TAREA POLÍTICA

De la mayor gravedad es el involucramiento del segundo delegado federal en lo que va de la gestión nachista en eventos típicos de la delincuencia organizada. En el primero perdió la vida el ex Delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jaime Vázquez Montes, crimen cuya investigación todavía no arroja avances. Esta vez se trata del desde agosto de 2015 representante en Colima del Instituto Nacional de Economía Social, Rogelio Salazar Borjas, ex dirigente del  PRI en el municipio de Villa de Álvarez, ex presidente del  Colegio de Economistas en la entidad, candidato perdedor  a diputado por el Distrito Electoral Local VII ante el panista Humberto Cabrera Dueñas en 2006, ex funcionario silverista y anguianista y operador político en las dos campañas nacho peraltistas integrado al equipo prianista que fuera liderado por Pedro Peralta Rivas.

Como Oficial Mayor en la administración municipal villalvarense  2012-2015 que fuera presidida por Enrique Rojas Orozco, el priista ahora implicado en el caso del narco cuarteto internacional supuestamente amordazado y maniatado con sus propias camisas, Salazar Borjas fue compañero del también pedro peraltista, ex Secretario del mismo H. Ayuntamiento, Alfredo Chávez González, quien le heredó el cargo con que cerró el trienio presidido ya por el alcalde interino Manuel Ignacio Zambada Torres de mero Sinaloa. En este gobierno nachista Chávez González cobra como titular  del siempre bajo sospecha de corrupción  C4, “Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones del Sistema Estatal de Seguridad Pública”.

Se sabe que fue la Policía Municipal Preventiva de Cuauhtémoc la que espantó  a quienes trasladaban supuestamente con mordazas y atados de pies y manos  hacia el vecino estado de Jalisco por Tonila , al tamaulipeco Julio César Jiménez Barrón, 28 años; al michoacano José Luis Valencia Valencia, 36 años; al beliceño Jaroslsw Slosy, 41;  y al villano de esta misma edad, Rogelio Salazar Borjas; y dio el pitazo para que llegaran al lugar agentes de diversas corporaciones y miembros del Ejército para asumir el control total de la situación con todo lo que ello implica.

Dos vehículos, uno, Corsa placas JLH 8833 de Jalisco y otro Attitud placas FTK 8321 de Colima, y 20 kilos de droga, “presuntamente cocaína” y algo más, abandonaron en su precipitada huida  los malandrines, todo lo cual fue  asegurado por la Delegación en Colima del  Procuraduría General de la República (PGR) que detuvo a Rogelio Salazar Borjas y a sus tres compañeros se supone levantados junto con él, todos, los cuatro, presuntos inocentes hasta que las autoridades correspondientes no sentencien lo contrario, pero mientras ellos sucede, mientras son peras o manzanas, melones o sandías, o la vieja del otro día, ahí queda un caso más de probable colusión de funcionarios públicos con delincuentes organizados.

Inocente o culpable, por vía de mientras, para poner a salvo en lo que quepa al supremo gobierno federal peñanietista, en lugar de Rogelio Salazar Borjas, a partir de hoy lunes deberá estar ya despachando un nuevo funcionario en la oficina principal de la Delegación en Colima del Instituto Nacional de Economía Social. ¿O no?  Por supuesto que el tema dará mucho de qué versar al menos durante la presente semana, dejando en segundo plano el de la lista de presuntos pilotos, azafatas y personal de tierra, elaborada por el finlandés Secretario de Educación en el Estado, Óscar Javier Hernández Rosas, y no por el Órgano Superior de Auditoria y Fiscalización Gubernamental al que su empleada porteña hasta el sexo le cambió al referirse al mismo como “la osafig  de investigadora a calumniadora”.

EL ACABO

  • El caso Rogelio Salazar Borjas es una raya más al muy venido a menos tigre tricolor en Colima.
  • Para sustituir en el cargo de presidente del CDE del PRI, el indiciado por desviación de recursos públicos en pandilla, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, apuntado está su Secretario de Organización Edgar Larios Carrasco, quien goza de los afectos de su socio el primer priista del estado.
  • Propósito de enchiladas, entre más explicaciones da Rogelio Humberto Rueda Sánchez para lavarse las manos del lodo marista, más se ensucia.

 

 

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.