TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El que ha dado ya el pastor cristiano que cobra como regidor del Cabildo de Manzanillo, Carlos Alberto Arellano Contreras, al pasar de una postura sumisa, de incondicional entrega, a las decisiones de la alcaldesa Griselda Martínez, a otra francamente golpista. El cambiazo se explica porque el veleidoso y convenenciero personaje de la picaresca porteña que lleva ya casi un año succionando la ubre de la administración municipal sabe que por grillo pueden destetarlo sin aviso previo. También, bajarle  de la noche a la mañana de la nómina municipal a todo un escuadrón de aviadores y cerrale la llave del flujo de “cash” para la promoción de su aspiración guajira de conquistar la presidencia de Manzanillo en 2021.

El pretexto esgrimido por Arellano Contreras para romper lanzas con su ex alidada por conveniencia, fue el viaje que ella, Griselda Martínez, realizó a Cuba en los dos días que coincidieron con la reciente tormenta tropical que, como todas las que se abaten sobre la zona urbana de Manzanillo , inundan las mismas colonias de siempre asentadas a la brava gracias a  connivencia en el negocio inmobiliario de autoridades municipales y estatales que les han permitido a los desarrolladores de vivienda hacer su agosto a costa de la seguridad de la gente.

Poco le faltó al vociferante regidor que vio la ocasión propicia para llevar agua a su molino, para decretar que en periodo de huracanes los alcaldes de la costa no se ausenten de sus municipios, como si su presencia física tuviera la capacidad de evitar las tormentas y darle cauce pacífico a las aguas, algo así como los poderes que le atribuyeron en su época al Mesías. En la breve ausencia de tierras manzanillenses, Griselda Martínez siempre estuvo al tanto del desarrollo del meteoro y al mando de los equipos de tarea del H. Ayuntamiento de Manzanillo, por lo que, siendo serios, no hay nada que reclamarle. ¿O sí? Tras el recuento de los daños viene la etapa de su mitigación que debe involucrar a los tres niveles de gobierno.

Y es que como de seguro el regidor Arellano Conteras se la pasó poniendo a buen cubierto a las personas que se mojaron durante las horas que duró la tormenta, llevándoles atole  con el dedo, mangas de palma y repartiendo cientos de despensas, se siente con el derecho de hacerle un llamado público a la población a que exija la destitución de la alcaldesa, cuando al primero que debiera correr la gente a escobazos por traicionero, mentiroso y engaña bobos, es precisamente a él. Pero como el pueblo no cumple antojos ni endereza pandeados, Griselda Martínez seguirá despachando como alcaldesa de Manzanillo hasta el 15 de octubre de 2021 o hasta unos cuantos meses antes si su partido la vuelve a postular a un cargo de elección popular.

El chapucero regidor que confunde los terrenos del César con los de Dios carece de la autoridad moral para asumirse como redentor de los manzanillenses que saben bien de que pata cojea. Ya no la pega ni espanta con sus bravatas porque saben que lo que busca es asegurar su maicito. Si sabe contar, Griselda Martínez debe sacar de su ecuación al regidor dizque independiente y a la regidora panista Martha Leticia Sosa Govea, y establecer un compromiso serio de trabajo a favor de los manzanillenses con el trío de regidores que lidera el verde ecologista Virgilio Mendosa Amezcua, ambos muy probablemente compañeros de fórmula en la virtual alianza PVEM/MORENA en la próxima contienda electoral.

EL ACABO

Griselda Martínez ya comprobó que no debe confiar en charlatanes de la política como el regidor Carlos Arellano Conteras. Ahora deberá acreditar la experiencia y el oficio ganados en su primer año al frente de la administración municipal de Manzanillo, para convertir los problemas que ha enfrentado hasta ahora y los que se le presenten en el futuro, en oportunidades de mejora. En adelante deberá verse a una Griselda más orientada al diálogo que a la confrontación, por su propio bien y el de sus gobernados. Tiempo y oportunidad habrá de comprobar de que está verdaderamente hecha la Morena.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.