Directismo Participativo por Fernando Herrera

Hemos todos escuchado o visto el impulso que han realizado los actores de la 4T para la recaudación de firmas ciudadanas a fin de enjuiciar a los ex presidentes Peña, Calderón, Fox, Zedillo y Salinas, desde la presidencia se ha venido apoyando entre guiños esta acción la cual si bien no es necesaria sirve para legitimar la ejecución de la justicia (por irónico que eso sea) en contra de los otrora mandatarios, ante esto debo aclarar que no me encuentro de ninguna forma  en contra del debido proceso judicial al que se deben de someter los antiguos mandatarios teniendo las pruebas y vías correspondientes.

Esta no ha sido la única ocasión en la cual ciertas decisiones se han buscado legitimar por conducto de consultas en la actual administración, hasta la fecha tenemos presente la famosa consulta realizada para la cancelación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a favor del futuro Aeropuerto Felipe Ángeles en la Base de Santa Lucía. Se alude que dicho mecanismo es parte de la democracia participativa que impulsa el nuevo gobierno, tan es así que dicho tema forma parte del Plan Nacional de Desarrollo contando con cuatro sustanciales párrafos donde se dice mucho y nada a la vez, de igual forma se dedica un párrafo sobre la consulta popular a modo de justificación de la misma.

Las consultas populares son un método que bien utilizado pueden fungir como una gran herramienta para la democracia siempre y cuando las condiciones y la forma que se apliquen sean adecuadas y no se manejen como una elección más en el cual el mensaje y dialogo solo sea de forma unilateral. En este punto específicamente debemos poder distinguir entre la democracia participativa y la democracia refrendaria (tal como menciona Sartori), frente a estas formas no se debe malacostumbrar a la ciudadanía haciéndola creer que la democracia participativa se maneja únicamente con consultas o referéndums los cuales como se han venido llevando a cabo, suelen caer en un directismo quitando la intermediación de los distintos puntos de la sociedad civil para así asumir únicamente la decisión de las mayorías sin importar los derechos de las minorías.

Como señalé en la parte superior, esto no significa que me encuentre en contra de la realización de consultas, pero antes se debe construir de forma plural sobre estas, antes se debe informar desde la totalidad de los puntos de vistas respectivos y no solamente mediante las versiones oficiales, antes se deben llevar acabo ejercicios participativos de foros constructivos y mesas de trabajos, antes se debe de construir de forma consensada y no solamente entregar un documento  para que bruscamente se vote sí o no en una papeleta.

No nos acostumbremos al directismo que busca hacer soluciones de suma cero, es vital para la supervivencia de la democracia que esta se abra de forma propositiva y plural, está en todos los actores públicos impulsar la agenda de la verdadera democracia participativa y no dejar que se degenere a raíz de las decisiones refrendarias absolutas.

*Estoconazo*

Acaban de ser los aniversarios luctuosos de dos grandes del toreo cuya muerte por asta de toro sirve para recubrir de gloria la fiesta, fueron Manuel Rodríguez Manolete y José Cubero Yiyo figuras extraordinarias que hasta la fecha sus acciones siguen retumbando en las plazas que tocaron, después de todas las lagrimas derramadas les mandamos un brindis y aplausos hasta el cielo.

Fernando Herrera

Licenciado en Ciencia Política y Administración Pública por la Universidad Autónoma de Guadalajara y Secretario de la Peña Libre “Tomás Abaroa”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.