José Luis Santana Ochoa

TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Por así haberlo decidido el disociado primer priista del estado, José Ignacio Peralta, ha tomado posesión como presidente del Comité Directivo Municipal del PRI en Manzanillo, Francisco Zepeda González. El priismo manzanillense está de plácemes con tan acertado nombramiento a favor de quien, de cara a la contienda electoral que viene, habrá de sacarlo de la barranca y llevarlo a la victoria electoral con carro completo el domingo 01/07/2018. ¿O no?

Hay que recordar que, dolido por la inmisericorde paliza electoral que el domingo 07/06/2015 le propinó la panista Gabriela Benavides Cobos al son de dos votos a uno cuando ambos contendieron por la alcaldía de Manzanillo, Zepeda González juró y perjuró que se retiraba de la política partidista para refugiarse en la Universidad de Colima como docente, incluso renunciaría a la jugosa beca de la regiduría, pero cambió de parecer y le entró con fe al bailazo de lo perdido lo que apareciera, incluidos los negocios al amparo de su ventajosa posición en el Cabildo.

Como rencoroso no es, ya olvidó las supuestas o reales traiciones de que fue víctima por parte del ahora disociado gobernador garante de la seguridad y la felicidad de los colimenses, quien a su vez ha pasado por alto las sonoras mentadas de madre que aquel le recetó dolido por la estrepitosa derrota electoral que lo dejó pa’l arrastre, misma  que le atribuyó precisamente al bilingüe egresado del ITAM y de Essex University, conspicuo miembro de la clase ilustrada de Colima y amigo personal de Enrique Peña Nieto.

Nadie mejor indicado que Francisco Zepeda González, el mismo personaje de la picaresca política porteña que despotricó a los cuatro vientos en contra de quien ahora lo ha investido dirigente municipal de su todavía partido, para que el PRI-Manzanillo vuelva a clavar el pico en la próxima contienda electoral donde todo pinta que  será plato de segunda mesa, mera fauna de acompañamiento del Partido Verde Ecologista de México que lidera Virgilio Mendosa Amezcua a quien deberá secundar sin hacer gestos en candidaturas como la del regidor Enrique García Pérez que enfilado está a suceder en el cargo a Gabriela Benavides Cobos .

Ante la chinga que le pusieron  sus propios compañeros del grupo de coordinadores priistas inconformes con su nombramiento que se comunican entre ellos por WhatsApp, Francisco Zepeda González, tan humilde él,  les hizo los siguientes comentarios: “Con todo el respeto que me merecen los que simpatizan, militan y  los cuadros del partido, respeto sus opiniones y las valoro. Yo no pedí ser aspirante  a dirigir al Partido. Mi partido que me ha dado muchas oportunidades. Por medio de la dirigencia (Estatal)  me ha pedido poder ser la posibilidad si el Consejo así lo decide de continuar los trabajos del Comité actual. Por  su puesto de mi parte no puedo regatearle el trabajo a favor de mi partido. Como muestra de lo que comento, estaré atento al llamado si creen conveniente reconsiderar  esta posibilidad, y si es así lo quieren  asumir dicha responsabilidad y la dirigencia con todo gusto”.

Por la imposibilidad de sacar el buey tricolor de la barranca por sí solo, Francisco Zepeda González  deberá ponerse blandito y cooperando con quien en las elecciones de 2015y 2016 fue determinante para que José Ignacio llegara a la gubernatura del estado, Virgilio Mendosa Amezcua, mecenas de los priistas porteños que llevan ya dos décadas marginados del poder municipal y sumarán un trienio más alejados del mismo con el Pico clavado.

Sabedores de que siguiendo ostentándose como tales no verán la luz, cientos de priistas porteños siguen corriendo en tropel a integrarse a las filas verdes ecologistas virigilistas en busca de mejores pastos. Al final de día, Francisco Zepeda González, si se apendeja,  terminará quedándose sólo y sus “ponchos meados”. Al tiempo.

Desde luego que hay auténticos priistas porteños a quienes les duele en el alma que su jefe Peralta les haya impuesto como pastor al impresentable porrillo de siete suelas, pero leales e institucionales hasta la ignominia,  volverán a tragar camote sin hacer gestos. Por agachones merecen a Francisco Zepeda González que los conducirá al campo santo. Avisados están.

 

EL ACABO

  • “Para ofrecer un servicio de calidad, los trabajadores requieren que las autoridades de la Secretaría de Salud resuelvan el abasto y surtimiento pendientes de medicamentos, pero sobre todo los problemas de mantenimiento y equipamiento de las clínicas de salud”: Héctor Pizano Larios, Secretario General de la Sección 30 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA),
  • ¡Pobres priistas porteños¡ Tan alejados de los electores y tan dependientes del disociado José Ignacio que contagiados los tiene de su propio 91% de rechazo social. Ni cómo ayudarlos. Dios los coja confesados el domingo 01/07/2018.
  • El bombero de la administración peraltista es el mismo que inicia las fogatas y luego las atiza para lucirse apagándolas después aunque sigan los rescoldos. ¿O no?
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.