Si el presidente Peña que todo lo ve, todo lo sabe y todo lo puede, decidió, con la aceptación de Peralta, premiar al ex priista, ex panista y verde ecologista, Nabor Ochoa López, con la Delegación en Colima de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, alabada sea su santa voluntad. Los beneficiarios de la imposición presidencial de José Ignacio Peralta como gobernador del estado son quienes menos autoridad moral, cara, tienen de brincar en suelo tan parejo como lo han hecho los presidentes del CDE del PRI, Rogelio Humberto Rueda Sánchez; y del PVEM, Mariano Trillo Feroz; y los columnistasnachoperalta@gmail.com, sino ponerse blanditos y cooperando, mostrarse respetuosos como tuvo que hacerlo Peralta después de las impolíticas declaraciones de Rueda y Trillo, al reconocer que el Gobierno Federal, “en plenas facultades tiene la posibilidad de hacer estos nombramientos”, sin pedirles necesariamente a los gobernadores sus opiniones al respecto como exige cegado por su soberbia el ex Secretario General de Gobierno de la nefasta administración anguianista.

Aquí lo que menos importa es, como alegan los detractores del hijo de Doña Nico, si el nombramiento de marras es “inadecuado y negativo para el estado”, o si, como alega el caballero de Colón Rueda Sánchez, su odiado enemigo político, “es un error y espero que se corrija pronto, porque si bien es muy claro, y así lo identifica Nacho Peralta, al integrar su gabinete, las posiciones del gobierno a su cargo obedece a que haya una identificación con los propósitos que tiene definidos, pero en la interacción con las delegaciones federales debe buscarse que sean consistentes con esa visión y esa forma de trabajar, si bien no implica una militancia partidista, debe buscarse por lo menos que no sea lo contrario”.

El chatillo pude esperar sentado a que el presidente Peña le de pa’tras al nombramiento al oriundo de Placeres del Oro, Guerrero, así alegue que “es una persona que no está identificada con un proyecto común para la entidad, por lo que su permanencia en el nuevo encargo sería un error que perjudicaría a los colimenses”. ¿De cuándo acá esto le preocupa? Además, él es quien menos calificado está para denunciar conductas desleales y traicioneras como las que observó hacia su PRI cuando formó parte del primer equipo del corruptazo Jesús Orozco Alfaro.

Por supuesto que el PVEM de Trillo Quiroz no tiene nada que ver con el nombramiento de Ochoa López hecho por el presidente Peña a través de su Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, como afirma su franquicitario en Colima, Mariano Trillo Quiroz, quien a través del engaño ha obtenido premios en aviadurías, subsidios y cargos como los de diputado local plurinominal y regidor; y ahora, asustón, se deslinda de quien antes presumía su relación política y de amistad. Si, como alega el vividor todavía dirigente formal del partido del Tucán en el estado, al PVEM “en nada le afecta si NOL llega o no llega, si se va lo quitan, y la sociedad se encargará de castigar a los malos políticos”, ¿De qué se preocupa entonces? Igual que Rogelio Humberto Rueda Sánchez, a Mariano Trillo Quiroz le gana el rencor jarocho que le profesa a su ex aliado político Ochoa López, mismo que lo lleva a darle contras al presidente Peña y al gobernador Peralta.

“Haiga sido como haiga sido”, por así haberlo decidido el presidente Peña, les guste o no les guste a Rueda y a Trillo, Nabor Ochoa López es desde el martes 16 de febrero de 2016 Delegado de la SEMARNAT en Colima, hecho consumado que deben digerir el gobierno estatal y las diez administraciones municipales para un mejor aprovechamiento en beneficio de los colimenses de los programas y acciones de tan importante dependencia del Gobierno Federal. Como no hay más cera que la que arde y donde manda capitán no gobierna marinero, los malquerientes del hijo de Doña Nico tienen dos opciones: cabrestear o ahorcarse. Lo más seguro es que terminarán tragando camote. Al tiempo.

EL ACABO

• A Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas su primo José Ignacio le bajará el coraje consiguiéndole la chamba de Director del Centro SCT en el estado. Por ello, pronto dejará de despotricar en contra de su consanguíneo. A ver si este nombramiento no es calificado de “error” por el gerente del PRI Colima, Rogelio Humberto Rueda Sánchez.

• Tiene razón el presidente estatal de PRI, Rogelio Rueda Sánchez, cuando afirma que “el incumplimiento de Ignacio Peralta Sánchez para incluir igual número de hombres y de mujeres en su gabinete —como lo prometió en campaña— no es una violación a la ley”, tampoco es pecado rajarse de la palabra empeñada cuando candidato, habría que agregar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.