TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

 

Tan jodido está el PRI de cara al domingo 01/07/2018, que tuvo que recurrir a su “Escuela de Cuadros” que es la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo, para reclutar a su candidato a presidente del municipio capital política del estado, Walter Oldenburg Ochoa, caro amigo de José Ignacio Peralta que lo está mandando al matadero electoral que para los priistas-peñanietistas-peraltistas –fernandistas será el domingo 01/07/2018.

“Valoramos a Walter como una persona que acreditó su interés por servir a la sociedad sin participar en política, sólo en labores sociales y empresariales”, expresa el gerente de lo que resta del priismo estatal, Rogelio Humberto Rueda Sánchez, sin convencer ni a su Secretario de Prensa, Salvador Silva Padilla, de que tal nominación no obedece a que ninguno de los prospectos tricolores aceptó ir a una derrota segura, empezando por José Manuel Romero Coello.

Después de cincuenta días en los que Romero Coello estuvo desojando la margarita tricolor, y generó con su indecisión “afectaciones al interior de las estructuras priistas”, Rueda Sánchez dice que se tomó (José Ignacio Peralta) la decisión de invitar a un líder empresarial que no milita en partidos políticos, pero gracias a la reforma del PRI se pueden tener candidatos externos” (como el amorcillado José Antonio Meade Kuribreña) , reconociendo de paso que tantos días perdidos tendrán repercusiones negativas al interior del priismo capitalino a cuyo dirigente municipal, Antonio Carrillo Ávalos, lo tuvieron todo ese tiempo cuidándole la candidatura a quien resultara elegido del Señor, del señor José Ignacio Peralta. Por su disciplina partidista se merece la primera regiduría en la planilla de Oldenburg Ochoa.

El tiempo perdido lo lloran los santos, y el que “no se trabajó al interior del partido, pues se pudo estar preparando estructuras para que la militancia esté bien identificada con la candidatura a trabajar”, lo llorará Walter Oldenburg Ochoa que llega a la arena electoral sin la experiencia previa como la que en su tiempo tuvo su compañero de Cámara Héctor Arturo Velasco Villa, quien en la primera mitad del sexenio del ex gobernador Carlos De Madrid Virgen algo aprendió como Presidente del Comité de Financiamiento del PRI; y luego, en la segunda, de Secretario General del CDE del PRI, después de las cuales en 1994 ganó la alcaldía de Colima. Si entonces todavía el PRI ganaba de todas, todas, ahora, 2018, la competencia puede hacer perder hasta al priista más pintado, así provenga de la “Escuela de Cuadros CANACO del PRI”.
Nada personal en contra de la participación electoral del comerciante que busca vivir feliz y seguro los próximos tres años como alcalde de Colima, tampoco a favor, pero su amiguito “Pepenacho” lo está tratando como plato de quinta mesa, pues antes de él desairaron tan alta distinción, José Manuel Romero Coello, Carlos Noriega García, Federico Rangel Lozano y Nicolás Contreras Cortés. Ninguno de ellos quiso bailar la suavecita con el rival más fuerte, el enemigo a vencer de priistas, emecistas, morenistas, panalistas y demás “istas” que se acumulen: El reelegible panista presidente municipal de Colima, Héctor Insúa García, a quien una elección entre cuatro le favorecerá grandemente. Al tiempo.
“De Oldenbourg Ochoa poco conozco para opinar si puede llegar a ser competitivo, lo que sí es que entra por lo tardío en clara desventaja contra sus competidores, quienes al menos ya conocen la cancha y las reglas con las que competirán, mientras el reciente abanderado tricolor no deja de ser un improvisado en estos menesteres que inicia con un paquetazo al que muchos le zacatearon. No sé si hayan abaratado la candidatura, pero lejos está de ser aquella posición codiciada por políticos de altura que prácticamente era la antesala para buscar la gubernatura, en esta ocasión fue despreciada por más de uno y no le quedó otra que aceptar al líder empresarial que ahora irá disfrazado de candidato ciudadano, que no es nada de garantía, la prueba está con Meade que no levanta de un tercer lejano lugar”, comentó con puntería apache en su muy leída columna el villalvarense por tradición César Alejandro Guerrero Ramírez.

EL ACABO
• ¿De qué cuero saldrán más correas aunque a ninguno de los dos comerciantes de la político le alcance para ganar, del peraltista Walter Oldenburg Ochoa o del cliente frecuenta de Fernando Moreno, el candidato del Partido Movimiento Ciudadano, Leoncio Morán Sánchez?

• No solamente Leoncio Morán Sánchez es muy dado a bajarse de las candidaturas, también el tío de Walter Oldenburg Ochoa, Francisco Javier Oldenburg Ceballos, lo hizo hace nueve años cuando ya nominado candidato del PRI a diputado por el Primer Distrito Electoral Local aventó el harpa para no enfrentarse a su pariente político postulado a lo mismo por el PAN, Mario De La Madrid Andrade, quien perdió ante el sustituto de aquél, José Manuel Romero Coello. Avisados están.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.