“El “asquitos” viajero frecuente”

“Es la hora de aullar porque si nos dejamos llevar por los poderes que nos gobiernan y, no hacemos nada por contrarrestarlos, se puede decir que nos merecemos lo que tenemos”

José Saramago.

Déjenme decirles que el “asquitos” José Ignacio Peralta Sánchez quien dice gobernar nuestro estado llegó al gobierno de Colima porque prometió a la gente que sería diferente y mejor queSilverio Cavazos o Mario Anguiano, no ha sido así, el “ascos” salió bueno pa´ “juyirse” a fiestas, matrimonios, aquelarres y arrejuntes en el “avión del amor” que le pagamos todos los colimenses.

Nachito ha perdido de vista que en el amor (incluyendo el de las ilusiones políticas) mata más la duda que un desengaño. Por tal razón debería tener claro que en la medida que sea coherente y congruente, entre el decir y el prometer será menos vulnerable a la crítica.

¿Qué tan anestesiada estará la conciencia del “asquitos” Peralta? ¿Seguirá el camino del privilegio y la franchela que en el beneficio de los colimenses? ¿Entenderá que es urgente la formación de la responsabilidad personal a “juyirse” a coloquios con narcopolíticos como el del pasado sábado 27 de febrero, periplo en Culiacán, Sinaloa hasta donde viajó en el “avión del amor” para reunirse en una boda con distinguidos amigos de narcotraficantes, como bien lo señala la prensa sinaloense?

El sábado 13 de este marzo se “juyó” otra vez en el “avión del amor” a la hacienda “La Barranca” entre los estados de Querétaro y Guanajuato donde bebió caros alcoholes con políticos ladrones en otra francachela con el aborrecido expresidente Carlos Salinas de Gortari y el sinvergüenza de Diego Fernández de Ceballos?

¿Acaso el “ascos” no entiende que esos personajes (por mencionar tan sólo a este par de sátrapas) es lo peor de la política mexicana? ¿Se sentirá a gusto José Ignacio tragando mierda con estos ladrones? ¿Cuánto nos costó a los colimenses el viaje en el “avión del amor”? ¿Pos no que se acabó la fiesta? ¿Estará enterado el“ascos” que los pilotos de la aeronave estatal ya están hartos de sus locuras de viajar hasta cuatro veces por semana a la ciudad de México a visitas no oficiales pero si de encuentros amorosos del tercer tipo?

Pero el escarnio se asoma peor. ¿Por qué? Porque en los hechos Nacho Peralta se “juye” a su realidad abandonando el estado cuando la inseguridad y los muertos aparecen por decenas en las calles y banquetas de todo el estado ¿Eso es gobernar? ¿A eso se llama responsabilidad?

¿Pues qué cuida Nacho, lleva un mes y ya salió reprobado por la encuesta ciudadana de la estación de radioÁngel Guardián con un espantoso 5 (cinco)? ¿O acaso el “asquitos” se cree el 9.5 que le dio de calificación por su primer mes el arrastrado y padrote rogelio rueda?

Bien decía don Antonio Porchia: “El hombre es débil y cuando ejerce la profesión de fuerte es más débil”. Así o más claro. Sólo hay una cosa peor que un gobierno medroso, uno despatarrado. En Colima parece que los cinco últimos han sido iguales.

El gobernador de nuestro estado ni siquiera hace el intento por sobrevivir a las tormentas políticas que le aparecen por todo su hemisferio ¿Qué podemos esperar en el futuro de un mandatario con problemas mentales, de personalidad, solo, abandonado sentimentalmente, inestable, fiestero, irresponsable y corrupto que no puede resistir la presión y va dando las…rendiciones con tan sólo un grito de quienes lo manejan?

El “ascos” debe entender que un gobernante que escoge la rendición incondicional como su forma de gobernar está condenado a terminar muy mal su gobierno.

En los 70 se volvió popular una película llamada The Boy in the Plastic Bubble (El Niño en la Burbuja de Plástico) y el protagonista vivía aislado del mundo por un problema inmunológico.

En Colima, hoy tenemos nuestra propia versión encarnada en el nuevo gobernador del estado. Así como Jhon Travolta temía a los microbios, el “ascos”  le teme a la realidad de Colima, por eso se “Juye”. Le teme a la confrontación de ideas y cómo defenderlas, aborrece la Libertad de expresión. Le teme a las preguntas incómodas y cómo contestarlas.

Prefiere vivir en un Colima controlado (aunque nunca esté) artificial, encapsulado, lejos de cualquier paso en el mundo real de violencia, muertos o secuestrados que lo desnude mostrando su debilidad discursiva y su fragilidad.

Hoy con el “asquitos” Nacho Peralta Sánchez hay una percepción de incapacidad, misma que lo acompañará durante los próximos seis años (si antes no lo retira del cargo quien lo puso) prefiriendo ser catalogado de cobarde que de estúpido.

Dame la palabra correcta y moveré al mundo”, escribió Joseph Conrad. Porque las palabras son poder. Poder para persuadir, para convencer, para disentir, para construir democracias y habitarlas. Poder que el “ascos”demuestra que no tiene.

Lo dicho: “La fiesta sigue en el gobierno de Colima y el principal parrandero y despilfarrador es el “ascos”Nacho Peralta” ¿Acaso eso no es corrupción?

Ahí se ven.

ENLACITOS

 

MANZANILLO BAÑADO EN SANGRE: Siguen las balaceras y los muertos en el puerto pero, que importa, hay quienes hasta “aplauden” su incapacidad endosándoles a la Marina y al Ejército su primaria responsabilidad. La muelte chico, la muelte.

TERRORISTAS: Si usted viene de vacaciones al puerto de Manzanillo armesé de valor y paciencia, primero, con el alto grado de violencia e inseguridad reinante y, dos, con las agentes de tránsito porteñas que se van distinguiendo por majaderas y prepotentes, respaldadas por el corrupto director de Tránsito y Vialidad, yo sé lo que le digo.

Esperamos que la alcaldesa Doña Gabriela Benavides ponga orden en esa dependencia. Ya es tiempo.

HAY NIVELES DE ASCOS: Se aguantó (el asco) pero el gobernador Peralta Sánchez tuvo que saludar de mano al  secretario de Desarrollo Social Antonio Meade, quien sufre de “pitilingo”, lo hubieran visto, a punto estuvo de vomitar. Genio y figura el “ascos” Peralta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.