José Gilberto Ibáñez Anguiano

LA MANERA DE OPINAR DE…José Gilberto Ibáñez Anguiano.

Desde los años  90 a la fecha, el voraz e insaciable caciquillo sindical de mala muerte, Audelino Flores Jurado,  les tomó la medida a los alcaldes en turno, todos priistas menos tres. El redomado pillo de siete suelas siempre les presumió lo que nunca fue: un líder muy honesto dedicado en cuerpo y alma a defender los derechos de sus representados aunque estos no cumplieran las obligaciones laborales ni devengaran los altos salarios y múltiples prestaciones conquistados.

Maestro del chantaje y de la extorsión, les bajaba los calcetines a los alcaldes tricolores en turno mostrándoles documentos que le hacían llegar sus espías estratégicamente ubicados por él en áreas administrativas clave, que daban cuenta de supuestos o reales desvíos de recursos financieros municipales a los bolsillos de los alcaldes y sus funcionarios de confianza.

Cogidos en la maroma, los corruptos alcaldes priistas se le ponían a Fraudelino blanditos y cooperando para que no los exhibiera públicamente, pagándole por su silencio y complicidad con más plazas laborales para sus agremiados, incrementos salariales para todos y nuevas y onerosas prestaciones. En tres décadas de  connivencia entre alcaldes priistas y el sicario sindical se crearon impagables pasivos laborales que terminaron por quebrar al H. Ayuntamiento que hasta terrenos propiedad del pueblo tecomense tuvo que malbaratar para entregarle abonitos al insaciable agiotista sindical que toda su vida ha sido el aliado político del gobernador en turno, Audelino Flores Jurado.

Sinvergüenzas e irresponsables, los alcaldes priistas y el sicario sindical hicieron una fiesta interminable en la que cientos de millones de pesos bailaron ante el atónito e indefenso pueblo de Tecomán debatido en la estrechez económica y hasta en la pobreza extrema, mudo testigo de los excesos y abusos de unos y de otro.

Arcas vacías y un enorme y creciente endeudamiento fueron la herencia maldita de la confabulación entre autoridades municipales priistas  y la gavilla sindical liderada a perpetuidad por el también ex regidor y ex dirigente del PRI municipal.

Sínico como el que más, Audelino grita a los cuatro vientos que “yo sólo defiendo los derechos de los trabajadores porque los alcaldes entran pobres y salen ricos, se llevan el dinero de los trabajadores”, pero sin atreverse a dar los nombres, apellidos y pertenencia partidista de los alcaldes ladrones como él, mucho menos mostrar pruebas de sus dichos, cuando todo mundo sabe que se han tapado como la misma cobijas de la corrupción y de la impunidad tricolores.

Fue en el trienio 2000-2003 con el priista Gustavo Alberto Vázquez Montes como presidente municipal de Tecomán cuando Audelino Flores Jurado consolidó su poder y amasó buena parte de su actual riqueza personal y familiar. Y es que al que mucho le gustaban los tacos sólo le faltó entregarle las llaves de la presidencia a su blandito cargo, pues como  tenía aspiraciones  de ser gobernador no tuvo empacho en darle una larga sarta de prestaciones y demás beneficios económicos para granjearse su respaldo electoral, dejándole al de ‘atrás’, a sus sucesores, tan enorme carga que hasta la fecha tiene hundidos a Tecomán y a su noble y aguantadora gente,

De Vázquez Montes a la fecha, casi ya dos décadas,  los ediles que lo sucedieron se han visto en serios apuros para cumplirle a Don Audelino y a sus protegidos  tanta prestación gratuita, pues a ninguna corresponden con esfuerzo y resultados. Al llegar los panistas a la presidencia municipal, año 2003, intentaron un manejo responsable y escrupuloso de las finanzas municipales,  pero Fraudelino quiso aplicarles la misma medicina que a los priistas y fue entonces que ardió Troya. No le funcionaron sus amenazas y chantajes, con Elías Martínez Delgadillo topó en pared, encontró la horma de su huarache.

Para ablandar al panista presidente municipal de Tecomán actualmente en funciones,  Fraudelino se alió con el gobernador a distancia José Ignacio Peralta Sánchez sin calcular que la capacidad de endeudamiento de la administración municipal desde hace rato ya que llegó a su agotamiento, y que esperar rescates financieros provenientes del Gobierno Federal es como creer que volverá a llover maná del cielo.

Como no hay ya dinero que alcance para pagarle tan onerosos sueldos y  prestaciones, y el tipo que tiene ya hasta la ma… ceta a la gente productiva de Tecomán  no asusta ni con el petate del muerto, está llegando al final de su tenebrosa vida de sicario sindical. Quienes lo asesoran deben decirle que le ha llegado el tiempo de ahuecar el ala, decir adiós y hasta nunca, y retirarse a disfrutar los muchos millones de pesos por él tan mal habidos.

Pero si se llegar a ir con su música a otro lado, Fraudelino dejaría a su cachorro, Alejandro Flores López, mejor conocido como “El cerrillo”, también flamante líder del PRI en el municipio, quien tiene las mismas malas mañas que el padre, incluido el hacerle al galán, conquistador y promiscuo, al más puro estilo del “Guicho Domínguez” a cambio de promesas   a sus víctimas de darles chambas sindicalizadas.

De acuerdo a mis informantes que se mueven muy aprisa por tierras tecomense, me platicaron que… Hace unos días circuló un meme en redes sociales (ámbito en el que por cierto el  “Cerillo” es todo experto para trolear, tiene como 7 perfiles falsos) dándole una sopa de su propio chocolate al revelar la situación sentimental que tiene con una dama con olor a leña de otro hogar, cuando casado está por las tres leyes con otra fémina. Obviamente ese meme salió de sus mismos compañeros, tanto de partido como del sindicato, en donde ha dejado gente lastimada con su gandallezco actuar.

Y es que con mentiras y promesar de sindicalizarlas, “El Cerillo” se ha burlado de más damas que Don Juan Tenorio, como la que acomodó a trabajar un tiempo en el DIF municipal, pero petaquilla de nadie,  la liviana e interesada mujer anduvo pregonando esa relación sentimental y el premio que su galán le daría por andar con él, causando sus indiscreciones justificadas  molestias en otros trabajadores que desde hace años están esperando una base y siguen como los maderos de San Juan: Le piden pan y puras largas les da.

El problema creció y la muchacha tuvo que irse a ‘descansar’ en espera de  se “calmen las cosas”.   Y el “Cerillo” en vía de mientras ha tenido que entrarle a apoyarla económicamente para continuar esa non santa relación.

Cuando supuestamente le balearon la camioneta al “Cerillo”, todavía no se escuchaban los disparos  y ya estaba el tipo incriminado sin pruebas ni sustento alguno al alcalde Lupillo García Negrete. Como la verdad suele terminar por imponerse, después de tanta plañidera del “Cerillo”, quedó al descubierto que todo había sido producto de andar enamorando mujeres ajenas . Así se las gasta este nefasto personaje que presto está a heredar las glorias de su progenitor.

Y ya llegó, y ya llegó, ya llegó pero no Sergio el Bailador sino Audelino el fraudeador y su hijito el conquistador. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.