TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa

A pesar de los 147, 042 votos que obtuvo como candidato a senador que fue en las elecciones de 2018, o quizá por los celos y recelos que tan amplia victoria les provoca a sus malquerientes, el petista Joel Padilla Peña es desdeñado por su disfuncional familia 4Teísta como legítimo aspirante que es a la gubernatura de Colima 2021/2027. Ni la dirigencia estatal del Partido Movimiento de Regeneración ni quienes en Colima repiten todos los días como cotorras las palabras de Andrés Manuel López Obrador sin digerirlas, le reconocen sus innegables méritos políticos y electorales, a pesar de lo cual, leal y disciplinado, todavía, se mantiene en el redil 4Teísta.
Padilla Peña parece ya convencido de que nada bueno para él debe esperar de quienes fueron sus compañeros del viaje con destino a las elecciones del primer domingo de julio de 2018, y de que tiempo es ya para él de empezar a posicionarse como serio aspirante a gobernador de Colima respaldado por su amplia trayectoria política que registra cargos partidistas, trabajo social, diputaciones locales y federales y la senaduría de amplía mayoría relativa que ostenta.
Si Joel se decide a emprender su propio camino hacia el domingo 06/06/2021, tendrá mucho que ganar y nada que perder. Entre sus muy probables ganancias estarían el fortalecimiento de su partido en toda la entidad, la conquista de más alcaldías y diputaciones locales y federales, y su propio fortalecimiento como actor protagonista en la vida política del estado. Aunque no llegara a ganar la gubernatura, haría del Partido del Trabajo uno más grande, fuerte y competitivo, nada de lo cual logrará pegado a las enaguas guindas de Morena.
El amplio despliegue publicitario que de sus logros y propuestas ha vendido desarrollando a últimas fechas el senador Joel Padilla Peña en todo el territorio colimeño, son claro indicador de que ya se decidió a emprender por su cuenta y riesgo la ruta electoral 2021, sin esperar a que AMLO y su Morena le echen un lazo. Lo peor que le puede pasar es que, si pierde la partida por la gubernatura del estado, regrese a terminar su sexenio en el paraíso en la tierra que es el Senado de la República.
El haber ganado ya una elección estatal, y además con una alta votación y por un amplio margen respecto de la fórmula PRI/PVEM, es el argumento de mayor peso que JPP tiene para invocar su derecho a contender por la grande, caso contrario al del regidor porteño de primera minoría Virgilio Mendosa Amezcua que, con los 20 mil votos que a duras penas recibió en la misma elección, y el antecedente de que su Partido Verde Ecologista de México le jugó contras a AMLO en 2018 para arrimársele después sin pudor alguno, prendende que MORENA lo haga su candidato a lo mismo.
En una elección con una de media docena de candidatos a la gubernatura de Colima 2021/2027 más o menos competitivos, todo puede suceder, incluida la posibilidad de que alguien con la experiencia en lides electorales como Joel Padilla Peña se alce con la victoria. Tiempo y oportunidad habrá de ver si se decide a entrarle al próximo baile electoral solo y su PT o si sigue ayuntado a MORENA donde lo siguen desdeñando.

EL ACABO

 El proyecto de la alianza PRI/PT/PRD/PANAL con la ciudadanía colimense va por buen camino. Como que los líderes de esos partidos empiezan ya a entender que es el momento y la oportunidad de ponerse al servicio de los electores y de la gente sin partido y no al revés volteado como siempre ha sido.

 Una gran incorporación a su proyecto político la que la aspirante a gobernadora de Colima, Indira Vizcaíno Silva, ha hecho en la persona de Gis Méndez, como ella cariñosamente la llama, porque es muy admirada y apreciada por el gremio trasportista al que sirvió como Secretaría de Movilidad del Gobierno del Estado que fue. ¿O no?

 Por México Sí, y por Colima también. El empresario Claudio X. González; el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos; el activista Adrián LeBarón; y la calzonuda periodista Beatriz Pagés Rebollar lideran un nuevo movimiento nacional a favor de la paz, la economía incluyente, la salud, la educación que forma, los derechos sociales, el medio ambiente y la equidad de género; y en contra de la escasez de medicamentos, el autoritarismo, la utilización de las Fuerzas Armadas en tareas meta constitucionales y el narcotráfico.

 Rumbo a su primera convención ciudadana el próximo 8 de noviembre, sus convocantes retan a los partidos políticos “a poner en el centro del debate público las grandes causas de la ciudadanía”. Ojalá que también pongan sus registros, estructuras de organización y prerrogativas económicas al servicio de la población.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.