Ajedrez Político por Eduardo Bravo*

El Congreso de Colima debe rechazar el nuevo crédito de 722 millones de pesos que Ignacio Peralta quiere obtener, argumentando que lo destinarán para combatir el Covid-19, terminar el edificio del C5, construir el nuevo hospital naval en Manzanillo y concluir las remodelaciones del Palacio de Gobierno.

Ignacio Peralta solicitó al Congreso del Estado la autorización de contratar un nuevo crédito para diferentes proyectos, entre ellos, concluir la obra del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicación y Cómputo “C5”, el cual requiere de 500 mdp. Cabe mencionar que el año pasado se autorizó la cantidad de 410 mdp, de los cuales 150 mdp fueron destinados para la construcción del C5 e invertir en seguridad según lo informa CURUL26.

Si para terminar el C5 se necesitan 500 mdp, sería conveniente cobrarle los 515 mdp al exgobernador Mario Anguiano Moreno, el cual debe regresar al gobierno estatal, esto como parte de solicitar un préstamo irregular por más de 600 mdp al final de su administración.  Con los 500 mdp de Mario Anguiano y los 150 mdp que se le autorizaron a Peralta el otro año alcanzaría para la construcción de nuevo C5 y para reforzar la seguridad en el estado de Colima.

Otro proyecto al que se le quiere destinar 46 mdp, es a la remodelación del Palacio de Gobierno, la que por cierto es innecesaria durante la pandemia y no beneficia a la población colimense. Por otra parte también se quiere construir el nuevo hospital naval en Manzanillo con un costo de 26 mdp y el resto para atender la crisis sanitaria a raíz del nuevo virus que son 176 mdp,  no obstante de recibir recursos federales para atender dichos temas.

Si cuyo préstamo es adquirido, sumarían 4 mil 400 millones de pesos en total en deuda del gobierno del estado según lo menciona PRENSALIBRE, por lo que se puede deducir que si el Gobernador de Colima contrae más créditos, serán en perjuicio de los colimenses, ya que terminarán pagando más impuestos para poder solventar la estratosférica deuda del Estado. Cabe mencionar que Sánchez Peralta refirió que si no se aprueba su crédito, habrá una política fiscal restrictiva.

Es importante entender que una política fiscal restrictiva, se pude traducir en más impuestos y en el aumento de costos de los servicios que presta el Estado, esto afecta a los ciudadanos colimenses, lo cuales no son responsables del inapropiado manejo de recursos públicos estatales y federales de los que el Gobernador dispone y ha usado de forma particular, además de beneficiar los negocios de sus conocidos y familiares.

Los diputados del Congreso de Colima en especial los que representan la 4T, deben de rechazar la deuda e impedir que Ignacio Peralta adquiera nuevos créditos que afecten a la población colimense. El mandatario estatal debería adoptar medidas de austeridad para no adquirir una nueva deuda, ya que es el gobierno quien debe de apretarse el cinturón y no el pueblo como dijo AMLO.

Eduardo Bravo

*Autor de la columna “Ajedrez Político”, Licenciado en Administración Pública y Ciencia Política, por la Universidad de Colima, analista independiente en temas sociopolíticos y colaborador en diferentes medios digitales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.