Luis Antonio Barbosa Zamora

 PERFILES POLÍTICOS

“Si yo fuera un objeto, seria objetivo, como soy un sujeto, soy subjetivo”, frase célebre del poeta José Bergamín. Ejemplo claro de ello es la educación que es una tarea de sujetos; su propósito, formar sujetos, no objetos ni mecanismos de precisión. Siendo subjetivos, en el gobierno de JIPS su Director de Comunicación Social, Fernando Cruz García, es incapaz de entender que el libre ejercicio periodístico es un derecho social que debe preservarse a toda costa. En lugar de respetar a quienes ejercen su derecho a informar y a opinar, el funcionario de marras se ha ido por la vía fácil de la cooptación y la represión. Contra los informadores y hacedores de opinión ha lanzado su jauría que traga perro. Tan deseado y burdo  actuar de quien sus amigos llaman “El Pollo” ha quedado más que evidenciado porque sus columnistasnachoperalta@gmail.com se pasan de obvios. Para ganarse unos pesos extras, sus francotiradores hasta con las familias de quienes disienten de la línea oficial se meten.

Siendo justos, la culpa no es del tal “pollo” sino de quien, José Ignacio Peralta Sánchez, lo metió al gallinero que es la Dirección de Comunicación Social plagada de vividores que vienen desde el zamorato, no se diga del silveriato y anguianato. Son los mismos de siempre puestos y dispuestos a vender sus plumas al mejor postor. Nadie se asusta ni se espanta, pero lo que no se vale es que los dizque “comunicadores peraltistas” fastidien a los periodistas libres que no viven de las dádivas del mal gobierno nachista.

En lugar de correr a palos a quien cree que comunicar es cooptar voluntades, comprar conciencias y aquietar ánimos, al alumno de Salvador Silva Padilla el gobernador Peralta lo respalda en sus fechorías. Por eso la imagen  de José Ignacio está como está. El que el bandolero pagador de la nómina chayotera del puerto de Manzanillo presuma que tiene más poder y ascendencia en el ejecutivo estatal que nadie, habla del bajísimo nivel político de su patrón. Por eso está como está.

Hasta ahora Peralta Sánchez se ha mostrado incapaz de poner orden y decencia en la corruptora y mediatizadora Dirección de Comunicación Social de su gobierno. A pesar de que la ineficacia de tales prácticas es más que evidente, el Guinness Mr. Ceviche no da su brazo a torcer y sigue manteniendo en el cargo de irresponsable de la comunicación oficial a un individuo, el pollo Cruz, carente de escrúpulos y ética profesional, un empleado de baja estofa que sólo atina a comprar plumas, a difamar y a calumniar a los analistas que juzga voces discordantes.  El colmo es que  el tipo falsea información para afectar la imagen y la honra de los columnistas que se le han resistido y a sus familias que no tienen vela en el entierro.

Los perros que comen perro azuzados por Fernando “El Pollo” Cruz García   son incapaces de entender que el periodismo siempre debe ser antagonista del poder, del abuso de la autoridad en contra del ciudadano. Como decía Gabriel García Márquez, el periodismo es el mejor oficio del mundo. Pero debe ejercerse como un arma para un propósito más alto: la justicia social.

La vida no es un balance perfecto entre dos puntos de vista, la vida no es montón de datos verificables. La vida no es progresiva, lineal ni sigue un destino. Lo mejor en el periodismo – y en la vida – ocurre cuando se toma partido: cuando se cuestiona a los que tienen el poder, cuando se confronta a los políticos que abusan de la autoridad, cuando se denuncia una injusticia. Lo mejor del periodismo, “pollito chicken”,  se da cuando, a propósito, se abandona la pretensión de neutralidad y se reconoce que se tiene la obligación moral de decirles la verdad a los que están en el poder. El deber periodístico impone  tomar postura y una decisión ética,  estar al lado de los que no tienen el poder. En el periodismo, Fernandito,  siempre hay que tomar partido en contra del racismo, la discriminación, las mentiras públicas, la corrupción, las dictaduras, los  gobiernos autoritarios y los dictadorcillos como tú, comprenderás.

Para tu conocimiento, “polluelo”,  tu patrón JIPS esta etiquetado por el pueblo y los periodistas independientes como el mentiroso público número  uno, corrupto y autoritario. Ya lo dijo Mahatma Gandhi: “no cooperar con los malos es una obligación, tanto como cooperar con los buenos”. El silencio ante una injusticia es el peor pecado en el periodismo, el silencio ayuda a quien atormenta, nunca al atormentado. Pon tus barbas a remojar, chicken,

PERFILAZOS

  • Los verdaderos rebeldes no se han quedado en silencio, lo han arriesgado todo, incluso, su propia vida para defender lo que ellos consideran moralmente correcto y verdadero. La rebeldía se ha convertido no en algo que hay que evitar y reprimir, sino como un elemento esencial para el avance de una sociedad con sed de justicia por los que menos tienen.
  • “Chicken”, se necesitan huevos para refutarle a un gobierno carente de sensibilidad política y de principios morales y, lo más triste todavía,  no reconocer que le quedó grande el paquete para dirigir los intereses de un estado, vapuleado y saqueado económicamente por su antecesor, que se da el lujo de participar en el arranque de las cabalgatas Colima-Villa de Álvarez  y demostrarle a JIPS que le está haciendo  lo que el viento Juárez.
  • Por último, “chicken”, para que te quede claro, el periodismo es una conducta frente a la vida que te obliga a cuestionarlo todo, te enfrenta a los poderosos. Moralmente te obliga a denunciar abusos, y, en la práctica, convierte  a quien lo ejerce en un rebelde, no en un arrastrado como tú, comprenderás.
Luis Antonio Barbosa Zamora

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.