*El rector leyó los cuentos “El último round”, de Eduardo Antonio Parra; “Diles que no me maten”, de Juan Rulfo y “La zarpa”, de José Emilio Pacheco.

Con la participación del rector José Eduardo Hernández Nava en el Programa Leo Colima, en un acto que convocó a egresados y jubilados de esta casa de estudios y que se realizó en la explanada de Rectoría, concluyeron este lunes las actividades de la Jornada del Libro Universitario Altexto 2016, que a lo largo de las dos últimas semanas organizó la Universidad de Colima.

Con la explanada de Rectoría vestida de fiesta y llena de invitados, Hernández Nava deleitó a los asistentes con la lectura de los cuentos “El último round”, de Eduardo Antonio Parra; “Diles que no me maten”, de Juan Rulfo y “La zarpa”, de José Emilio Pacheco.

La lectura sirvió para que el rector conviviera y estrechara más sus vínculos con los egresados y jubilados de la institución, con quienes al término de su lectura habló de libros, de literatura y del impacto positivo que tuvo este año Altexto entre las y los universitarios y la sociedad en general.

Fue una velada agradable en la que además hubo sembrado de libros y la gente saludó y se tomó fotos con el rector.

Además de los sectores homenajeados asistieron a la lectura trabajadores, jubilados y pensionados de la institución, así como funcionarios de la Universidad y familiares del rector.

El artista visual Juan Franco, una vez clausurado el evento, narró cómo se inspiró para diseñar la silla en que leyó el rector, y que será utilizada a partir de esta presentación en sucesivas lecturas del programa Leo Colima. Agradeció por último “la oportunidad que se me brindó de participar en este evento tan importante para los universitarios”.

Gloria Guillermina Araiza Torres, directora general de Publicaciones de la UdeC y una de las principales impulsoras de Altexto desde sus orígenes, hace 18 años, dijo en entrevista que al adquirir la mayoría de edad, el equipo que hace posible estas jornadas creció y se enriqueció. Con esto, dijo, “los principales beneficiados son los libros que publican las universidades y los profesores, que tienen mayor proyección”.

“La fiesta de los libros –añadió– fue mayor este año porque involucró más personas, no sólo de la comunidad universitaria sino de la sociedad en general; vinieron estudiantes de primaria, secundaria y de preparatoria a la institución, así como amigos y familiares de quienes presentaron sus libros”.

Para ella, “la experiencia de traer a los colimenses al campus de la UdeC ha sido gratificante. La Universidad abrió sus puertas para compartir lo que tiene, lo que trae, pero también para aprender de la sociedad”.

Por su parte, Ana Lilia Moreno Osegueda, directora general de Servicios Universitarios, dijo que en esta edición de Altexto, de acuerdo con un primer balance, más de nueve mil 800 alumnos asistieron a los diferentes foros de Altexto; se presentaron 16 libros, asistieron jóvenes de 17 de bachilleratos foráneos así como más de mil trabajadores y trabajadoras de la institución, y en promedio 680 personas visitaron al día el área de exhibición y venta de publicaciones.

Por último, Gilda Callejas Azoy, directora general de Difusión Cultural, oficina que organiza el Programa “Leo Colima” y que llevó varios grupos musicales de la UdeC a los foros de Altexto, dijo también en entrevista que le gustó mucho esta vez la participación de la comunidad universitaria en la fiesta del libro universitario, “y ése es un valor que deberemos seguir fomentando en ediciones futuras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.