EN LA MANERA DE OPINAR DE…

José Gilberto Ibáñez Anguiano *Columnista #G8 Independiente.

El desgobernador José Ignacio Peralta Sánchez y su cómplice en grandes ‘negocios’ al amparo de su nefasto gobierno y en amores prohibidos, Efraín Hendy Zaga, están en todo su derecho y libertad en comportarse como don juanes, pero no a otorgarles a sus damiselas jugosas aviadurías y ostentosos guaruras como si fueran el Rector de la Universidad de Colima; tampoco, residencias de lujo como las que les han puesto en Lomas Verdes a sus novias michoacanas haciéndolas vecinas de la Dulcinea del Secretario Suizo que habita enorme casa chica auspiciada con dinero del pueblo de Colima.

Ellos y ellas, las sexy hermanitas y su vecina novia del funcionario peraltista suizo, más otras de su misma calaña, pueden hacer de sus vías privadas papalotes, pero no con a costillas del martirizado pueblo de Colima. Peralta Sánchez y Hendy Zaga pueden volar hacia las grandes urbes y destinos turísticos acompañados de sus güilotas, pero no se vale que el primero abandone sus responsabilidades públicas como lo ha hecho desde que en mala hora para los colimenses tomó posesión hace dos años del cargo de gobernador para sumirlos en la inseguridad y la infelicidad.

Tampoco es moral ni ético que al israelita Efraín Hendy Zaga le permita el alcahuete José Ignacio hacer grandes transas como la venta de medicamentos caducados o a punto de caducar, material de curación a sobreprecio, equipo, etc., y ventajosos contratos de topo tipo de proveedurías, gracias a la colaboración y complicidad del todavía Secretario de Planeación y Finanzas, Carlos Noriega García, quien no tarda en ahuecar el ala porque su concuño está más que enchilado porque le picó lo ojos en las mochadas de los moches sobre la asignación de obra pública y toda clase de adquisiciones.

Nadie se escandaliza de que José Ignacio haya superado ya con creces las prohibidas andanzas amorosas que hicieran famoso al ex gobernador que mucho chupó, comió, cantó, viajó y viejó con cargo al presupuesto del gobierno del estado, es decir, dinero extraído del bolsillo de los colimenses: Elías Zamora Verduzco, pero lo que calienta es que, además de que no invita, amén de los millones y millones de pesos que sus excesos le cuestan a los colimenses, descuida sus más elementales responsabilidades en perjuicio de sus vidas, salud y bienestar, a pesar de que en campaña les prometió que con él en la gubernatura vivirían felices como lombrices y seguros como canguros.

¡Que viva el amor¡ pero no con cargo a la nómina ni al presupuesto estatal como lo hace el desgobernador ayuntado a oportunistas como Efraín Hendy Zaga y otros y otras de su misma ralea. Por el respeto que merecen las damas aunque no se conduzcan como tales, no menciono sus nombres a pesar de que ellas mismas presumen locas de contento que andan en la farándula peraltista retozando al sonar del dinero de los colimenes. ¡No hay moral ni decencia¡ mucho menos honorabilidad en el comportamiento del desgobernador José Ignacio Peralta Sánchez y sus secuaces. ¡Qué le vamos a hacer! A seguirle pagando sus placeres. Total, ya qué.

Sin duda, como dice La Sonora de Margarita, “escándalo, es un escándalo. Escándalo, es un escándalo. Pero bueno, este par, José Ignacio Peralta Sánchez y Efraín Hendy Zaga, anda al más puro estilo Marco Antonio Solís y Los Bukys. “Y que viva el amor, (viva el amor), viva el amor (viva el amor), viva la grandeza que hay a nuestro alrededor”. Primer aviso.

*Columnista #G8 Independiente

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.