Sendy Sámano 

Perdí la cuenta de cuántos otoños  se llevan nuestras promesas, enredadas entre  el vientoque sopla desesperanza y en el eco mortal de tu risa amada…

Tu recuerdo ilimitadamente infinito, irremediablemente presente, indescifrablemente constante que provoca ésta metamorfosis trágica en mis días, todos bajo  el hechizo imprudente de la ausencia de tu magia, de tus arrebatos y de tus palabras, de tus besos que añoro, de tus manos que ansío, de la quietud de tu alma, del aroma de tu cuerpo que se ha llevado todo lo mío.

Y no me alcanza éste mundo entero  para extrañarte como te extraño, y no es suficiente la voluntad ni  la cordura para detenerme en decirte cuánto y cómo te amo… aun cuando los otoños insistan en llevarse nuestras promesas enredadas y la enormidad de tu recuerdo vuelva ceniza mis esperanzas.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.