LA MANERA DE OPINAR DE… José Gilberto Ibáñez Anguiano *Columnista #G8 Independiente.

Buena parte de la prensa que baila al son de los 44 millones de pesos que este año 2018 le toca el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez, música celestial pagada con dinero del agachón pueblo de Colima, está de plácemes porque después de más de tres años de haber andado trenzados de las greñas, lo perniciosos panistas Jorge Luís Preciado Rodríguez y Pedro Peralta Rivas se han vuelto a casar con la bendición del desgobernador y su tía la gobernadora madre (Javier Montes Camarena dixit).

Las columnas editoriales del pasquín Diario de Colima destilan miel olvidándose de sus cotidianos denuestos en contra del corrientito de Jorgito Luisito. Lo han acogido en sus espacios de opinión porque éste fue a Casa de Gobierno a entregarle su flácido cuerpo y negra alma a su inquilino sexenal.

Desde la peraltista jaula las locas le dan cálida y alegre bienvenida a la nueva unidad panista que según ellas está arribando después de muchos años de  confrontaciones entre  los grupos internos encabezados  por Jorge Luis Preciado Rodríguez y Pedro “El más prisita de los panistas” Peralta Rivas, quienes dizque han tendido puentes para  llegar a los acuerdos que rechazaron durante mucho tiempo, cuando la verdad es que el nuevo arrejuntamiento entre ambos sicarios del panismo colimense  se han de nuevo confabulado para hacerse de los perdido en 2018 lo que aparezca en 2021: Los muy codiciados cargos plurinominales.

Pedro y Jorge Luís quieren la subordinación del trasquilado rebaño azul a su non santa voluntad a través de un nuevo pastor de su confianza, el porteño nuero del segundo, Miguel Alejandro García Rivera, mejor conocido en el bajo mundo porteño como “El mono”, para controlar el disminuido presupuesto anual del PAN y el reparto de futuras candidaturas plurinominales, nada de “trabajar unidos en torno a un fin común” como cantan las locas del Diario.

“Resulta novedoso que las posiciones de ambas fracciones panistas, hasta hace poco irreconciliables, se acerquen con el fin de quedarse con la dirigencia estatal del PAN, misma que tendrá vigencia hasta el segundo semestre de 2021, una vez concluida la elección de Gobernador de ese año”, se sorprenden en el periódico que de pronto, como por arte de magia, dejó de fustigar a su odiado enemigo Jorge Luis Preciado Rodríguez a quien al más puro estilo de “Paquita la del Barrio” no bajaban de rata inmunde, animal rastrero, araña ponzoñosa, engendro del demonio.

En el Diario están contentas porque con “El Mono” García Rivera cuya correa tendrán en sus manos Peralta Rivas y Preciado Rodríguez, el sobrino de la gobernadora madre tendrá un pacífico, tranquilo, complaciente, cierre de su pésimo sexenio Precisamente ahí radica la trascendencia de esta elección, pues el grupo o en este caso, los grupos que obtengan la victoria, llevarán mano en la postulación de candidaturas para los comicios de 2021, incluida la que corresponde a la gubernatura.

Eso sí, precavidos más que prudentes, los editorialistas al servicio de quien los manda porque les paga, recomiendan que el PAN “tiene que actuar con pulcritud en su elección interna, más allá de las negociaciones cupulares. Su presencia entre los ciudadanos es prácticamente nula y si no procesan adecuadamente estos comicios, definitivamente perderán la oportunidad de figurar en 2021”, precisamente lo que en enfondo quieren la gobernadora madre y su sobrino.

Un columnista nachoperaltamail.com afirma que Miguel Alejandro “El Mono” García Rivera “es el que tiene más lastre, ya que de ganar la dirigencia es como si le entregaran la Iglesia Católica a Martín Lutero, pues Jorge Luis es el responsable directo de la debacle electoral del PAN en nuestro estado el pasado 1 de julio de 2018; mientras que por el lado de Pedro Peralta, representa no sólo su docilidad al gobierno priista que encabeza el gobernador Nacho Peralta, sino también su doble juego en favor de los candidatos de Movimiento Ciudadano, como quedó evidenciado en la conformación con personajes afines tanto del Cabildo, como de puestos directivos del gobierno de Villa de Álvarez que encabeza Felipe Cruz Calvario”. Pa’ que la cuña apriete debe ser del mismo palo.

Indudablemente, el desgobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, Jorge Luis Preciado Rodríguez y Pedro Peralta Rivas, el más priista de los panistas, andan al más puro estilo de Los Razos o Mariano Barbara. Vamos a bailar, vamos a bailar “El Mono de Alambre”, el que no lo baile que se lo haga compadre. Pásela bien.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.