¡Alto a la guerra del Congreso del Estado contra el pueblo de Colima!

El día viernes 27 de noviembre, la mayoría legislativa del Congreso del Estado reafirmó su intención de representar los intereses de los grupos de poder en Colima, atestando tres duros golpes contra el pueblo y sus derechos colectivos.  

En sesión ordinaria, los diputados y diputadas del PRI, PAN, MC, Verde, PT, “independientes” y algunos de Morena aprobaron, sin discusión legislativa ni participación de los actores interesados, los siguientes puntos:

  1. Después de varios meses de bloquear ternas de mujeres con trayectoria y compromiso suficiente para dirigir la Comisión Estatal de Derechos Humanos, los legisladores avalaron a Roberto Ramírez para ocupar el cargo en el periodo 2020-2024. El elegido, además de no tener experiencia en el tema, es militante priista, exfuncionario del corrupto gobierno de Mario Anguiano e hijo del impresentable Roberto Chapula, quien también fungió como presidente de esta Comisión en el pasado. Con esto, el PRI mantiene el control descarado de este organismo que ya perdió todo signo de autonomía, con el fin de que se sigan obstruyendo las facultades de investigación y denuncia de violaciones a derechos humanos que deberían permitir a las víctimas acceder a un poco de verdad y justicia frente a un Estado incapaz de garantizar sus derechos. 
  1. Confirmando la visión neoliberal para los proyectos de infraestructura en Colima, los legisladores le aprobaron al gobernador Nacho Peralta la contratación de una nueva línea de crédito por 65 millones de pesos para cumplir con “faltantes de liquidez” en un libramiento carretero concesionado a una empresa privada, proyecto que habían aprobado en primer lugar con el argumento de que no se invertiría ni un solo peso de recursos públicos. Cuando el gobernador decida adquirir el préstamo, este se sumará a la ya enorme deuda pública que de diversas maneras afecta los bolsillos del pueblo colimense, al obligarnos a pagarla por años.
  1. Alineados en la defensa de la corrupción y la falta de democracia de las autoridades universitarias, los legisladores desecharon una propuesta de reforma a la Ley Orgánica de la Universidad de Colima que pretendía mayor rendición de cuentas, más espacios de participación y decisión de la base estudiantil y laboral en los asuntos de la institución y una preponderancia de lo académico sobre lo administrativo. La mayoría en el Congreso y la rectoría están más preocupados por defender sus privilegios que por desarrollar un proyecto de educación superior acorde a las necesidades de las y los estudiantes y de la sociedad colimense. 

Con esto queda claro que, a pesar del enorme rechazo popular expresado en las urnas en 2018, las élites en Colima siguen teniendo los medios no solo para defenderse sino para contraatacar. La izquierda institucional tiene que entender que llegar al gobierno no significa tener el poder. Desde la izquierda revolucionaria entendemos que aún quedan muchas batallas por librar y que sin la organización y la movilización de trabajadores del campo y la ciudad, estudiantes, mujeres, personas de las disidencias sexuales y demás sectores populares, no será posible ninguna transformación profunda.

Como Coordinadora Socialista Revolucionaria rechazamos estos golpes contra los derechos humanos, la economía popular y la democracia y transparencia en Colima. Repudiamos el papel servil de la gran mayoría de las y los diputados de esta legislatura, verdaderos representantes de la oligarquía corrupta y explotadora. Apoyamos toda acción de protesta contra estas medidas.

¡Alto a la guerra del Congreso del Estado contra el pueblo de Colima!

Colima, Col. a 28 de noviembre de 2020

Coordinadora Socialista Revolucionaria – Colima

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.