VISLUMBRES por Abelardo Ahumada

En el transcurso de esta semana se habrán cumplido algunos aniversarios de hechos muy importantes para la historia de nuestra entidad, pero de los que, por andar casi todos muy ocupados con los chismes de “la grilla”, o trabajando esforzadamente para completar “pa’l chivo”, ha sucedido que los ignoramos o nos olvidamos de ellos. Ignorancia u olvido por lo que me gustaría dedicar esta colaboración a comentar un poco al respecto, comenzando por el momento en que…

DON MANUEL ÁLVAREZ SE CONVIRTIÓ EN GENERAL. –

Corría, en este caso, el verano de 1855. La Revolución de Ayutla había iniciado un año antes, y estaban confrontándose sus promotores con el dictador Antonio López de Santa Anna, quien poco a poco iba perdiendo terreno y poder, mientras que en Colima (todavía Territorio de la Federación), gobernaba el general conservador, Francisco Ponce de León.

En medio de todas esas querellas, a mediados de julio de ese año se supo que el Gral. Ignacio Comonfort había tomado Morelia, se aproximaba a Zamora y se sospechaba que, si triunfaba allá, continuaría su recorrido hacia Zapotlán el Grande, Jal., y tal vez hasta Colima.

Más rápidamente de lo que los conservadores locales hubiesen querido que tales suposiciones se fueran convirtiendo en realidad, el 23 o 24 se supo en Colima que el Gral. Santos Degollado, gobernador liberal ya entonces de Jalisco, había tomado Sayula y se dirigía también hacia Zapotlán, tal vez con la idea de juntarse con el general del jefe del ejército revolucionario, don Ignacio Comonfort. Noticias posteriores confirmaron que al amanecer del día 25, dichos generales intimaron a la guarnición conservadora a rendirse.  Pero que habiéndose negado ésta, Comonfort ordenó a su gente tomar la población “a sangre y fuego”.

El Gral. Ponce de León debió de meditar en el comportamiento que le convendría adoptar y, tal vez convencido de que al dictador ya no le quedaba mucho tiempo para seguir imponiendo su mandato, se dispuso a entregar la plaza sin dificultad, para no propiciar un inútil derramamiento de sangre. De tal modo que cuando las huestes unidas de Ignacio Comonfort y Santos Degollado fueron vistas pasando las barrancas en dirección a Colima, los espías del Gral. Ponce galoparon para informárselo, y éste se previno para entregar pacíficamente el mando.

Siendo así que en el transcurso del 29 de julio las fuerzas revolucionarias entraron a Colima, sin encontrar resistencias, solicitando el jefe político a cambio de su rendición la garantía de su vida y la de sus oficiales.

Comonfort estableció entonces un “Estatuto Orgánico” por el que habría de regirse el Territorio, dio unos días de reposo a tu tropa, tomó un préstamo forzoso de la ciudad y nombró el día 30, una vez más, a Manuel Álvarez, como jefe político.

Y hablando precisamente de Manuel Álvarez, no deja de ser interesante y curioso que el día 3 de agosto inmediato, el Gral. Comonfort le haya entregado al colimense un pliego que trajo consigo, desde Texca, Gro., fechado el 15 de julio, por el que se le daba el nombramiento de General de Brigada del Ejército Nacional (sic).

La parte medular del documento dice: “EL CIUDADANO BENEMÉRITO JUAN ÁLVAREZ, General de División, Gobernador y Comandante General del Estado de Guerrero y gefe (sic) del Ejército Restaurador de la Libertad.- en Atención a los méritos y servicios del Ciudadano Comandante de Batallón retirado, Manuel Álvarez, y a los que ha prestado a la causa de la libertad, en uso de las amplias facultades de que me encuentro investido, le confiero el grado de General de Brigada del Ejército Nacional, que aprobará el nuevo Supremo Gobierno que se establezca”.

Y digo que no deja de ser interesante y curioso porque nos confirma que el colimense Manuel Álvarez fue alguien que durante su juventud peleó por la causa independentista, hizo carrera militar y se retiró del ejército mientras era Comandante de Batallón. Y porque la aprobación del grado a la que aludía el general guerrerense en efecto se le dio al Jefe Político de Colima el 25 de octubre inmediato, ya cuando había triunfado la Revolución de Ayutla y Comonfort fungía como Ministro de Guerra en el gabinete del ya también Presidente de la República, Gral. Juan Álvarez. Todo ello mediante un documento que a la letra dice:

“Atendiendo el Excelentísimo Señor Presidente al patriotismo y demás buenas cualidades que adornan a Vuestra Señoría, ha tenido a bien confirmarle el nombramiento de Comandante Principal del Territorio de Colima, cuyo importante cargo confía a su notable celo y eficacia.

Dios y Libertad, México, octubre 24 de 1855.- Comonfort. – Sr. D. Manuel Álvarez, Comandante Principal del Territorio de Colima”.[1]

ARQUEOLOGÍA HOY. –

La semana pasada se realizó en la ciudad de Colima la “Primera Mesa Redonda de Arqueología” dedicada al Occidente de México, y del 26 al 28 de julio se dieron cita, en el Teatro Hidalgo y en Museo Mexiac (situado junto a los arcos del desaparecido acueducto de la Huerta de Álvarez, en el fraccionamiento Jardines de la Corregidora), los más renombrados “arqueólogos occidentalistas” que a la fecha viven en el país, y algunos de los más connotados historiadores de la región, para rendir un muy merecido homenaje a la memoria y al trabajo de la famosísima antropóloga estadounidense, Isabel  Kelly, quien durante casi tres décadas (de los cuarentas a los sesentas del siglo pasado) anduvo, por decirlo así, “peinando” más de la mitad de las costas del Pacífico mexicano, en busca de vestigios ancestrales, con los que pudo, ya casi al final de su carrera, establecer algunos de los principales “horizontes de estudio”, sobre las fechas y las características de los vestigios que fueron dejando en diversos rumbos de toda esa extensa zona cultural, los pueblos prehispánicos que habitaron en ella.

Me tocó asistir como público a cuatro de las cinco sesiones de charlas y conferencias que se programaron para dicha “mesa redonda”, y debo decir que quedé muy positivamente sorprendido por la información que se expuso sobre muy antiguas y muy recientes excavaciones e indagaciones. Tales como la del interesantísimo intercambio cultural y comercial que se realizó varios siglos atrás, entre los pueblos que vivieron en las costas de los estados que hoy son Colima, Jalisco, Nayarit y Sinaloa con las de los remotos pueblos de Colombia, Perú y Ecuador. Sitios, casi todos, en cuyas tumbas se han podido encontrar artículos que, respectivamente, fueron hechos a miles de kilómetros de distancia, y que sólo pudo ser posible que llegaran de un lugar a otro, gracias a que existió algún tipo de navegación costera a vela, siguiendo las corrientes marítimas que los pueblos autóctonos debieron conocer con bastante seguridad.

No me es posible reseñar aquí todo lo que sucedió en aquel interesante evento, pero no dejo de lamentar el hecho de que todos esos informes se vayan transmitiendo entre pares, y prácticamente nunca lleguen “al pueblo llano”, para su divulgación.

Pero, ya que estamos hablando de arqueología, creo que sería muy bueno recordarles a los propios arqueólogos instalados en Colima (y a los que vienen de fuera para trabajar eventualmente acá) que fue precisamente un 1° de agosto, pero de 1985, cuando se estableció la primera especie de delegación que el Instituto Nacional de Antropología e Historia tuvo en Colima, bajo la dirección entonces del arquitecto Gonzalo Villa Chávez, tuxpanense de origen, que se había especializado en Venecia en la restauración de edificios históricos. Oficina que por aquel entonces llevó el nombre de Centro Regional Colima del INAH. Con la que dieron arranque los trabajos de investigación profesional de dichas materias en nuestra entidad, y que a la postre pudieron dar fe de la validez de los trabajos empíricos que, por ejemplo, se habían realizado en El Chanal.

Felicito, pues, a los organizadores de la Mesa Redonda descrita, pero los invito igual a que no se queden con la información que van produciendo, y traten de divulgarla para que toda la gente sepa  una parte aunque sea de lo que los investigadores van sabiendo a su vez.

OBRAS DE EMBELLECIMIENTO. –

La semana pasada comentamos un poco sobre las obras complementarias que el gobierno federal realizó durante este sexenio para aliviar los problemas de tráfico que padecían ordinariamente los manzanillenses, y nos referimos también al festejo que con motivo de su cumpleaños número 52, le hicieron en aquel puerto al presidente Enrique Peña Nieto, quien escogió esa fecha para venir a decirnos que, según él, nos había cumplido a los colimenses todos los compromisos políticos que realizó durante su campaña y firmó ante notario.

Sin minusvalorar los trabajos que acabarán (eso esperamos) por embellecer un poco esa muy fea porción de la ciudad porteña, no quiero dejar de mencionar el dato de que está quedando muy bonita la remodelación de la avenida Camino Real que emprendió el ayuntamiento capitalino, en el tramo que va desde la Glorieta Monumental hasta el Cementerio Municipal, cuya amplitud contrasta con la estrechez que le dejó a la Calzada Galván, hacia el sur de esa misma glorieta, la Secretaría de Desarrollo Urbano.

Por otra parte, ya que hablamos de glorietas, ¿qué lógica o qué sentido tiene que en la Glorieta de la Piedra Lisa estén poniendo una especie de réplica artificial de la misma piedra, si la original está allí, a menos de 150 metros? No cabe duda de que si ayer se cometió el pecado social de propiciar una Rotonda de los Colimenses Ilustres que para nada sirvió, hoy se está cometiendo (con la edificación de dicha glorieta postiza) una errata muy similar.

31 AÑOS DE OTRA REMODELACIÓN. –

Y para cerrar la colaboración sobre este tipo de asuntos, resulta que allá por el 31 de julio de 1987, siendo presidente municipal de Colima José Luis Santana Rodríguez, y gobernador del estado Elías Zamora Verduzco, iniciaron los trabajos para retirar el antiguo pavimento asfaltado de la avenida Madero, en el centro de la ciudad de Colima, para cambiarlo por un piso de adoquín, en el que se habría de eliminar el carril que se usaba como estacionamiento, para ampliar las banquetas en favor de los peatones y meter un poco de arbolado en dicha avenida. Fue el tiempo, pues, en el que inspirados en una idea más moderna de urbanización, que introdujo en Colima el arquitecto Francisco Cárdenas Munguía, se colocaron en dicha avenida unos espacios en forma trapezoidal para que la gente pudiera bajar o subir de los autos en forma cómoda, pero sin tener derecho los choferes a estacionarse allí, dando prioridad al peatón, en un entorno más amigable, en donde hubiera algunos árboles, que luego quedaron reducidos a unas palmas kerpis, de poco follaje y lento crecimiento, que no fueron del agrado de muchos paisanos. Un tiempo también en el que, a propósito de palmas, se comenzó a construir el fraccionamiento cuyas calles llevan precisamente puros nombres de palmas; en el que también se pretendió introducir un supuestamente nuevo (pero infuncional) concepto de vialidad urbana, caracterizado por calles pequeñitas que no sólo impidió que el tráfico fuese rápido, sino que convirtió a ese fraccionamiento en una especie de apretado laberinto. Laberinto que, por más increíble que hoy nos pudiera parecer estaba situado en lo que apenas era en ese entonces la orilla norte de la ciudad.

CONCHUDOS Y DESVERGONZADOS. –

Anda corriendo un fuerte rumor noticioso en el sentido de que los diputados de San Lázaro se despedirán de su función como tales, llevándose a sus casitas una cantidad cercana los 900 mil pesos cada uno.

Si hace tres años nos sorprendimos cuando nos enteramos que, gracias a las listas de los diputados plurinominales, el estado de Colima habría de tener en San Lázaro siete diputados federales, ahora pregunto ¿qué hicieron los siete? ¿En qué nos beneficiaron al ostentarse como nuestros supuestos representantes populares? ¿Cuándo se reunieron para gestionar algo que valiera la pena en bien de Colima, o para frenar los abusos que contra sus representados cometió, por ejemplo, el gobierno federal? La respuesta es “¡Nunca!”. Pero se irán a sus casas con casi 900 mil pa’ sus chicles. Bola de…

Abelardo Ahumada

Crónista y Profesor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.