Rogelio Guedea

PARACAIDAS – Rogelio Guedea

En Colima la violencia ha escalado de tal modo y es tan alarmante que la sociedad ya no sólo no puede vivir en paz sino que, sobre todo, tiene miedo, impotencia e incluso coraje. Antier mismo un hombre y una mujer fueron asesinados en el estacionamiento de un concurrido centro comercial, Walmart Tecnológico. Antes lo mismo habíamos tenido en Tecomán y Manzanillo, municipios donde la violencia está incontrolable. La respuesta de las autoridades parece ser “dejemos que todos se maten y cuando ya no haya ningún muerto y todo esté en calma entonces diremos que nuestra estrategia de seguridad ya funcionó”. ¿Es esto realmente lo que se espera? En este mismo contexto de inédita violencia en Colima aparece el escándalo del condominio del gobernador Nacho Peralta, que, salvando las proporciones con la Casa Blanca de Peña Nieto, le costó la escandalosa cantidad de siete millones de pesos. Ante el tsunami de críticas que recibió por este motivo, el gobernador Peralta Sánchez no tuvo más remedio que declarar que la compra de este condominio se había hecho legalmente y no había nada turbio en ello. Si bien es cierto que la compra del condominio se hizo legalmente  no creo que lo que le ha indignado a la sociedad sea la transparencia de la compra sino la falta de sensibilidad del mandatario, toda vez que en estos momentos en que la sociedad pasa por una dura crisis (de desempleo, de inseguridad, de violación a sus derechos humanos, de corrupción y de impunidad), el máximo responsable del destino del Estado no puede sacar a la luz la compra de un condominio de siete millones de pesos, cuando hay miles de colimenses buscando desesperadamente un empleo, así sea mal pagado. No es, pues, un asunto de legalidad, sino de ética. Más aún: de sensibilidad humana. Si el mandatario no tuviera donde vivir, la medida lo ameritaría, pero ahí está a su disposición la casa de gobierno para tal uso y no creo que ahora quiera pasar vacaciones fuera de este turbulento Colima que le requiere de toda su atención y cercanía. El gobernador Nacho Peralta habló en campaña de austeridad, de uso eficiente de los recursos del Estado, de transparencia, etcétera, por qué no, como buen juez, nos pone él mismo el ejemplo para entonces convencernos de que su administración será la mejor de la historia de nuestra entidad, tal como también lo prometió en campaña. El gobernador Peralta Sánchez tiene poco más de dos meses de gobierno, los más importantes para todo aquel que emprende una nueva empresa, de tal forma que si no da pasos contundentes en todas las direcciones de su gestión no será posible augurarle un buen destino a este barco lleno de agujeros, para utilizar su propios símil, que es hoy Colima.

rguedea@hotmail.com

www.rogelioguedea.com

@rogelioguedea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.