Rogelio Guedea

PARACAÍDAS

Por: Rogelio Guedea

No sólo es peligroso el regreso a clases en Colima en este momento, sino que incluso sería irresponsable propiciarlo. La última semana los casos positivos han aumentado de manera alarmante en cifras nunca antes vistas desde que empezó la pandemia. Pese a que ya una parte de la población está vacunada, esto no ha impedido que muchos vacunados vuelvan a contagiarse y, en algunos casos, hasta morir a consecuencia de ello. En virtud del número de nuevas cepas de Covid que se han generado en virtud de las mutaciones del virus en la población, no todas las vacunas pueden inmunizar de la misma manera, de ahí la importancia no sólo de cuidarse aun estando vacunado sino de extremar cuidados cuando no se está. Ante esta ola imparable de contagios, que seguirán multiplicándose en las próximas semanas, con el consecuente cobro de vidas, lo mejor que pueden hacer las autoridades es precisamente no exponer a la población en aquellas áreas en las que los riesgos de expansión del virus son exponencialmente irremediables, como es el caso de las instituciones educativas. El rector de la Universidad de Colima, Christian Torres Ortiz, por ejemplo, emitió hace unos días un comunicado en el cual anunciaba a la comunidad universitaria que dadas las condiciones de la emergencia sanitaria se continuaría con clases a distancia para los estudiantes siempre que el semáforo epidemiológico así lo indicara (como es ahora el caso) y a los trabajadores se les pidió un regreso ajustado al Protocolo que la casa de estudios elaboró para atender la contingencia, el cual explica muy detalladamente todos los protocolos a seguir para evitar recrudecer la pandemia tanto en la comunidad universitaria como fuera de ella. Si bien las autoridades de salud federales y el propio presidente de la República se han empeñado en el regreso a clases, llueve o truene, lo cierto es que los hechos mismos son contundentes con respecto a los gravísimos riesgos que esta decisión puede acarrear para la población, sobre todo para la más vulnerable. En Colima se empieza ya a complicar el asunto de la atención a pacientes de Covid, se está casi al límite o quizá al momento de leer este artículo ya se esté al límite de su capacidad, y más allá de los conflictos políticos que se están presentando entre la salida de un gobierno y la entrada de otro de filiación política en apariencia distinta (conflictos que a quienes más perjudican es a la ciudadanía), lo cierto es que la pandemia sigue causando estragos y es irresponsable también no tener sensibilidad para enfrentarla deponiendo las mencionadas pugnas de poder. Por el bien de la sociedad, esperemos que no se persista en la idea del regreso a clase en los niveles básico y se implementen protocolos más rigurosos para poder contener esta ola de contagios que seguirán no solo cobrando más vidas sino también recrudeciendo la crisis económica de nuestra entidad.
Rogelio Guedea

Poeta y académico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.