Jesús CP

Parece que nuestro gobernador, Nacho Peralta, ante el despilfarro de la compra de la Campana, y de una ostentosa camioneta (entre otros), ya no halla cómo hacerse de recursos y quiere recurrir a la estrategia menos creativa: un placazo y más deuda. Para esto, desafortunadamente ya halló secuaces ruines y traicioneros: los tres diputados pridependientes.

La realidad es que el PRI ya no halla cómo jodernos a los ciudadanos en todos los ámbitos. Como si no fuera suficiente el incremento de 34% que ha recibido la gasolina con nuestro flamante presidente Enrique Peña Nieto, ahora, con embustes, el gobierno del estado intenta convencer a la sociedad de que el “placazo” es necesario por cuestión de seguridad. No nos dejemos engañar. La secretaria de movilidad, Gisela Méndez (quien tiene todo mi respeto), es quien sin deberla, ha tenido que salir a dar la cara y poner el pecho para defender este nuevo abuso osquestado por el gobernador y el ya conocido Club Meiners.

-“Que hay que actualizar el padrón”. Mentira. Jalisco no realiza un reemplacamiento obligatorio desde el año 2002. Es decir, hace 14 años, con Francisco Ramírez Acuña. El DF no realiza un reemplacamiento obligatorio desde el 2001. Ahora resulta que Jalisco puede mantener un padrón vehicular sin reemplacamiento desde hace 14 años, y el DF desde hace 15, y que Colima no puede. Es ridículo. Como si esto no fuera suficiente argumento, para eso pagamos cada año la calcomanía vehicular. Ésta debería servir para mantener actualizado el padrón.

-“Es por seguridad”.  Mentira. ¿Que no se supone que para eso restringieron los permisos provisionales? ¿Que no se supone que para eso metieron el chip del REPUVE? Porque están usando el mismo argumento del Registro Público Vehicular, chip que por cierto, de no traerlo en los próximos meses, será razón para recibir una multa.

-“Es porque las placas deben contar con nuevos elementos de seguridad”. Mentira. Como ya mencioné, Jalisco no ha hecho un reemplacamiento obligatorio dede hace 14 años, pero sí hubo una actualización gradual de placas que comenzó con Emilio González. Esta actualización, justamente era para eso, para ir incluyendo los nuevos elementos de seguridad en las placas, sin embargo, fue una actualización gradual aplicada sólo en autos nuevos (que de cualquier forma ya tenían que pagar placas), así como para el transporte público.

El DF (hoy CDMX) ha hecho lo mismo. A pesar de que el último reemplacamiento fue hace 15 años, ha ido introduciendo los nuevos diseños mediante las altas de vehículos, cambios de propietario y cambios de entidad federativa. Ahora con el cambio de nomenclatura de DF a CDMX, así le harán nuevamente. No sólo eso, además buscarán la opción para que de darse un reemplacamiento general, sea de forma gratuita para el ciudadano.

Si a pesar de esto, siguen creyendo que el cambio de placas es necesario, que lo hagan como en Puebla. El estado de Puebla llevó a cabo un reemplacamiento en el 2014. Las placas fueron gratis. Fueron gratis porque aprovecharon para eso los recursos del Impuesto Sobre Nómina que pagan las empresas. Sin embargo, aquí Nacho prefiere regalarle los recursos de ese impuesto a su amigo Guillermo Brun y su asociación de pacotilla, con tal de que lo califiquen a modo. Total, que se jodan los ciudadanos.

Jesús CP.

"Hombre de costumbres."

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.