José Luis Santana Ochoa

TAREA POLITICA – José Luis Santana Ochoa

¡Mírenlos, cómo se quieren!, expresaban admirados los simpatizantes del ex candidato del PRI-PVEM-PT-PANAL a  la gubernatura el estado,  Ignacio Peralta, y de su ex coordinador de campaña en la elección extraordinaria, José Manuel Romero Coello, cuando los veían juntos, felices y contentos, cariñosos ellos, en los eventos de promoción del voto. Hace un año todo era ilusión, armonía y mutuo entendimiento entre José Ignacio y José Manuel, pero luego vino el distanciamiento físico y afectivo que tuvo su punto álgido con las dolidas y pasionales declaraciones que el primero le hizo al periodista Miguel Ángel Vargas, “Ángel Guardián”, en las que le reclamaba al segundo su conchudez: “me pidió acogida para una semana en mi departamento de la ciudad de México y tuve que acogerlo 5 largos meses”.

Después de tan sonado público rompimiento vino el abrazo de candado que Romero Coello le dio a Peralta so pretexto de la salutación priista de año nuevo que pretendió enviar el mensaje hacia el mundillo político local y la ciudad de México,  de que el desencuentro habido entre los dos había sido superado de una buena vez y para siempre. Sin embargo, la simulación sólo duró lo que dura una flor, pues en evento posterior, ante la mirada de varios funcionarios públicos peraltistas, políticos, empresarios y periodistas que pusieron cara de ¿¡what!? , José Ignacio no le correspondió el saludo a José Manuel a quien dejó con la mano extendida varios segundos, los suficientes como para que la conmovedora imagen fuera registrada por las cámaras fotográficas.

“Haiga sido como haiga sido”, José Manuel Romero Coello dejó pública constancia de su disposición a llevar la fiesta en paz con José Ignacio Peralta. Los amigos y padrinos políticos peñistas de Josema como Miguel Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación; José Antonio Meade Kuribreña, Secretario de Hacienda y Crédito Público; y Rosario Robles Berlanga, Secretaria de  Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, saben que por voluntad de su ahijado no quedó. En delante la relación entre el gobernador y el  Director del Instituto Mexicano de la Juventud (IMJUVE) será meramente institucional, sin vínculos personales ni compromisos políticos.

Liberado de los negativos que durante su primer año de no poder con el paquete de la gubernatura ha acumulado en su costal José Ignacio Peralta, José Manuel Romero Coello, ya sin ese lastre, avanzará ligero hacia la nominación como candidato priista a senador de la República. Sólo le falta sacudirse a su conflictivo protegido Óscar Javier Hernández Rosas, quien ha unificado en su contra al magisterio colimense desde la Secretaría de Educación de la que en mala hora lo hizo titular.

En la medida que José Manuel Romero Coello logre convencer a los colimenses de que él no es lo mismo que José Ignacio Peralta, de que se cuece aparte, y de que sin necesidad de confrontarlo marque con él una sana y creíble distancia, irá ganándose la confianza y el respaldo de quienes sufragarán el primer domingo de junio de 2018. Lo mejor que le está pasando a Juanma es que su ex ‘amiguis’ tenga como sus proyectos a lo mismo a puros “ponchos miados”, como llama Javier Montes Camarena a quienes integran la decrépita guardia priista que tiene copado a Peralta.

EL ACABO

La mejor prueba de que José Manuel Romero Coello tiene piernas de jinete para cabalgar el pos de una senaduría en el 2018 es que ya les ordenaron a los columnistasnachoperalta@gmail.com acusarlo de venir estableciendo una estrategia política en torno a su persona, establecer acuerdos políticos con algunos personajes de la picaresca priista local y tener una forma conspiratoria de actuar.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.