TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

La tan invocada con afanes justificatorios ola lopez obradorista provocada por el exceso, los abusos y tantos incumplimientos de Enrique Peña Nieto y su pandilla a nivel nacional, y en el ámbito estatal de José Ignacio Peralta y la suya, arrastró por igual a candidatos de real valía como a verdaderos malandrines de la política. No dejó títere con cabeza. El maremoto ahogó por igual a justos y a pecadores, malos, peores, buenos y mejores, sacando a flote a desconocidos que en su mayoría ni campaña hicieron entre la fecha de su registro y la de su inesperada victoria en las urnas el domingo 01/07/2018. Los más avispados sólo atinaron a publicar fotografías en las que aparecieron colgados del ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

Pocos fueron los candidatos de la coalición “Juntos Haremos Historia” que anduvieron hechos la mocha en campaña, que se aplicaron en serio y a fondo para ganar, que le gastaron. Entre ellos, Joel Padilla Peña e Indira Vizcaíno Silva. El primero alcanzó senadurías para él y su compañera de fórmula Griselda Valencia De La Mora, y la segunda la diputación del Segundo Distrito Electoral Federal que ya dejó sin haberla asumido para erigirse en gobernadora federal de Colima.

En busca de las presidencias municipales trabajaron duro el minatitlense Horacio Mancilla González, quien a pesar de su empeño quedó a la vera del camino 88 votos por debajo de la priista Lilia Figueroa Larios. En Armería Salvador Bueno Reyes invocó el nombre y las promesas celestiales de Andrés Manuel López Obrador al mismo tiempo que promovía con seriedad su propia candidatura para derrotar al priista diputado local de mayoría relativa que en las elecciones de 2015 había ganado ese territorio electoral y algo más, Eusebio Mesina Reyes.

En Ixtlahuacán el ex priista Carlos Alberto Carrasco Chávez trabajó fuerte para imponerse con muy buenos 119 votos a Karla Nallely Cortez Ortiz (PVEM/PRI) a quien no le ajustó el respaldo de su padre y de su suegro para ganar. A medio gas, el inédito en contiendas electorales, Elías Lozano Ochoa, les ganó la partida al panista Sergio Anguiano Michel y a la verde ecologista Eloísa Chavarrías Barajas, quienes hicieron campañas de mucho mayor cobertura e intensidad, a pesar de lo cual sus esfuerzos resultaron infructuosos ante el embate de la onda expansiva lópez obradorista.

La disputa de la alcaldía porteña terminó siendo entre dos, Virgilio Mendosa Amezcua (PVEM/PRI) y la sorpresa Griselda Martínez (MORENA/PT/PES), siendo relegado a un cuarto lugar el PAN con su muy corrida candidata Martha Leticia Sosa Govea que fue superada por el independiente Carlos Alberto Arellano Contreras que tiene futuro político. El enorme contraste entre las campañas virigilista y griseldista y sus propuestas, no se diga entre los perfiles de uno y de la otra, nunca jamás hizo pensar a nadie en la posibilidad que se produjera el resultado que le impidió a Virgilio presidir por tercera ocasión la alcaldía porteña.

El Villa de Álvarez se aplicó con fe y convicción, a Dios (AMLO) invocando y con el mazo dando, la tecomense Perla Vázquez Montes para quedar a tan sólo a 159 votos del vencedor que irá por su tercer turno al bat, Felipe Cruz Calvario. El carismático priista Héctor Magaña no pintó y la panista porteña Yulleny Guylaine Cortés León fue relegada hasta el cuarto lugar de la competencia. También movidos se vieron algunos candidatos morenos a diputados locales como Carlos César Farías, Vladimir Parra, Julio Anguiano, Luis Fernando Escamilla, Arturo García Arias y Francis Anel Bueno, quienes hicieron lo necesario para ganar por méritos propios y merecer el empujón que les dio Andrés Manuel López Obrador.

Entre los priistas que hicieron campañas para ganar y perdieron de todos modos destacan Mely Romero Celis, Ciria Salazar y Walter Oldenbourg Ochoa, candidatos a diputada por el Primer Distrito Electoral Federal, a diputada por el Primer Distrito Electoral Local y a presidente municipal de Colima, respectivamente.

EL ACABO
 A media que corren los días pos- electorales, a cada vez más y más ex candidatos priistas perdedores les empieza a caer el veinte de que su gobernador los ayudó a bien perder (morir políticamente) al movilizar a favor del AMLO, o lo que es igual, que los traicionó llevándoselos al baile.

 Leal, generoso y solidario como es con sus cómplices, José Ignacio le cumplirá la promesa que le hizo al perdedor Nicolás Contreras Cortés de investirlo Secretario de Educación una vez que concluya su gestión como diputado local.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.