Rogelio Guedea

PARACAÍDAS por Rogelio Guedea

Aquellos que criticaron de erráticas (e incluso de alarmistas) las medidas adoptadas por el gobierno del Estado, algunos municipios (como el de Colima) y la Universidad de Colima para enfrentar la pandemia del coronavirus ahora tendrán que reconocer que estas medidas fueron acertadas y sensatas, y la muestra está en las propias estadísticas, las cuales ponen a Colima como la entidad con menos casos de coronavirus y todavía con ninguna muerte por esta pandemia, lo que no quiere decir (y esto colóquese en mayúsculas) que estemos blindados del riesgo que ya empieza a amenazar a todo el país y que nos hará entrar en la fase 3 y, hay que decirlo, más pronto que tarde en la fase 4. No, no soy pesimista, pero en realidad este avance de la pandemia en nuestro país no sólo se debe a una reacción tardía del gobierno federal, y ésta sí errática en muchos sentidos, sino también a factores que por sí mismos convierten a nuestro país en un caldo de cultivo para este mortífero virus: la desigualdad social (con millones de mexicanos en extrema pobreza) y la falta de conciencia (tanto de grandes sectores de la población como del mismo gobierno). Esta ignorancia fanfarrona (que produce la falta de conciencia social y la ligereza con la que se trata la pandemia), más la debilidad de nuestro sistema de salud y nuestra economía, ocasionará que esta pandemia en nuestro país tenga una larga vida, de no adoptar medidas rígidas e inteligentes Si bien se ha hablado de que hay municipios que podrán volver pronto a sus actividades normales, en virtud de la movilidad que se está dando en el país (donde no en todos lados se están estableciendo verdaderos cercos sanitarios) lo que esto ocasionará será recrudecer la pandemia, y esos municipios que en apariencia no tienen problemas entonces los tendrán, y volveremos otra vez al principio de todo, con la diferencia de que todo estará todavía más destruido. Lo que está haciendo el gobierno de Colima, tanto a nivel estatal como municipal, es sólo mitigar una pandemia que nos sobrepasará si el gobierno federal no unifica una estrategia no sólo para contrarrestar el avance de la pandemia sino también para sofocar sus adversos resultados en la economía nacional, hoy ya, según lo han podido mostrar los estadistas financieros, en franco camino hacia el desastre. El gobierno federal mexicano tendrá que aprender de lo que le está sucediendo ahora, simplemente, a España, que sin todavía terminar con la crisis ha “relajado” el aislamiento con el riesgo, como lo han enfatizado ya los expertos, de que todo se convierta en un desastre peor. El gobierno estatal y los municipios (sobre todo el de Colima, quien más ha hecho visible su estrategia), así como la propia Universidad de Colima, nuestra máxima casa de estudios colimense, no deberán bajar la guardia ni un solo día, porque el ingreso a la fase 3 de la pandemia significa que ya tenemos al enemigo en casa y que, en virtud de que no tenemos la capacidad de hacer pruebas masivas, no sabemos en realidad quiénes a ciencia cierta están contagiando sin darse cuenta, nada más lo sabremos cuando nuestro sistema de salud colapse y las redes sociales, a través de sus propias víctimas, nos den cuenta de ello. Un comentario final: si no se ha desatado todavía la pandemia en nuestra entidad no ha sido porque la pandemia no exista y los gobiernos nomás hayan utilizado eso para alarmar a la sociedad, no, es precisamente, como lo dije al principio, porque en Colima se anticiparon las medidas de mitigación y prevención y ahora eso lo podemos agradecer, pero si nos relajamos y empezamos a quitarnos el cubrebocas y a congregarnos en reuniones masivas sin respetar las normas de la sana distancia, etcéteram a todo lo ganado se le dará en el traste. No se baje la guardia, pues, porque lo peor apenas está por venir.

Rogelio Guedea

Poeta y académico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.