“Ya agarraste por tú cuenta la parranda”

Tomás Méndez Sosa.

Déjenme decirles que la terca memoria de la sociedad es el peor enemigo de los políticos.

Así ocurre con el señor secretario General de Gobierno (a) El “Chupitos”  Arnoldo Ochoa González, a quien sus antecedentes alcohólicos no le avalan ni le favorecen, mucho menos le otorgan la solvencia para encabezar la política interna de esto que dicen que es gobierno, su adoración al dios “Baco” lo ha dejado salpicado de inmundicias.

“Siempre que me emborracho palabra que algo me pasa. Cuentan que el pasado miércoles 13 en el restaurant “Las Brasas” de la ciudad capital “El Chupitos”  volvió a lavar vidrio, vaya guarapeta de nevero agarró don Arnoldo Ochoa con lloriqueo y toda la cosa porque dice que no lo quieren “ni la escoba ni el recogedor”.

“Borrachera, Borrachera, booorrachera con la camisa de fuera eres buena compañera”. Dicen los que vieron salir al secretario General de Gobierno que éste ocupó “remolque” para no salir en cuatro patas. Pobre don Arnoldo anda metiendo ruido en los andamios de las vulgaridades jugando cubilete de cantina. Ni cómo ayudarlo.

“Llego borracho el borracho pidiendo cinco tequilas”. Con la reputación comprometida don Arnoldo Ochoa dirá que es víctima de una persecución, para nada, él se las toma y a nosotros nos hace la cruda, por ello y conociéndolo, nada extraño sería que exija una disculpa pública; que se le haga un acto de desagravio en la cantina más cercana a su corazón y que la ingrata sociedad colimense, que no se merece ni su tiempo, ni sus desvelos, le erija un monumento (botella en mano) para compensarle sus virtudes en el libar. Faltaba menos.

“Yo que al tequila le tuve miedo hoy me emborracho nomás con él” Entiendo que apenas llevan en el “no poder” siete meses, cinco días, pero don Arnoldo ya necesita atender a cuanto viene sucediendo. El primer calambre llegó por el crimen organizado quién los trae como plato de fonda: “bocabajeados”, hay cárteles de todos colores, sabores y tipos. Hay también de niños ricos y niños pobres, hasta políticos como Elías Zamora Verduzco. Los iguala el hecho de que no se juntan para nada bueno y como no hay quien cuide rancho, a topar y asesinar se ha dicho.

Borracho yo he nacido, borracho yo he crecido y sé sinceramente que borracho he de morir”. Diógenes de Sinope solía masturbarse en el mercado ateniense. La mirada de los otros le tenía sin cuidado. Al “Chupitos” Arnoldo Ochoa González, la reprobación de los colimenses al verlo en estado burro le son indiferentes, el secretario General de Gobierno le encanta hacer en público lo que se reserva en la intimidad, lo que pasa es que El “chupitos” quiere mostrar su transgresión como un mensaje. Por eso lo consideramos como un bebedor conocido.

“Dicen que soy borracho que no valgo nada, que vivo soñando, si bebo es por mi gusto y a nadie le importa yo vivo mi vida”. Me queda claro que la reputación es un estorbo para don Arnoldo, más aún, una condena. Para  El “Chupitos” Ochoa González esforzarse para ganar respeto es atarse a la irracionalidad como político. Su camino como bebedor consuetudinario corroe, en efecto, la política. Evidentemente en este gobierno al igual que en los dos anteriores escasearon los buenos políticos y con don Arnoldo no podemos esperar milagros.

“Pasen la botella, órale no acaben con ella, piensen que, vamos empezando y al final no vaya siendo que por tanto andar inflando unos se me anden cayendo”. Abundan las formas de descalificar a don Arnoldo Ochoa y su irrefrenable manera de empinar el codo. Se le puede llamar “Chupitos”, embudo, don corcholato o don Pedocles. Un Político de viejo cuño, mañoso que además de mandadero de la Gobernadora madre puede mostrar donde quedan los baños en Palacio de Gobierno, fumar como chacuango y dedicarse a la dolcce vita. ¿Trabajar? …¡que trabajen los tractores!

“Si te dicen que borracho vengo parrandero el vino y parrandero yo”. El señor secretario General de Gobierno empieza a sentirse incomprendido. No me comprenden dice el Chupes y se lamenta en privado y en público, sus críticos, esa sospechosa parte del periodismo libre que escapa a su círculo de sus incondicionales le resultan ofensivos, ingratos, miopes, pesimistas que cierran los ojos a la luz de su gran política, don Arnoldo se imagina habitante de otro tiempo soltando poco a poco su contacto con la realidad. Pobre.

¡Vamos a echarnos la caminera! La desmesura de un lado, la indiferencia de don Arnoldo del otro no auguran un mejor porvenir para éste gobierno que ya dio muestras de “no poder en el poder”. Y es que a los más nimios y los más trascendentes sucesos El “chupitos”  les concede la misma importancia, talla y peso perdiendo todo matiz y diferencia, y es qué, para una mente alcoholizada, todo es igual y da lo mismo.

¡Salud, vengan las otras, con botana y cacahuate, la casa paga!

Ahí se ven.

ENLACITOS

 

CHAMAQUEADOS: Para nada, las señoras y señores diputados de la LVIII Legislatura quisieron quedar “bien” con alguien y un duende les ¿manipulo? El dictamen que los ha dejado en total desprecio con la sociedad, lo siento por la legisladora Martha Sosa Govea a quien aprecio y reconozco su capacidad. Lamentable.

DELIENCUENTE POLÍTICO: Mariano Trillo Quiroz, todavía y por algunos días presidente estatal del Partido Verde anda de brabucón criticando a los legisladores de la LVIII legislatura cuando en la pasada legislatura (57) fue uno de los diputados cómplices y maiceados de Mario Anguiano Moreno, se le olvida a Marianello que para hablar se debe tener la lengua larga y la cola corta.

¿Por qué no ha hablado del bono de compensación de 50 mil pesos que agarró como regidor de la comuna porteña que hace que su salario sea de 144 mil pesos mensuales por no hacer nada?

CORRUPTO A LA VISTA: Si de verdad se va a aplicar la guillotina a los sinvergüenzas del Gobierno del Estado sigan la cuerda con el hampón secretario de Educación estatal  Óscar Javier Hernández Rosas quien dejo de fumigar muchos centros escolares y sin embargo cobró por ello…rata a la vista.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.