TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El tendajonero de la céntrica calle Madero de la ciudad de Colima, Leoncio Morán Sánchez, quien en el año 2003 incursionó en la arena político electoral para solucionar sus problemas económicos y financieros como otros del mismo jaez lo hicieron en 1997 cobijados todos por las siglas y colores del Partido Acción Nacional, jura y perjura que él no es político, lo que es verdad; y que no ha vivido de la política, gran mentira ésta fácil de evidenciar.

El vividor de la política partidista que siempre se ostenta como ciudadano ha vivido nueve años del presupuesto público; es decir, de los bolsillos de los contribuyentes: Tres de alcalde de Colima, tres de diputado federal y tres regenteando a placer la franquicia en el estado del Partido Movimiento Ciudadano. Si el comerciante de la política no acumuló al menos otros seis años más en el paraíso en la tierra que es el Senado de la República (2006/2012), fue porque se apanicó ante el riesgo de que la alcaldesa interina que le cubría su ausencia temporal mientras anduvo en campaña de compañero de fórmula de Martha Leticia Sosa Govea, le descubriera sus enjuagues. Prefirió bajársele a la porteña que exponerse a que la contadora Jaso lo encuerara.

El “ciudadano” Leoncio que nomás ha vivido de la política nueve años y ahora pretende sacrificarse otros tres como presidente municipal de Colima después haberse vuelto a bajar de las candidaturas a senador  y a diputado federal plurinominal,  hizo tres intentos de conquistar el cargo de gobernador del estado. Si no logró sentarse en la grande de Palacio de Gobierno fue porque los electores le dieron pa’tras como volverán a darle el domingo 01/07/2018 convencidos de que no es de fiar por sus predecibles actitudes y comportamientos políticos erráticos, alocados, rabiosos.

La historia pública de Leoncio Morán Sánchez registra lo mismo hechos bochornosos como cuando se le abrazó como hiedra al policía ministerial en la desparecida glorieta de donde trató de retirar a la brava la figura obscena de José Luís Cuevas, hasta el papelazo misógino que hizo al agredir verbalmente a una guapa asistente de su compañero de Cámara, Gerardo Fernández Noroña, a quien públicamente se le rajó a lo muy macho, pasando por la desviación de millones de pesos del erario público hacia sus bolsillos desde su encargo como administrador que fue de los centavos de la bancada panista en la Cámara de Diputados gracias al respaldo hasta la ignominia de la muy cuestionada por sus trapacerías Josefina Vázquez Mota.

Leoncio Morán Sánchez se ufana de nunca jamás haber vivido de la política, pero le ha pegado con fe al dinero de sus campañas como en las de 2015 y 2016 cuando engatusó a los dueños a nivel nacional de la franquicia Partido Nueva Alianza, Dante Delgado Ranauro y  Jorge Álvarez Mainez, para que le soltaron la billetiza dizque porque ganaría para su causa la gubernatura de Colima. Este par aretes lo sigue respaldando a pesar de sus locuras, o quizá gracias a ellas. Tales para cual.

La noche del primer domingo de julio de 2018 se sabrá si los electores del municipio que Leoncio pretende regentear otros tres años, 2018/2021, le vuelven a creer sus cuentos o si de una buena vez lo mandan a seguir envolviendo loza de tiempo completo en su tendejón desde el que jamás debió de haber saltado a la política partidista de la que nunca  ha vivido. ¿O sí?

 

EL ACABO

  • El mismo esquirol de la alternancia en la gubernatura del estado ahora ha dinamitado en Colima la coalición “Por México al Frente”. El pretexto es el mismo: las malquerencias con quien siempre ha vivido de la política y no lo niega, Jorge Luís Preciado Rodríguez, a quien se parece tanto que no puede engañarse ni a sí mismo, mucho menos a quienes saben de qué pata cojea.
  • Leoncio Morán Sánchez busca la alcaldía capitalina porque autosugestionado está de que el cargo le pertenece por derecho divino.
  • Para la diputada local emecista, Leticia Zepeda, “Los números dicen que reunidos y juntos podemos hacerlo (…) nos queda esperar que los orgullos, todas estas cuestiones que van más allá de ver por Colima y ver por el país se dejen de lado. Me duele que no se vea una perspectiva de lo que podemos hacer para cambiar Colima (…) necesitamos un cambio, y lo podemos hacer en equipo dejando de lado los orgullos, los malos entendidos, las conveniencias particulares. Eso es lo que deberíamos dejar de lado”. ¡No pos’ sí¡ Lástima que ni Leoncio ni Jorge Luís entienden razones andando en la borrachera del poder.

 

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.