Qui nescit dissimulare, nescit regnare
“El que no sabe disimular no sabe gobernar”

Déjenme decirles que tres días nos separan de lo que puede ser la fecha más histórica del pueblo de Colima, su alternancia en el poder.

La expresión “los tiempos cambian” advierte la necesidad de ajustarse a las nuevas condiciones políticas, las cuales exigen nuevos actores políticos que vengan a desterrar a los ladrones del PRI que durante 82 años han saqueado las arcas públicas del gobierno. El tamaño del desafío es enorme pero no imposible.

Y es que las condiciones y la atmósfera política de cara a la elección de este domingo 17 ya no son las mismas para el “asquitos” Nacho Peralta, ahora son mucho muy complejas por su relación con el crimen organizado, o sea, estamos ante un narcocandidato, un narcopolítico como bien lo definió el candidato del PAN Jorge Luís Preciado.
Nacho Peralta camina solo por una línea muy delgada donde, como añadido, no sabe cómo resolver la seguridad pública, al contrario, el sobrino de la Gobernadora madre ha dicho que de llegar a la gubernatura implementará el “Estado de excepción” que no es otra cosa que acabar con las libertades de ideas, de libre reunión, de expresión, de tránsito, dejándose ver como un político ignorante y represor que no repara en el daño que le hace a la democracia.
Hoy a Nacho Peralta y al PRI hablar de Estado de excepción les escuece. Exhiben su fracaso como partido y como candidato y les tira, de paso, el negocio electoral.

Es impresionante cómo truenan huesos y crujen instituciones. Sin embargo, también impresiona la insistencia de la élite priista en aplicar la misma fórmula que ha conducido a Colima y a su gobierno no sólo a saquearlo sino tener como aliado al narcotráfico, el asesinato del exgobernador Silverio Cavazos Ceballos por el narco, el atentando criminal contra el exgobernador Fernando Moreno Peña, la ejecución de su sobrino a manos del crimen organizado o qué decir de su candidato Nacho Peralta quien se hace acompañar con mafiosos en las cabalgatas lo que nos habla de la empatía del PRI con los mafias criminales. ¿Eso quieres que siga pasando en Colima con estos rufianes?

Colima es la suma y la combinación de viejos y nuevos problemas con el crimen organizado, los cuales reflejan que con Nacho Peralta y el PRI puede seguir ocurriendo hoy, mañana o pasado mañana a lo largo y ancho de nuestro estado, Lo sabe el mamarracho Gobernador interino Ramón Pérez Díaz, lo supo quien le abrió la puerta al narcotráfico en Colima el exgobernador ladrón Elías Zamora Verduzco, lo supieron Silverio Cavazos, Mario Anguiano Moreno, lo sabe Fernando Moreno Peña, el PRI y su candidato Nacho Peralta.
Colima duele porque resume lo que de tiempo se viene advirtiendo y, ante lo cual, el gobierno y su partido (PRI) ni se inmutan. La pérdida de la frontera entre crimen y política. La hondura de la pobreza y la profunda desigualdad social. La corrupción que pervierte no importa qué proyecto. El grado de violencia que alcanza el nivel de la barbarie. Eso es el PRI y su infectado candidato Nacho Peralta. El interés del PRI no está en los atentados a sus gobernadores o las fosas donde entierran a sus muertos, sino en las urnas donde ya preparan el trinquete.

La paz social y el orden público en nuestro estado los han convertido el PRI y sus mafiosos gobernantes en asuntos de bocas de fuego y de calibre, donde al final ni certeza han tenido en manos de quien han quedado las armas y a quiénes apuntan.
Hoy Colima va a una nueva elección buscando la alternancia, buscando la certidumbre, la estabilidad política y social, los proyectos económicos, cierto, se pueden alcanzar en la sencillez de la respuesta del candidato del PAN Jorge Luís Preciado, porque el desarrollo de la democracia y la economía exige ciertas condiciones fundamentales: seguridad pública, estabilidad política, certeza jurídica y paz social, condiciones que sólo Jorge Luís te puede ofrecer, por ello, no desperdicies tu voto.
El dividendo de tu voto por Jorge Luís Preciado tiene una condición: exige gobernar bien y ahora, a partir de recuperar la rectoría del Estado y asegurar que su efecto sea el de una mejora económica y una mayor seguridad para la familia colimense. Ese es el reto del panista.
El 2016 está en el aire, tú puedes con tu voto sacar al PRI y a sus rateros y mafiosos de Palacio de Gobierno, 82 años robando son muchos, ahí están y quieren seguir robando, no lo permitas y recuerda: Voto que no castiga no es voto.
Ahí se ven.

ENLACITOS

ABRIENDO FOSAS: ¡Cuidado! No sólo son los “mapaches” de Sonora, Jalisco o del Estado de México los que andan merodeando las urnas y crear confusión a la hora de la votación, también aparece ya en escena el conocidísimo Capitán Díaz Cendejas listo para meterle miedo a la elección de la mano de trabajadores de la CROC. Advertidos están.

HIPÓCRITA, MEDROSO Y COBARDE. Una vez más el “asquitos” Nacho Peralta dio muestras de que es “hija ingrata” al deshacerse en el debate de sus cómplices y socios Mario Anguiano Moreno, Fernando Moreno Peña, Elías Zamora Verduzco y Arnoldo Ochoa González, a los que llamó “esos”, “ellos” y de paso “arrepentirse” de pertenecer al PRI.
Por más que ha querido deslindarse de sus cómplices Nachito se va hundiendo junto con ellos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.