“Entre un Gobierno que lo hace mal y un pueblo que lo consiente hay una cierta complicidad vergonzosa”

Víctor Hugo.

Déjenme decirles que la expresión es tan cierta como terrible: los colimenses ya no se preguntan ¿Qué sigue?, sino ¿Quién sigue?

El giro de la interrogante es comprensible: En Colima no hay Gobierno. La barbarie criminal no tiene límite y avanza a ritmo de marcha. La violencia está fuera de control, se ha desbordado, ha cambiado sus objetivos y ha intensificado su grado y medida así como su carácter, hoy, Colima, es un Estado Paralelo.

El gobierno del “asquitos” Nacho Peralta Sánchez emite el correspondiente pésame del día como si fuera el reporte del clima e, increíblemente, sostiene el discurso de que se recrudece porque el crimen organizado está acorralado, según él, la estrategia va funcionando… pero la creciente cifra del ejecutómetro da escalofrío.

A José Ignacio Peralta Sánchez el gobierno de Colima ya se le ha ido de las manos; la respuesta a ¿Qué sigue?, es obvia: El poder lo comparte con el narcotráfico ya que éste ejecuta, lava dinero, roba, cobra plaza, distribuye droga, secuestra, intimida, asesina y ordena, por ello, ni caso tiene insistir en la crítica a la supuesta estrategia, el fracaso ya no tiene vuelta de hoja.

Quiere ahora en su desesperación Nacho de día, compartir y repartir el fracaso pidiendo opiniones como si se fueran a tomar en cuenta y se quiere simular el ajuste a partir de reuniones inútiles, haciéndonos creer que la supuesta estrategia no exige cambio.

No entiende Ignacia de noche (Así le dicen en Casa de Gobierno yo no ando de llevado) que los que van fallando pueden fallar de nuevo, Nachito respalda a los inútiles de Arnoldo Ochoa González, a Felipe de Jesús Muñoz Vázquez y a Eduardo Villa Valenzuela, todos ineptos, todos inútiles, todos responden en coro al: ¿Y yo por qué?

Tanta es la indiferencia oficial al reclamo de los colimenses de que Si no pueden, renuncien que, por el tiempo transcurrido (nueve meses) sin atender la emergencia, hoy quien tendría que poner la renuncia sobre el escritorio sería el propio gobernador José Ignacio Peralta Sánchez.

Pero como la sola mención de la idea escuece a la Gobernadora madre, a Papá gobernador y a Francisco y Guillermo Brun Ramos, a los colimenses no les resta más que asumir un hecho: el gobierno de Nacho de día es ya un Estado Paralelo sin que él pueda hacer algo por la ruina por la que transita.

La descalificación de quienes desde noviembre pasado advertimos la incapacidad de Nacho de día quien, ante su terquedad de seguir por la ruta de la crisis económica y política sin tener un plan B, la situación a la postre lo han llevado a una crisis de crisis, hoy ya insostenible: se vive ese momento.

La política y la economía no funcionan en un Estado Paralelo, crece el malestar  y, lo peor, el crimen trae encañonada a Colima; obligándola a caminar de espaldas contra la pared, sobre todo, cuando Ignacia de noche (Así le dicen en casa de gobierno yo no ando de llevado) se evade sigilosamente de noche en vuelos nocturnos de nueve mil dólares en el “avión del amor” en la ruta Colima-Toluca-Colima con destino a la ciudad de México cada tercer día. Eso no es vida.

Lo grave, sin embargo, no es la barbarie ni la impunidad criminal, sino la incapacidad de un gobierno sin cabeza, con funcionarios ladrones, inútiles y corruptos que no tienen cabal conciencia de la circunstancia. Duele su indolencia y desespera su incapacidad.

A diferencia del exgobernador Mario Anguiano Moreno que desde la mentira construía una ilusión, hoy con Nacho de día e Ignacia de noche (Así le dicen en Casa de Gobierno yo no ando de llevado) ni siquiera eso hay. Desde su arranque ha sido una pesadilla.

Por la razón o sinrazón que se quiera: El “ascos” Nachito Peralta Sánchez arrancó mal y va empeorando, ahora la agenda del Gobierno de Colima corre por cuenta del crimen organizado (éste sí, organizado) quien ha logrado para mal un Estado Paralelo.

Total: el diagnóstico es claro y devastador pero, Nacho de día puede aún levantar su revolcada imagen, siempre y cuando gobierne (es un decir) todos los días y no sólo cuatro días a la semana.

Ahí se ven.

ENLACITOS

AMORES PERROS: La Gobernadora madre y tía remolona de Nacho de día la trae contra el secretario de Administración y Gestión Pública Kristian Meiners Tovar; no lo quiere, lo aborrece y lo trae como las moscas; a periodicazos, pero qué importa, José Ignacio Peralta Sánchez lo adora y lo quiere y eso es lo que cuenta.

La Gobernadora madre no entiende que “el amor se va a donde quiere”. Ni modo; carita mata tía decrépita… Qué feos modos dijo Chuy Granados.

 

ROBANI SIGUE EN LAS MISMAS: Protegido por la alcaldesa Gabriela Benavides Cobos el director de tránsito y vialidad del puerto sigue en su exitosa carrera delictiva extorsionado a los conductores foráneos y locales, toda una gama de sinvergüenzadas y corruptelas se dan por orden de Giovanny Silva del meritito Tecomán, Colima.

Lo dicho: la señora presidenta municipal de Manzanillo protege delincuentes de cuello blanco.

CALLADITOS: Ninguna autoridad ni federal, estatal o municipal salen en defensa de la sociedad ante la contaminación que produce API quien no tiene drenaje y vierte la mierda al mar en la playa de San Pedrito, a los predios baldíos o en las alcantarillas de aguas pluviales.

Peña Colorada desde Minatitlán contamina los cauces de ríos con materiales pesados que provocan Cáncer. Se las dejo a su conciencia.

Carlo$ $alazar $ilva  secretario de Salud estatal es cómplice de oficio y beneficio de tales atrocidades.

Me puedes leer en: ipuntocom.mx  =  www.colimaxxi.com  =  noticiastecoman.com  = Noticiasmv.org  =  portalzlo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.