TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

 

A seis meses de la celebración anual de la Feria de Todos Los Santos, se ve en chino que su edición 2020 se lleve a cabo. El impacto negativo de la pandemia del Coronavirus (Covid-19) en la economía, la salud, la vida social y el ánimo de los colimenses, traerá aparejada su inevitable cancelación. Aun cuando el pico primaveral del Covid-19 haya pasado al arranque del próximo verano dejando probablemente unos tres meses para su organización, el brote que se espera para el otoño de este mismo año, estación de la Feria, le impone al Instituto de Ferias y Exposiciones de Colima tomar decisiones prudentes, preventivas y de protección de la vida de expositores, comerciantes y público en general.

Una vez que haya amainado la Tercera Fase del Coronavirus (Covid-19) en Colima, vendrán los alegatos a favor y en contra de la cancelación de la edición 2020 de la Feria de Todos Los Santos. Estarán a favor sus organizadores que tienen en ella una jugosa fuente de ingresos anuales; también, los llamados “ferieros” que necesitan trabajar para subsistir. En contra, los económica y anímicamente muy golpeados por el Covid-19 negocios locales de todos sabores y colores que de por sí cada año tiemblan con el retiro de buena parte del circulante de la economía en los municipios más cercanos a la Feria, como los muchos millones de pesos que se llevan a otros lares los muy caros artistas con sus conciertos.

El gobernador José Ignacio Peralta lleva ya tres ferias y media en su haber, y si sabe hacer cuentas calculará que solamente le queda la mitad de la edición 2021, siempre y cuando para entonces Colima y la región hayan felizmente superado el inmisericorde castigo de la pandemia del Coronavirus (Covid-19). Porque no hay razón que valga para exponer a la gente a un contagio masivo del mortal virus tanto por fuentes locales como provenientes de todos los lugares de origen de los “ferieros”, por la drástica caída acumulada de ingresos de los colimenses para entonces , y porque el horno no estará para bollos, más les vale al presidente del Instituto de Ferias y Exposiciones de Colima y al Director General del mismo, aceptar de una buena vez que la edición 2020 de la Feria de Todos Los Santos ya bailó.

Para evitarse gastos innecesarios y no crear falsas expectativas, el anuncio de la cancelación la edición 2020 de la Feria de Todos Los Santos por parte de los dueños del negocio no debe postergarse, pues son capaces de empezar a placear a las jovencitas candidatas a reina enmascaradas de tal suerte que nadie podrá contemplar su belleza, pasarela que en tales condiciones carecería de razón y de sentido.

Voló de las manos de José Ignacio Peralta y Petronio Vázquez Vuelvas una de las cinco ediciones completas y dos a medias que le corresponden a cada administración sexenal, pero con las mulas de que se hicieron con tres y media, más lo que se embolsarán con la mitad de la edición 2021 a compartir con el próximo gobernador, deben resignase. Nada mal en estos tiempos de la IV Transformación. Además, en un Feria sin feria como sería la próxima si se empecinaran en realizarla a toda costa, todos perderían, menos sus organizadores que algo sacarían con la divisa “de lo que perdido estaba lo que aparezca”.

EL ACABO

ü Bien hizo la morena alcalde de Manzanillo, Griselda Martínez, en haberse fajado sus enaguas al no permitir que la chantajearan quienes ven en el impacto negativo de la pandemia del Coronavirus (Covid-19) en los sectores de la población económicamente menos favorecida, la oportunidad para chantajearla con la exigencia de millones de pesos dizque para los pobres que presumen representar.

ü La firme decisión de la alcalde Martínez de no ceder ante las insensatas exigencias de los ya muy vistos y devaluados gritones “líderes sociales” que ya no espantan ni a las moscas, se encuadra en la clara y firme línea presidencial de hacerle llegar directamente a la gente las ayudas económicas gubernamentales sin la intermediación de vividores que criminalmente exponen a la gente que engatusan al riesgo de contagiarse del Covid-19.

por aglomeración.

ü Desde hace rato ya que tanto las autoridades de Salud, Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado debieron haber intervenido ante la flagrancia del delito de “riesgo de contacto” que llevan dos semanas cometiendo los “líderes sociales” porteños. Sus nombres y las evidencias de sus fechorías están en Facebook a donde ellos mismos los subieron.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.