Jesús CP

Que Meade sea el candidato del PRI a la presidencia de la república es un balazo en el pie para el PRI y uno en la cabeza para el PAN. No entienden que las elecciones se ganan con candidatos que conecten con la población, no con candidatos que, desde los apellidos (Meade Kuribreña), la gente no puede verse representada en ellos. Un botón: la gente no sabe cómo llamarlo ¿Me-a-de? ¿Miid?

El problema, para el PRI, no es que pongan a un tecnócrata como candidato. Es que ponen a un tecnócrata que no tiene trayectoria como priísta, que aunque ha trabajado en sus administraciones, no ha trabajado con sus bases. Un candidato que conoce más a las élites del PAN que a los movimientos territoriales priístas. Traición a los tricolores rasos por parte del presidente. Peligra su voto duro, máximo activo del PRI. La agenda e ideología centro-izquierda de López Obrador, es mucho más cercana al corporativismo del tricolor que la agenda neoliberalista que representa José Antonio Meade.

Eso sí, puede el PRI con este candidato, ganar votantes azules, sobre todo de la corriente Calderonista (con quien Meade trabajó) y la Foxista (si es que quedara alguno). Por eso es un balazo en la cabeza para el PAN. De por sí, al PAN, como partido, siempre le ha costado conectar con la población. Hoy, una vez, más, a falta de un candidato fuerte, aspira a un tercer lugar por la presidencia de México. Doce años no le han bastado para sacar una figura. Alguien azul y carismático. Alguien que arrastre masas pero mantenga a la élite empresarial con ellos. Contra el Peje, tiene fuera a las masas. Contra Meade, tiene fuera a la élite empresarial.

Hace seis años, el PRI, con Peña Nieto, tenía como objetivo flotar con la ventaja que tuvo desde el día uno de campaña. Hoy, incluso con Meade, debe navegar contra tres corrientes: su rol como funcionario, su lejanía con la gente y los negativos priístas-peñanietistas.

¿Qué pensó el PRI al destapar a Meade? ¿Intenta el PRI defenderse con un no priísta? ¿Intenta ganar votos con sus bajos negativos aún siendo peñista? Si su pensamiento está en prolongar los negocios y proteger intereses del grupo Atlacomulco, optaron por la vía difícil. Va el Peje en caballo de hacienda.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.