TAREA POLÍTICA

Por supuesto que José Ignacio Peralta no es Harry Potter para, con vara mágica, resolver los graves problemas de inseguridad, desempleo y estrechez económica que flagela a las familias colimenses, ni siquiera el mago Frank o el magazo  Beto el Boticario, pero así lo vendieron sus promotores en las campañas electorales de 2015 y 2016. Si ahora sale con que milagros no hace, hay que recordarle que se comprometió a realizarlos, como el de hacer felices a todos los habitantes del estado: “Tu felicidad es mi responsabilidad”, “Tu seguridad es mi responsabilidad”  y “Vivirás Feliz y Seguro” fueron cantaleta de campaña que repitió hasta el cansancio. Bastaron seis meses desde su asunción formal al cargo de gobernador para evidenciar todas sus carencias y limitaciones, su incompetencia para desempeñar el cargo, mismas que hasta sus más fervientes admiradores reconocen y critican ya como quien califica de “gabinete de inútiles”  al peraltista.

Ya se ahogaban las perras bravas peraltistas con su candidato José Ignacio Peralta. Ante el cruel desengaño sufrido, ahora no les queda más que cabestrear o ahorcarse. Para ellas sólo hay dos sopas, la de fideos y la de jodeos, y la primera de ellas ya se terminó desde hace rato. El gozo se les fue al pozo cuando vieron que no daba ni dará el ancho el que estudió en el ITAM y en Essex University, se expresa en inglés, habita en Los Pinos y pertenece a la clase ilustrada de Colima. A la hora de la verdad  su “formación profesional, inteligencia, juventud e historia inmaculada” no se tradujeron en las respuestas que la gente, el pueblo, de él esperaba.

Ojalá que de tan dolorosa experiencia  los electores de la entidad aprendan que no todo lo que brilla es oro y a no irse de nuevo con el canto de las sirenas tricolores. Con serenidad y paciencia, como le recomendaba Kalimán a su pequeño amigo Solín, deben esperar las elecciones de 2018 para cobrarle agravios y afrentas. No hay mal que dure más de seis años…; además, el tiempo se va volando. En tanto, que los columnistasnasnachoperalta@gmail.com sigan quemándole incienso a su patrón que para eso están, sin reparar en los pequeños grandes detalles como el de preguntarse cómo, de dónde y a costa de qué, José Ignacio dizque ha ahorrado 500 millones de pesos en lo que va de su mandato.

Verdad generalmente aceptada es la afirmación de que si en un grupo social los asuntos marchan bien, el mérito es de quienes lo lideran; caso contrario, toda la condena debe recaer sobre ellos, así se trate de empresas, universidades, iglesias, clubes deportivos, partidos políticos, gobiernos como los de Peña y Peralta, etc., por lo que si José Ignacio tiene un “gabinete de inútiles” como recientemente lo calificó un connotado analista político que con él simpatizaba , la culpa es del gobernador que los integró al mismo y los mantiene en la nómica a pesar de no dar el ancho y salir con cada estupidez como la de convertir a Colima en la Suiza, el Singapur y la Finlandia de América.

Las cosas como son, no hay que darles muchas vueltas, José Ignacio Peralta nunca jamás reunió el perfil de candidato para una contienda competida, reñida, como la que tuvo dos veces que librar  contra el panista Jorge Luís Preciado Rodríguez, mismas que no ganó él sino sus padrinos en el Gobierno Federal y en el CEN que concentraron todos sus recursos y poder en Colima para sacarlo avante sin reparar en los costos financieros, sociales y políticos de la imposición quedándole muy grandes los zapatos de gobernador .

Ante su incapacidad de cumplirles sus promesas a los colimenses o dejarlos como estaban, José Ignacio no tuvo de otra que reconocer que no tiene la solución en sus manos ni la varita mágica de Harry Potter, tampoco las chisteras del mago Frank y del magazo Beto el Boticario, habría que agregar. Si así está él ¿cómo estarán sus colaboradores?: Pa’llorar.

EL ACABO

  • En el tema de los incrementos inmisericordes a los precios de las gasolinas, gas, diésel, electricidad, tec, calienta tanto el artero golpe económico como el cinismo y la burla presidenciales a la sociedad mexicana.
  • En las olimpiadas de Rio 2016 a México gobernado por Enrique Peña Nieto le ha ido peor de lo que le fue en Londres 2012 siendo Felipe de Jesús Calderón Hinojosa presidente de la República. Malas cuentas del mexiquense en todos los rubros, incluido el deportivo que puso en manos de su nefasto paisano Alfredo Castillo Cervantes a quien dizque el peñanietista dirigente nacional del PRI, Enrique “Clavillazo” Ochoa Reza, llamará a cuentas.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.