TAREA POLÍTICA – José Luís Santana Ochoa

Además de no tener hartazón  tratándose de los centavos de los contribuyentes colimenses, los sempiternos  “líderes” de los sindicatos que agrupan a los trabajadores al servicio de los ayuntamientos panistas de Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez  están confabulados con José Ignacio Peralta para golpear sistemáticamente a quienes los presiden , pretendiendo su patrón con ello cobrarles las afretas electorales del domingo 07/06/2015 y minar sus posibilidades de que logren la reelección en sus cargos el primer domingo de junio de 2018, única forma que tiene para impedir que en esta fecha le vuelvan a surtir a sus candidatos multicolores como a Bucho: Duro,  Tupido y Mucho.

La cobertura que la prensa peraltista le da a los exabruptos de auténticos sicarios sindicales como Héctor Arturo León Alam y Audelino Flores Jurado, por ejemplo, son claro indicador del involucramiento del sobrino del editor en la guerra sucia que ha emprendido desde el inicio de su gris mandato en contra de Héctor Insúa García, Orlando Lino Castellanos, Rafael Mendosa Godínez, José Guadalupe García Negrete y Yullenny Cortés León.

Como la intentona peraltista de cesarlos de las presidencias que legítimamente les asignaron los electores en las urnas el domingo 07/06/2015 e inhabilitarlos para impedirles participar en futuras contiendas locales fracasó, igual que la campaña mediática del mismo signo dirigida desde la nefasta Dirección de Comunicación del Gobierno del Estado para desacreditar el trabajo de los alcaldes mencionados en el párrafo anterior,  ahora Peralta le echa todo su resto a la guerra sucia sindical sin importarle que al atizarle al fuego también a él pueden llegarle los flamazos.

La semana pasada les tocó el turno al presidente municipal de Tecomán, José Guadalupe García Negrete; y de Colima, Héctor Insúa García. Antes habían corrido la misma suerte Orlando Lino Castellanos, Coquimatlán; Rafael Mendosa Godínez, Cuauhtémoc; Yulleny Cortes León, Villa de Álvarez. Al resto de los diez que son cinco no los tocan ni con el pétalo de una flor de primavera. Con ellos no hay purrún.

Audelino Flores Jurado, Tecomán, se conformaría por ahora con 100 millones de pesos, pero recibió del alcalde José Guadalupe García Negrete contundente respuesta a su demencial exigencia: “ésta es una de las administraciones que podemos presumir que más ha atendido al sindicato, hay que ver que desde el día que empezó la administración hasta el día de hoy, no se ha dejado de pagar puntualmente sus quincenas; además, se hace un esfuerzo extraordinario por pagar bonos”. Para rematarlo le soltó directo y a la cabeza que  “Nos debe quedar claro que si en otros años se podían pagar tantas prestaciones, no son los mismos tiempos, la economía está muy lastimada, en pocas palabras, son tiempos de vacas flacas, y tenemos que aprender a distribuir lo poco que hay, en ese sentido es que con lo poco que tenemos damos los servicios que la población necesita y hacemos el pago de quincenas”.

“En el Gobierno Municipal de Colima estamos decididos a terminar con la corrupción y los privilegios indebidos. Por esa razón, estamos recibiendo ataques de un líder sindical ‘sin llenadera’,  fue la respuesta clara y contundente de Héctor Insúa García a la demencial denuncia penal que en su contra se sacó de su chistera Arturo León Alam. “El sindicato está engañando a sus agremiados con argumentos sin sustento legal, tal como quedará demostrado en su oportunidad. Es claro que estas acciones responden a la pretensión de algunos de conservar los privilegios que por mucho tiempo han disfrutado indebidamente, a costa del erario, en detrimento de la ciudadanía y de sus propios agremiados”, denuncia valiente y firme el alcalde que se bebe a los colimenses, no al lidercillo sindical de marras.

EL ACABO 

Los alcaldes panistas de Colima, Coquimatlán, Cuauhtémoc, Tecomán y Villa de Álvarez deben prepararse para resistir a pie firme las andanadas de ataques provenientes del gobierno peraltista que se intensificarán a media que se acerque más el año político-electoral 2018, máxime que José Ignacio ya  le dedica el  80% de su tiempo a la política que él entiende como el arte de fastidiar a quienes no se le rinden y queman incienso. Por supuesto que Peralta nunca jamás reconocerá su indebido intervencionismo en la vida interna de esos ayuntamientos.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.