En el parto y reparto de comisiones que al arranque de la administración morenista de Manzanillo se llevó a cabo en el Cabildo, la regidora panista que ocupó el cabús, cuarto lugar, de la elección celebrada el domingo 01/07/2018, Martha Leticia Sosa Govea, se alzó con la Secretaria de la de Hacienda desplazando a quien por Reglamento le correspondía esa posición: el regidor independiente Carlos Arellano Contreras, tercer lugar en la contienda ganada por la ahora alcaldesa porteña Griselda Marínez.

Después de nueve meses de ese acomodo inicial, Arellano Conterras le planteó al Cabildo de Manzanillo en pleno su derecho e interés en ocupar la Secretaría de Hacienda que se encontraba en manos de Sosa Govea , solicitud que le aprobó por mayoría en su sesión matutina celebrada en viernes anterior, quedando presidida por Virgilio Mendoza Amezcua llevando como secretarios de la misma a Griselda Martínez Martínez, Daniel Mendoza Flores, Janett Guadalupe Gutiérrez Quintero y el mencionado Carlos Alberto Arellano Contreras.

Más tardó Doña Martha Leticia, ausente en el momento en que la “botaron”, en conocer su deposición que en , fiel a su estilo, desgarrase sus albiazules vestiduras y despotricar en contra de Doña Grisdelda : ” fue una propuesta de la presidenta y lamentablemente fue aprobada por la mayoría del cabildo que la respalda, debido a que les molesta que siempre digo la verdad sobre las acciones del Tesorero”, lanzó hacia la ciudad-puerto y el mundo, la eterna Señora.

Despechada porque sus compañeros regidores la retirar de la Comisión de Hacienda , la longeva Martha Leticia Sosa Govea que lleva dos décadas viviendo de la política partidista que la hizo multimillonaria, sacó de su adolorido pecho la acusación sin pruebas de que “las actas de las sesiones son realizadas a su modo (de la alcaldesa), pues no rescatan lo esencial que dicen los regidores, redactan como les conviene”, exactamente igual que cuando en el trienio 1997/2000 ella tuvo la sartén por el mango e impuso su nada santa voluntad en el Cabildo de ese trienio .

La regidora de última minoría, Martha Leticia Sosa Govea de Rodríguez García, está en todo su derecho de seguir fustigando a quien le ganó de calle la partida por la alcaldía porteña enviándola hacia un lejano cuarto lugar, pero en un acto de elemental congruencia personal y política, debe tocarles a la voz de ya retirada a sus protegidos y protegidas integrantes de su séquito a quienes enquistó en muy jugosos cargos en la administración municipal de Manzanillo que tanto detesta.

Temerosos de perder sus muy buenas chambas en la administración municipal porteña, connotados sosistas como Gabriela De La Paz “Totalmente Palacio” Sevilla Blanco, Irma Zulema Cobián Chávez, Armando García Chávez, Abel Jiménez Naranjo y Jonathan Lomelí Barbosa, entre los principales, sudan frío temerosos de quedarse sin sus depósitos bancarios quincenales , cada de vez que su jefa Martha Leticia Sosa Govea de Rodríguez García se le lanza a la yugular a la alcaldesa Martha Martínez, quien se ha tardado en ponérselos de patitas en la calle para que se eduque.

Las actitudes y comportamientos rijosos compulsivos de la regidora de tercera minoría , Martha Leticia Sosa Govea, hacia la alcaldesa morena de Manzanillo , Griselda Martínez, son fruto de la frustración que aquella le causó la aplastante derrota que asestó el domingo 01/07/2018, misma que a un año de distancia aún no logra digerir.

EL ACABO

 En lugar de seguir haciendo desfiguros políticos, la venerable integrante del grupo social “68 y más” debe ya serenarse para recuperar la calma y el sosiego perdidos, dejando de una vez y para siempre la política que le ha dado tanto. Es hora ya de que, lo merezca o no, disfrute su jubilación de los cargos públicos. Han sido demasiados años de sacrificio por los manzanillenses. ¿O no?

 Manirrota con el dinero de los manzanillenses, pero avara con el d su tesoro, la regidora del cuarto lugar jura y perjura que que la buena salud de que gozan las finanzas municipales porteñas perite otorgarles a los trabajadores sindicalizados el incremento salarial que la dirigencia le ha venido exigiendo a la alcaldesa, incremento que por cierto la regidora nunca propuso incluir en el Presupuesto de Egresos 2019 del H. Ayuntamiento de Manzanillo. ¿O sí?

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.