la yugular al funcionario que quiere desplazar:  “es doloroso, espantoso, lo que sucede en nuestro estado; sin embargo, a pesar de las constantes violaciones a los derechos humanos, existe un ombudsman que no ha defendido, que no ha apoyado a las víctimas, que ha abandonado su obligación”, sentencia inapelable el todas las veces tirador a la presidencia de la CDHEC y a otros organismo más, con la esperanza de que los diputados locales escojan a una persona con trayectoria en el tema, como él.

Erika Romero Contreras , con la camiseta de activista, quiere transformar “de fondo y de forma” a la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHEC) para que las recomendaciones se emitan a tiempo y todos los recursos sean eficazmente utilizados . Con 17 años de trabajo en la difusión de los derechos humanos, piensa que “es una  excelente oportunidad desde otra trinchera seguir haciendo esta labor, pero es distinta porque aquí se cocina la política pública de los derechos humanos en el estado”.

Luz Fajardo Andrade identifica a la inseguridad , la pobreza , las adicciones, la violencia intrafamiliar y sexual, como los principales problemas en materia de derechos humanos. Ella propone fortalecer las políticas públicas porque “hay retrocesos, para eso está la Comisión Estatal de Derechos Humanos, para proteger a la ciudadanía de las arbitrariedades, yo considero que si se maneja de manera organizada, el trabajo conjunto y colegiado, siempre tendrá mejores resultados”.

Desconfiada, Guadalupe Quijano García le hace un llamado al Congreso local para llevar a cabo un proceso de altura y sin simulaciones, que en su opinión debe ser “respetuoso, de propuestas, de análisis profundo de la situación del estado, de argumentación, de diagnóstico serio, no simulación y exposición, más como pasarela”. Neyma Berenice Hernández Medina ve que “ nuestra sociedad se ha vuelto muy violenta. Hay mucho por hacer por quienes han sufrido una violación a los derechos humanos”.

EL ACABO

  • Para el visitador adjunto interino de la CDHEC, Manuel Alejandro Espinosa Medina, el que según sus números las quejas hayan disminuido a últimas fechas en un 50% ,  se debe a que la gente ha dejado de creer en la Comisión” donde él ha cobrado durante los últimos diez años. Lo primero que hará en el remoto caso de llegar a presidirla será recuperar la fe y la confianza perdidas. ¡No pos’ sí¡

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.