“A veces me pregunto si las nubes miran para abajo y dicen cosas: por ejemplo”:
< Ese tiene forma de pendejo >

Déjenme decirles que transcurridas las primeras horas de la asunción del “asquitos” José Ignacio Peralta Sánchez como gobernador constitucional de nuestro estado ya se ha topado con la realidad de los buenos deseos.
Sin pronosticar la travesía por el desierto durante los próximos seis años; Colima, entra en una nueva fase: aquella donde, el “asquitos”, tendrá que legitimarse como gobernante a partir del aterrizaje de sus compañeritos de gabinete donde hay más de lo mismo.

Las palabras, como la ropa, de tanto usarse se acaban. Y aquella vieja noción de promover una supuesta felicidad, la realidad lo desnuda. Lo curioso del desgaste de esa idea es que Nachito Peralta Sánchez nunca le dio cabal contenido y, ahora, es precisamente el “asquitos” quien, sin querer, a veces adrede deja ver su pusilanimidad política.

Después del mensaje del “asquitos” nos queda claro que sus anuncios están más relacionados con viejas tradiciones que con novedosos cambios. Las acciones y los nombramientos es la repetición de viejas costumbres y arreglos entre mafias políticas y de perniciosas ortodoxias. Los invitados al gabinete ha sido un ardid: cambiar para seguir igual.
No hubo cambio en la secretaria General de Gobierno, por lo mismo, Arnoldo Ochoa González será el “poder tras el trono”, no hay pues novedad, como tampoco cambio porque de nuevo, como antes, como siempre, quien ocupará nuevamente ese despacho no habla del interés de fortalecer la independencia y la autonomía del depositario del Poder Ejecutivo estatal, al contrario, el mafioso Arnoldo Ochoa con sus negros antecedentes, muy lejos está de ofrecer respetos al “asquitos” quien tendrá que obedecer a un hampón político, corrupto como el que más.

Los nombramientos y la continuidad en las secretarías de Planeación y Finanzas y de Administración y Gestión Pública, tampoco entraña ni lo uno ni lo otro. A nadie escapa que la debilidad y la falta de liderazgo del “asquitos” José Ignacio Peralta Sánchez para conducir la nave estatal encuentran en estas dos ratificaciones la parte delgada del hilo que, valga la redundancia, se adelgazó todavía más porque Carlos Noriega García es su concuño y de entrada nos deja ver un conflicto de intereses. De Kristian Meiners Tovar la cosa está peor: es yerno del mafioso y sinvergüenza exgobernador Elías Zamora Verduzco, quien por cierto le abrió las puertas de Colima al narcotráfico. ¡Vaya familias!

Los nombramientos en el nuevo aparato del gobierno de Colima no queda inscrito en el rediseño prometido por el “asquitos”, sino el propósito de adoptar medidas cupulares y en lo oscurito con los mafiosos < del otro PRI > lo cual parece una burla para el pueblo de Colima.

El coro de insatisfacción popular frente a su falta de imaginación política hizo a Nachito Peralta Sánchez echar mano en la secretaría de Desarrollo Social de una cuestionada mujer perredista de fachada: Indira Vizcaíno Silva. Sin duda, esta mujer vendió bien sus encantos. Bajo sospecha de traición, deslealtad e infidelidad de su mujer Pompeya el emperador romano Julio César acuñó la lapidaría sentencia milenaria la sepultan: La mujer del César no sólo debe ser honrada; además debe parecerlo”.
Sin duda, este episodio político con su densa carga sexual por un lado y encuadrado en la reclamación perredista ha obtenido hasta el momento el mayor ratings del asco de gabinete presentado por el “asquitos”.
Basta leer la carta pública en las redes sociales de la excandidata del PRD al gobierno estatal Martha Zepeda, misiva dirigida a Indira Vizcaíno Silva a quien descalifica espetándole: “No hay disculpa para la perversión de una virtud prostituida y burlada en honor de la conveniencia”.

No obstante y ante el cinismo de Vizcaíno Silva y su triunfo pírrico, ella y el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez (a) el “asquitos” han quedado dañados, sin embargo, el presidente del CDE del PRI rogelio rueda como socio político consiguió dos objetivos: convertir en priista a Indira Vizcaíno y, segundo, alcanzó con la nueva priista un sentimental acercamiento digno del Día de San Valentín.
Así las cosas, la ahora experrdista y priista a wuelfo no le sirve de mucho en el asco de gabinete al “asquitos”, mucho menos a la sociedad que ve en ella a una mujer en conflicto.

Me queda claro que el gabinete del “asquitos” da asco. La inconformidad, desde luego, no está nunca ausente de la vida pública, por eso la política del nuevo gobernador de Colima cojea, sobre todo, cuando va siendo utilizada como una máquina para acomodar a sinvergüenzas y ladrones en lugar de procurar la salud política y social de los colimenses.

Pienso en esto por la fuerza con que el resentimiento popular se va anidar más pronto de lo que usted se imagina, va a estallar en una proclamación violenta de antipatías que van mucho más allá de los antagonismos del desacuerdo, y es que, no basta llamar a la unidad cuando se envía el mensaje del radicalismo y la continuidad de ladrones y sinvergüenzas acompañados por damas sin honor ni decencia en la actividad política y, así, el “asquitos” Nacho Peralta Sánchez no va a ninguna parte.

Así como en una guerra la primera víctima es la verdad, en una situación tan compleja como la que vive Colima la primera víctima es el ciudadano. Y es que el gobernador José Ignacio Peralta Sánchez se ha inaugurado con un gabinete que no da confianza en el restablecimiento de la honestidad y la decencia, tienen sentido nuestras reflexiones cuando tenemos un gobernante débil, con problemas mentales, relacionado con el crimen organizado, ausente de palabra (mentiroso pues) y, lo peor, títere < del otro PRI >, y así, las cosas no pintan nada bien. Al tiempo.

P.D. Todavía faltan algunos secretarios del nuevo gobierno estatal de pasar a la báscula de este Zorro interplanetario.
Ahí se ven.

ENLACITOS

NUBARRONES: Los primeros vientos de fronda los provocó el gobernador Nachito Peralta Sánchez (a) el “asquitos” quien ordenó un insultante dispendio y despilfarro en su toma de posesión, amén, de que humillo al pueblo de Colima al segregarlo como invitado de piedra dándole preferencia en primera fila a su maquillada y restirada tía la Gobernadora madre, quien por cierto ya detenta su influencia sobre de él.
Qué no les quepa duda… son las mismos roedores de siempre en el gobierno estatal, pareciera que no se fue Mario Anguiano Moreno.

NICOLÁS DESPISTADO: Como oficioso y desinformado se mostró el legislador local Nicolás Contreras Cortés al señalar que el gobernador Nachito Peralta Sánchez había sido valiente porque dijo que no habrá tregua ni negociación con el narcotráfico.
¿Acaso no está enterado el tribuno que el “asquitos” tiene como mecenas y lugarteniente a un afamado miembro del crimen organizado de Colima con el que se deja ver en cabalgatas y despacha junto a él en sus oficinas?
Esa información hasta el güero Santana Rodríguez la conoce y vaya que padece Alzheimer. ¿Se la dejo de tarea Don Nicolás?

NACHO SE JUYÓ: A menos de 48 horas de haber sido ungido como gobernador Nachito Peralta Sánchez se fue con sus amigos ricos y poderosos a ver al Papa Francisco a la ciudad de México. Y así lo verán…de vacaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.