José Gilberto Ibáñez Anguiano

La Manera de Opinar de… José Gilberto Ibáñez Anguiano.

*Columnista #G8 Independiente.

Héctor Insúa García, con una mano atrás y otra adelante, muy humildito él, llegó a tierras colimotas en el año 2000 procedente de la Perla Tapatía con la misión de ayudar a los aldeanos panistas de Colima en sus campañas electorales. Después de pasar sus primeros años con más pena que gloria, como la mierda del gavilán que ni  huele ni hiede, empezó su ascenso social por la vía matrimonial (braguetazo) al grado de que ya pa’ bajo volteaba muy poco, al contrario, centró sus afanes en congraciarse sólo con la gente “bonita, aristocrática, importante” de Colima.

Prófugo de la medianía económica y social, su nuevo status lo ensoberbeció al grado de endiosarlo de sí mismo, de creerse tejido a mano con hilos de seda, merecedor del voto ciudadano nada más por su linda cara. A pesar de haberle ganado de panzazo la alcaldía capitalina al también pesadito a pesar de su enclencle figura,  Oscar Valdovinos Anguiano, el ahora amigo de los nuevos ricos de Colima asumió actitudes como si hubiera obtenido el respaldo unánime del electorado colimense.

El haber llamado al llegón, justo en el primer día de su clasista gestión, “pendejos, corruptos y chayoteros” a los reporteros que cubren la fuente del Ayuntamiento de Colima, mentada de madre de bienvenida que explica la nada gratuita animadversión que explicablemente el gremio le tiene, pintó de cuerpo entero su baja estatura física y mental. La entrega de la Coordinación de Comunicación Social, de inicio, a un empleado de Balleza, y luego a otro de los Brun en el membrete ¿Cómo vamos? Colima, es prueba fehaciente de sus ansias locas de complacer a los económicamente poderosos.

Coincido con mi compañero de página en Colima XXI, Jesús Cuevas Peña, cuando le dice al presidente municipal de Colima que ya se ve reelecto en el cargo en 2018 y de gobernador del estado en 2021: “Debes saber que en política la forma es fondo y la percepción lo es todo. Y no vas bien. Sería mezquino regatear el buen trabajo que has hecho en la administración municipal, es más, si me lo preguntan, creo que eres el mejor alcalde desde Enrique Michel, pero la gente, hablemos claros: no te baja de mamón”.

Mareado Héctor Insúa García y mareados sus aburguesados funcionarios como la Oficial Mayor, Alejandra Sánchez Cárdenas, que no entiende que sus funciones son las de respaldar con los recursos materiales, humanos, informáticos y de equipamiento, a las áreas sustantivas de la administración municipal, y no convertir los problemas operativos en conflictos como el que por incompetente y carente de sensibilidad y oficio políticos creo al pagarles de más a los trabajadores sindicalizados con el nuevo tabulador que ni siquiera pudo aplicar de manera puntual y eficiente.

y el muy cerrado de entendederas, terco como una mula, simplón a más no poder, Francisco Javier Maurer Ortiz  Monasterio, nefasto Director de Abasto y Comercialización que le ha creado tremendas e  innecesarias  broncas a HIG  con vendedores ambulantes que acentúan ( por su rudeza)  su elitista imagen.

Y por favor, Héctor, con las mismas palabras empleados por Chuy Cuevas Peña, “No patalees en las redes sociales cuando te critican y acusan justa o injustamente, con realidades o con fantasías. Mejor ponte a trabajar en tu percepción e imagen. Relacionarte sólo con la ‘gente bien, bonita’  de Colima no suma, para eso ya tenemos al gobernador. Hacer eventos del DIF en el Horacio Cervantes, tampoco abona a tu futuro político”. Aguanta vara como hombrecito.

De nada sirve, Héctor,  que te lleven a darte baños de pueblo a los Miércoles Ciudadanos si no te acercas con autenticidad  a quienes conocen la verdadera problemática del municipio. La neta, ya ponte al tiro, bájate del ladrillo y no te distraigas pensando en el 2018, mucho menos en el 2021. Y ya dales aire a tus amiguitos funcionarios que trajiste de Jalisco. Ellos no le tienen el más mínimo cariño a Colima, tan sólo a sus ricas quincenas, ven al municipio y a la entidad como Dios a los conejos. Estás igual o peor que José Ignacio Peralta Sánchez en eso de allegarse de tanto fuereño.

Lo que el tirantes directorcito de lo que queda del periódico Ecos de la Costa, Manuel Agustín Trujillo Gutiérrez,  le receta a Héctor Insúa García también es aplicable al sobrino de la gobernadora madre: “Cuando uno aspira a gobernar, la intención primaria debe ser el mejoramiento de las condiciones de nuestro entorno, la transformación positiva de la sociedad y sobre todo la justicia social.

Si al acceder al poder se van a limitar a quejarse de lo que hicieron mal las pasadas administraciones, entonces vale más recordar las palabras de Alejandro Martí, “si no pueden, renuncien”, se lo dice a Héctor para que lo entienda José Ignacio, tal como va el cantar de “te lo dijo mijo pa’ que lo entiendas tú mi yerno”.

No escribo más porque ya me estoy encabronando. Y no cabe duda, el buen Héctor Insua anda al más puro estilo de la canción que interpreta el Charro de Huentitán, Jalisco; Don Vicente “Chente” Fernández, “aquí el que manda soy yo, si no te gusta dilo y si te quieres largar, te aprendes bien el camino. ¡Pásela bien!.

José Gilberto Ibáñez Anguiano

Representante de la Asociación Regional de Periodistas, Editores, Locutores y Cronistas Deportivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.