Alex Berber
Comm Politics
             
Después de ocho meses, el gobierno de Ignacio Peralta ha dado grandes esbozos de lo que podemos esperar en los años que le quedan a su mandato, dudas y más dudas. Las condiciones con las que inició su administración han cambiado drásticamente, y ahora se han tornado favorables para el mandatario estatal, pese al fiasco electoral del PRI en la elección ordinaria.
            Tras la jornada maratónica de la entrega de su “pr1mer 1nforme” en el H. Congreso del Estado que, por cierto, ya dejó de ser territorio hostil (primer cambio drástico desde su arranque), se notó un ambiente sumiso, en el que los cuestionamientos fueron prácticamente nulos, y los pocos que se gestaron se dieron desde una trinchera panista debilitada, aquella que no supo mantener su coto de poder en el Legislativo, ya sea por falta de experiencia o ceguera política.
            Lo peor es que en la jornada del sábado retrocedimos tres décadas. La sumisión, el aplauso obligado, los vítores por compromisos, “el festín con menú de aerolínea” (chayote, hueso y aviadores), los interminables cánticos de “Las mañanitas”, y más pedazos de pastel que los repartidos históricamente en el programa “Sábado Gigante”, convirtieron este “pr1mer 1informe” en un show de redes sociales indignante, pero a la vez cómico, donde la imagen de un número “1” rojo y gigante (cual bala perdida), contrastó con la realidad que viven los colimenses.
            Aunque un día después del show de redes sociales nos hicieron creer que medio Colima (y “el mundo”) estuvieron al pendiente del “pr1mer 1nforme”, lo único cierto es que este primer esbozo de rendición de cuentas nos deja muchas dudas sobre lo que está por venir.
           
            Pase de salida…
 
             Algunas de las preguntas que dejó el “pr1mer 1nforme” para responderse posiblemente en un año: ¿Planeación y Finanzas va a planear algo más que pedir otro crédito?; ¿Arnoldo seguirá de Secretario General de Gobierno? ¿O Virgilio?, ¿Romero siempre no, verdad?; ¿Si, como dicen, Indira Vizcaíno ya se va, cuando la suplan ya empezará a fluir el presupuesto y los programas sociales hacia ese sector?; ¿En un año, la SEIDUR estará finalmente operando?; ¿Desarrollo Rural va a dejar de depender de SAGARPA o mejor regresamos a la cabalgatas?; ¿A los de Salud les avisarán algún día que el estado está invadido de zika?; ¿Seguiremos siendo los número uno… en inseguridad?; ¿En Movilidad se van a seguir pasando por el arco del triunfo los votos que los taxistas le dieron a Nacho?; ¿La economía seguirá estancada, o en SEFOME van a empezar a hacer su trabajo?; ¿Si (como ya advirtieron) hacen que se vaya Oscar Javier de Educación, entonces habrá despido masivo con Sedescol y SEFOME?… Al tiempo.
            Pase de salida 2…
 
            A José Manuel Romero Coello, quien sonaba para ser Secretario General de Gobierno en el arranque de la administración peraltista, y ahora parece estar alejado de la cúpula del poder estatal, ¿le bastará con apoyar en la precampaña a Miguel Ángel Osorio Chong, como para ser candidato a senador en tres años? ¿O tendrá que pelear la candidatura por la alcaldía a algún PRI-independiente, digamos (nomás por decir), Nicolás Contreras? Por cierto, la frase del gobernador Peralta en su entrevista con Ángel Guardián, donde asegura que cuando Romero Coello llegó al IMJUVE, le: “pidió asilo durante una semana y se quedó cinco meses… ya no sabía cómo sacarlo de mi casa”, pinta la política colimense por sí sola. Imperdible.
            Pase de salida 3…
 
            Continúa la guerra sindical. El gobierno estatal cobija a Héctor Arturo León Alam, quien después de reunirse con el gobernador Ignacio Peralta dio de baja a casi 100 trabajadores sindicalizados del ayuntamiento capitalino que apoyaron la creación de un nuevo sindicato, el de Francisco Javier Isais, mismo al que no le quieren dar la toma de nota. Y en Villa de Álvarez, durante la reelección de Teresa Ramírez en su sindicato, se difundió la teoría de una supuesta alianza entre Martín Flores y Jorge Luis Preciado para influir en esta reelección. Lo peor de todo es que si los sindicatos municipales, utilizados como armas políticas en contra de todos los alcaldes panistas, supieran qué piensa el “Club Meiners” de la administración peraltista sobre las prebendas sindicales, se les quitaba lo tricolor en un santiamén.
Alex Berber

Autor del libro "El hacedor de goles ha muerto"

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.