TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

Durante muchos años, los relevos de las dirigencias estatales del Partido Acción Nacional fueron decididos con los votos de los consejeros. En el caso particular de Colima, unos 66 de ellos tuvieron en sus manos el destino de su partido hasta que por decisión de la XVIII Asamblea Nacional celebrada a principios del año 2016, la elección de sus dirigentes fue abierta a los militantes. En esa época dorada los consejeros obtuvieron jugosas prebendas en la forma de regidurías, diputaciones plurinominales, chambas en las administraciones municipales y “cash” a cambio de sus votos. Por esta puja entre los candidatos a presidentes del CDE del PAN Colima, los resultados siempre fueron muy apretados, se ganada y se perdía por un par de sufragios.

Previsores ante la apertura a la militancia de los procesos electivos internos, hará unos cinco años, Jorge Luís Preciado Rodríguez y Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas aprovecharon que el PAN a nivel nacional abrió sus puertas al ingreso de nuevos miembros para afiliar a varios cientos de ciudadanos, por su estrechez económica, más clientela del asistencialismo que hechos para la lucha política, reserva de votos cautivos que el par de aretes ha utilizado para resolver a su favor cualquier elección interna como lo hicieron el domingo 16 de diciembre de 2018.

Hay que recordar que hace dos años cuando votaron unos 1600 de los 3200 militantes panistas, divididos y enfrentados, Pedro y Jorge Luís se disputaron a billetazos los votos de los panistas de bajos ingresos; es decir, fueron por la misma clientela económicamente vulnerable dividiéndosela más o menos en forma pareja entre los dos, por eso el resultado de la elección entre sus gallos, Julia Jiménez Angulo y Enrique Michel Ruiz, respectivamente, fue muy apretado.

En números redondos, el domingo 16 de diciembre de 2018  votaron unos 2200 de los 3200 militantes, 600 más que en 2016, de los cuales el 57%  lo hizo a favor del candidato de Preciado/Peralta, Miguel Alejandro García Rivera. El resultado  se explica porque esta vez Pedro y Jorge Luís estuvieron juntos en sus trapacerías partidistas, no compitieron por la voluntad electoral se su clientela cautiva como sí lo hicieron en 2016 cuando la diferencia entre el ganador y la perdedora fue muy apretada.

Gracias a sus artimañas, Jorge Luis Preciado Rodríguez tiene ya asegurada por tercera ocasión la candidatura a gobernador de Colima para el sexenio 2021/2027; a presidencia municipal de Colima para su comadre Luis Humberto Ladino Ochoa; la de Manzanillo con su ahijada Gretel Culin Jaime; y la de Tecomán dedicada  a Sergio Anguiano Michel. Con este cuadro estelar le dará cristiana sepultura al PAN que en las elecciones de 2018 no ganó ni un distrito electoral local. En su próxima cita a las urnas  perderán hasta el registro no se diga la camisa. Pesos contra tostones a que le va de nuevo a tragar el mandado a Pedro Peralta Rivas.

Optimista a más no poder, el mono yerno Preciado Rodríguez niega que empezará de cero y sentencia que “deben replantearse acciones y objetivos y apostársele a la reconstrucción del partido para lograr mejores resultados en 2021, ponderando la unidad de la militancia”. El problema es que la tan invocada por él unidad es abyecta subordinación ante el ejecutivo estatal, por eso muy pocos le creen sus promesas de inclusión a “todos los militantes”.

El mono rollero dizque ve en 2021 “una gran oportunidad para el blanquiazul, pues sus dos adversarios, el PRI y Morena, no podrán avanzar mucho”. Es más, no descarta ganar para entonces la gubernatura del estado. Conciliador, ha declarado que en cuanto le ratifiquen el triunfo y le tomen la protesta, “buscará que los militantes sientan y sepan que están incluidos, que el partido de verdad es uno solo y que hay una cancha pareja para todo el que quiera ser candidato en 2021”, igual de pareja como lo estuvo en el reparto de candidaturas el año pasado y la que se vislumbra de cara al 2021, no se diga en la su propia truculenta imposición como presidente estatal del PAN.

EL ACABO 

  • El políticamente muy devaluado JLP se le entregó a JIP de manera total y sin condiciones, en cuerpo y alma, para que haga de él según su voluntad de cara al 2021. ¿O no?

  • Al mono le urge que el grupo que obtuvo el 43% de los votos panistas emitidos el domingo 16/XII/2018 lo legitimen aceptándole sus invitaciones dizque a dialogar por el bien del partido que no tiene remedio.

  • Si, como predica Carlos “Don Gato” Cruz Mendosa, “llegó la hora de devolverle al PRI todo lo que nos ha dado”, los muchos millones de pesos que atesoró a su paso por los gobiernos priistas ajustarían para terminar el edificio sede del CEN del PRI y los gastos de las campañas de 2021.
José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.