TAREA POLÍTICA por José Luís Santana Ochoa.

El diputado federal plurinominal panista Jorge Luís Preciado Rodríguez presume que ya concertó con los primos Peralta, José Ignacio y Pedro, que el próximo presidente del CDE del PAN sea nada más ni nada menos que su mono porteño, ex yerno del alma, Miguel Alejandro García Rivera, mancornado con Jesús Alberto Partida Valencia, del establo propiedad de Pedro “El más priista de los panistas” Peralta Rivas, como Secretario General. Ahora de nuevo del brazo, como en los viejos tiempos, el par de malandrines de la política colimeña se apresta a transitar hacia el 2021 en pos de la gubernatura del estado, objetivo inalcanzable, sueño guajiro, a la que le tiran para pegarle de lo perdido lo que aparezca: las plurinominales que ya se repartieron entre sus respectivas pandillas.

Para convencer a sus mermadas y alicaídas huestes de que acepten y aplaudan la dulce reconciliación alcanzada entre ellos, Jorge Luís y Pedro han urdido toda una novela de ficción política en la que el gobernador Peralta le dará su apoyo al primero para que lo releve sin tocar baranda en el cargo el 01/11/2021 a cambio de que en los próximos tres años el PAN- Colima con “El Mono” nominalmente a la cabeza lo trate con guantes de seda, como jefe político, líder moral. Llevar la fiesta en paz y armonía para que José Ignacio concluya su mandato con un poco de más gloria que pena, es el compromiso dizque asumido por el charlatán Preciado con José Ignacio. Quienes le crean su cuento chino y voten por su Mono, entrarán con Jorge Luís al paraíso en la tierra que es la gubernatura del estado donde vivirán felices seis años, de 2021 a 2027.

Para financiar en buena parte su proyecto político de volver a ser por tercera ocasión candidato del PAN a la gubernatura del estado, Jorge Luís les jura y perjura a sus incondicionales azules que el gobernador le dará a su primate Pedro obra pública a discreción para que genere todo el “cash” que la promoción de su proyecto político necesite. El muerto político insepulto, ex alcalde de Tecomán, José Guadalupe “Layín” García Negrete, respalda en este municipio y en el de Armería los disparates de su compadre Preciado, pero al mismo tiempo abriga en su corazoncito el deseo insano de ser él mismo el próximo gobernador de Colima. Si ya hubo dos tecomenses que lo fueron, ¿por qué no un tercero como él?, alega.

Hay preciadistas que rechazan la unción de su líder con Pedro después de tanto agravio que de éste recibieron en los últimos tres años; también, pedro-peraltistas que no quiere ir ni a misa con Jorge Luís. Los panistas inteligentes, dignos y libres, que los hay, no se tragan los embutes de Jorge Luís. Ellos saben que su partido está en la lona, que no vale ni pesa lo suficiente como para ser considerado en serio por el gobernador Peralta como opción supuestamente para impedir que los amloistas Mario Delgado Carillo o Indira Vizcaíno Silva lleguen eventualmente a la gubernatura abanderados por MORENA.

A los panistas de principios y convicciones no les molesta tanto que Preciado los vea como dicen que Dios ve a los conejos, sino que los encabrita que además crea que son sus penitentes, suyos de su propiedad como los trata. No todo está perdido para quienes le apuestan a un PAN de nuevo real opositor y electoralmente competitivo. Cuadros importantes del blanquiazul ya les están atravesado el penco a Jorge Luís y Pedro para liberar del secuestro a su instituto político que merece mejor suerte. Tiempo y oportunidad habrá de comprobar si logran o no parar en seco a la yunta Preciado Rodríguez/ Peralta Rivas. Si sucumben en el intento, que con su PAN se la traguen.

EL ACABO
 Cuatro diputaciones plurinominales, dos de ellas locales y otras tantas federales, más la alcaldía de Comala (la de Cuauhtémoc del dueños de Movimiento Nacional por la Esperanza (MNE), René Bejarano Martínez) y una decena de regidurías, es todo lo que ahora vale un partido que llegó a detentar mayoría en el Congreso del Estado, las alcaldías más importantes del estado y una diputación federal de mayoría relativa. Que no quiera Jorge Luís Preciado Rodríguez venderlo como puerco gordo.

 No es cierto, como alega el diputado local ex prisita, ex perredista y panista/morenista, Francisco Rodríguez García, que “la ausencia física del gobernador genera incertidumbre, desatención y falta de compromiso con la problemática que vive la población de los 10 municipios”, tampoco que los colimenses necesitan su presencia física para resolverla, sino todo lo contrario.

José Luís Santana Ochoa

Analista político

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.