Adalberto Carvajal Berber

ESTACIÓN SUFRAGIO por Adalberto Carvajal

En la mañanera de este jueves 3 de septiembre, el reportero Hans Salazar recordó que “hace más de un año asesinaron al menor Josué Magaña Vázquez en la casa del entonces secretario de Turismo de Colima; sin embargo, a la fecha está detenido su caso”.

En el segundo tema que abordó en la conferencia de prensa que todos los días hábiles ofrece el presidente López Obrador, el reportero que cubre para ZMG y su propio portal, Hans Digital, mencionó que:

“De hecho, el papá de este jovencito que fue desafortunadamente asesinado en una fiesta… [hizo] declaraciones y todo eso, pero en el estado incluso sigue con amenaza. Se encuentra acá afuera de Palacio tratando de… ya ingresó incluso una petición a Atención Ciudadana, pero no sé si el acompañamiento que pudiera tener, aclarando que por supuesto este caso está a nivel estatal en Colima”.

Salazar también habló de la detención de Pablo Green, quien fue sustraído violentamente de su domicilio por la Policía Federal en 2009. Él es una de las víctimas de la fabricación de culpables para ocultar el fiasco del michoacanazo de Felipe Calderón.

Ambos casos “tienen que ver con injusticias, con montajes, con falsedad, etcétera”, como fue el asunto de Florence Cassez y su expareja sentimental Israel Vallarta, quien sigue en la cárcel sin haber recibido sentencia.

Mientras la ciudadana francesa salió libre, amparada por la justicia federal ante la presiones del gobierno galo, la declaración de inocencia de Vallarta en el delito de secuestro se complica por la forma en que las autoridades ministeriales enlodaron el expediente, al hacer un montaje para el lucimiento televisivo de Genaro García Luna. Y “un periodista que está implicado en este tipo de montajes”, señaló Hans Salazar, es Carlos Loret de Mola.

Ante la doble denuncia del reportero, López Obrador pidió “a Alejandro Encinas que nos ayude”. Y el Presidente asintió cuando Hans Salazar ofreció: “Y le doy los datos”.

EL REPORTERO INCÓMODO:

El reportero saltó a la fama cuando, en marzo pasado, fue golpeado en los pasillos de Palacio Nacional por su colega de La Crónica, Daniel Blancas, supuestamente desesperado por las preguntas que Hans suele hacer al Presidente.

Luego, en el mes de julio Gilberto Lozano, dirigente del Frente Nacional Anti-AMLO (Frenaaa), advirtió que Salazar “pagará caro” por preguntar en la mañanera sobre los atentados en contra de López Obrador que presuntamente realizaron integrantes de ese grupo opositor.

Hans Salazar es uno de los tres reporteros de medios alternativos (junto a Sandra Aguilera y Carlos Domínguez, Lord Molécula) que recibieron un doctorado honoris causa por los Claustros Doctoral Mexicano y Académico Universitario, el Centro Educativo Universitario de Morelos y el Centro Universitario Inglés.

LEALTAD MILITAR Y NAVAL:

No fue la única mención, en la mañanera de ese día, a la violencia y la impunidad que se ha vivido en Colima en los últimos años. Cuando le preguntaron al Presidente por qué había hecho un reconocimiento especial al secretario de Marina y al secretario de la Defensa, en el mensaje a la nación con motivo de la entrega del segundo informe de labores al Congreso de la Unión, López Obrador contestó:

Porque “han actuado con lealtad y con eficacia, he contado con el apoyo de las Fuerzas Armadas, me han ayudado mucho”.

Y precisó:

“Recientemente le estoy encargando a la Secretaría de Marina el control de la operación en los puertos, porque era, para decirlo con claridad, plata o plomo, y no había control en los puertos”.

“¿Pruebas? Los homicidios en Colima y en particular en el puerto de Manzanillo. No puede ser que Colima tenga el primer lugar en homicidios a nivel nacional, si no fuese por el puerto eso no sucedería, es el puerto.

“Entonces, ¿quién me apoya?, ¿quién me respalda?, ¿quién me ayuda a que no entren las drogas, sobre todo los químicos? La Secretaría de Marina.

Los elementos de la Secretaría de la Defensa, por su parte, son usados “para combatir el huachicol”: “no sólo para evitar las tomas clandestinas, sino para operar más de 600 pipas que adquirimos con el propósito de que no falte el abasto de combustibles”. Y, además, “están ayudándonos en la construcción de las sucursales del Banco de Bienestar”, del aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ y de los cuarteles para la Guardia Nacional.

YA ENTRÓ EL ALMIRANTE:

El aseguramiento de las actividades aduanales y portuarias en Manzanillo que se precipitó con la visita de López Obrador el 17 de julio, se formalizó ya en más de un sentido. El miércoles 2 de septiembre, el almirante Salvador Gómez Meillón asumió la dirección general de la Administración Portuaria Integral de Manzanillo.

Muchos se preguntaban por qué tardó más de un mes en arribar a su nueva oficina. Se hizo incluso necesario designar a un encargado del despacho, Rubén Navarro Barrios, tras la salida de Héctor Mora Gómez de la API el 14 de agosto. Pero la explicación tiene que ver probablemente con el tiempo que requería el excomandante de la sexta región naval para culminar su proceso de retiro en la Armada.

El nombramiento le fue entregado a Gómez Meillón en la Ciudad de México, por parte de la coordinadora general de Puertos y Marina Mercante, Rosa Icela Rodríguez, en el marco de una sesión virtual del consejo de administración de la API-Man.

Rodríguez es una de las funcionarias que llegaron a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tras la renuncia de Javier Jiménez Espriú, declarado objetor de lo que considera la militarización de los puertos. Siendo compañera de ruta del Presidente en su lucha política y viniendo de la secretaría de Gobierno de la Ciudad de México, con Rosa Icela de lo que se debe de hablar es más bien de una lopezobradorización de los puertos. ¡Y del gabinete en pleno!

El 1 de septiembre, AMLO aceptó la renuncia de Victor Manuel Toledo Manzur y a la Secretaría del Medio Ambiente pasó María Luisa Albores, quien se desempeñaba como titular de la Secretaría del Bienestar, donde la sustituyó el antes subsecretario Javier May.

Ese mismo día se anunció que, por las medidas de austeridad que llevaron a la desaparición de un buen número de subsecretarías en todas las dependencias del Ejecutivo Federal, quedó fuera de la administración Ricardo Peralta Saucedo.

En mayo de 2019, de la administración general de Aduanas en el SAT, Peralta pasó a la subsecretaría de Gobierno en la Segob cuando Zoé Robledo fue designado director del IMSS.

El nuevo cargo le dio, por cierto, la oportunidad de deslindarse de los señalamientos de corrupción que alcanzaron a algunos de sus colaboradores en Aduanas. Y el respiro le duró más de un año. Para el estado de Colima la noticia es importante porque, en Gobernación, Ricardo Peralta hizo aquí mucha operación política.

Hoy en Aduanas despacha Horacio Duarte Olivares, quien acompañó al presidente López Obrador a su última visita a Colima, como cruzado de la 4T en la lucha contra la delincuencia organizada que opera en el puerto. Y el otro alfil de Andrés Manuel en esta misión sagrada es Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda.

EL PUERTO Y LA CIUDAD:

Contra la experiencia que las autoridades municipales de entonces tuvieron con los dos altos mandos de la Marina que, en el sexenio de Enrique Peña, fueron sucesivamente directores de la API de Manzanillo, la ciudadanía espera mucho de la relación entre el almirante Gómez Meillón y la alcaldesa Griselda Martínez.

Los anteriores administradores portuarios de extracción castrense respondieron, más de una vez, a solicitudes de apoyo económico y en especie del Ayuntamiento con el argumento de que la ley impide usar los excedentes del puerto en infraestructura para la ciudad, como no sea bajo el esquema de obras de compensación.

Hacen falta reformas a la legislación federal y voluntad política para que Manzanillo, en primera instancia, y el estado de Colima se beneficien de los ingresos fiscales del puerto. Pero el problema no es sólo compartir las ganancias con el municipio, sino armonizar el crecimientos del recinto portuario con el desarrollo urbano. Uno y otro proyecto han corrido en paralelo, y a veces contrapuestos.

Buena parte de las operaciones portuarias se realizan extramuros. Los transportes que mueven contenedores y productos a granel, llevan y traen la mercancía entre el área interna de maniobras y los patios externos, sin considerar en sus gastos de operación el daño a las vialidades manzanillenses ni los costos para la integridad, la salud y la tranquilidad de la población.

El amurallado del recinto portuario se hace evidente en cada tormenta. Todo el agua de lluvia que escurre de los cerros y debiera llegar hasta el mar, topa con la barda perimetral de la API causando encharcamientos en el bulevar.

En el colmo, para evitar que se azolve la rada de San Pedrito, fueron cortados los accesos al mar desde las lagunas que antes servían como vasos reguladores para zonas como el Valle de las Garzas.

Urge que las autoridades portuarias y municipales se sienten a negociar los ambiciosos proyectos de infraestructura que se requieren para salvar a Manzanillo del riesgo de desbordamientos e inundaciones.

Los invito a darle like a mi fanpage: Adalberto Carvajal en Facebook. Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com. Esta columna también se puede leer en: www.carvajalberber.com y sus redes sociales.

Adalberto Carvajal Berber

Analista Político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.