José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA-José Luís Santana Ochoa.

Así encontró el diputado local plurinominal panista que empeñado está en convertirse el próximo año en senador de la Republica, Luis Humberto Ladino Ochoa, el Ecoparc tras haberlo visitado a invitación especial del presidente del negocio, José Ernesto Zazueta Zazueta, y del Secretario de Turismo del Gobierno del Estado, César Castañeda Vázquez del Mercado. El céntrico parque de la discordia política y social que les fue expropiado a los colimenses por José Ignacio Peralta, según Don Luis Humberto, “ha tenido mucha controversia, no por el contrato sino que se tenía duda sobre la concesión otorgada y por qué no se dieron pormenores de parte del gobierno estatal”.

Gracias a la buena fe de Zazueta Zazueta, reconoce Ladino Ochoa, el 90% de las más de cien personas que vio trabajando en el lugar (albañiles, electricistas, fontaneros, jardineros, peones, etc.) son colimenses. ¿Qué esperaba, que fueran de Sinaloa, de Veracruz o del DF? No es cuestión de bondad ni gracia de alma caritativa sino de costos y beneficios, Luisito. “Acudimos y vimos avances del Ecoparc y se ve que favorecerá a ciudadanos, y en próximos días el dueño dará su punto de vista que ha hecho falta”, pues le recomendó “explicar los puntos en torno al otorgamiento de la concesión por parte del gobierno, a fin de que la población esté enterada”.

Después de que no había encontrado en el contrato de concesión beneficio alguno ni para el estado ni para los ciudadanos, sino la obligación de pagarle a la empresa agua, luz, alcantarillado, publicidad y la nómina, un millón setecientos mil pesos mensuales según sus cálculos, como iluminado por el Espíritu Santo, ahora Don Luis Humberto encuentra todo rechinando de limpio. Eso sí, se cura inútilmente en salud otorgándole al beneficiario “entre 3 a 4 meses para analizar si verdaderamente cumplirá con las exceptivas para con la población”.

Aceptando sin conceder que el proyecto Ecoparc sea como Don José Ernesto y Don César se lo pintaron a Don Luis Humberto, éste entonces despotricó sin ton ni son, para no escribir a lo pendejo por respeto a los lectores, cuando se lanzó como toro en plaza en contra del mismo, contrato de concesión en mano. Ahora sí que la pésima hechura del senador Jorge Luís Preciado Rodríguez ha quedado peor que la Chimoltrufia al aplaudir ahora lo que condenó ayer. No sólo evidencio su oportunismo político sino que le jugó contras a quienes como la amigable Martha Zepeda Del Toro abanderan la conservación para los colimenses de un espacio público sin restricciones de acceso de ninguna índole.

Santificados que ha sido por Ladino Ochoa el Ecoparque, la empresa que lo regentea y el funcionario de turismo, sigue el turno del predio La Campana cuya operación de compraventa a todas luces truqueada recibirá en su oportunidad la palomita de Don Luis Humberto para que todos los colimenses queden felices y contentos al saber por boca de uno de sus representantes en el Congreso del Estado que la transparencia, la legalidad y la aplicación escrupulosa de su dinero imperaron en la compra del predio en cuestión.

La legitimación del Ecoparc y la que viene en camino para el predio La Campana son dos rayas más al tigre que como coordinador de la bancada blanquiazul en el Congreso del Estado se le fueron al monte tres cabras pri-dependientes y otras tantas pedro-peraltistas. Su relevo inmediato de ese cargo por parte del presidente del CDE del PAN, Enrique Michel Ruiz, es lo menos a que se ha hecho acreedor el veleidoso Luís Humberto Ladino Ochoa que nunca ha sabido si va o viene o ya lo traen de regreso.

EL ACABO

Para taparle el ojo al macho y tratar de cubrir su doble discurso, Luis Humberto muy Ladino sale con que “Ante la urgente necesidad de mejorar la seguridad en el estado, el gasto excesivo en la adquisición del predio para el proyecto de creación de un parque en la zona metropolitana Colima-Villa de Álvarez, denominado La Campana, es en estos momentos un gasto que debe reconsiderar el Gobernador del Estado Ignacio Peralta. Exigimos al Gobernador que reconsidere ese gasto y lo destine por ejemplo a la adquisición de una flotilla de 60 patrullas para el Estado, el incremento del número de elementos policiacos con su respectivo equipamiento, la debida capacitación en el nuevo sistema de justicia penal, entre otras cosas que a Colima urgen”. Luego, fiel a su estilo, saldrá con que el proyecto es atractivo y benéfico, como el Ecoparc.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.