Rogelio Guedea

 

 

PARACAÍDAS por Rogelio Guedea

La realidad que nos ha impuesto la pandemia del coronavirus (Covid-19) es compleja y, por decir lo menos, alarmante. Es compleja y alarmante no sólo porque en su espiral afecta la salud (la vida) de las personas, que es lo más importante que tenemos, sino también involucra el aspecto económico, que para los países con una economía endeble esto es un problema aún mayor, y más si estos países (como el nuestro) tienen un sistema de salud en crisis, una espiral de violencia indetenible y mucha pobreza. Sin embargo, creo que todos coincidimos en que la vida es lo más importante que tenemos y que, si no la preservamos, todo lo demás pierde sentido. Por eso, la “emergencia sanitaria” decretada por el gobierno del Estado de Colima (y que siguieron plausiblemente al pie de la letra otras instituciones, como la misma Universidad de Colima) me parece una medida acertadísima porque dirige sus fuerzas a la prevención de la expansión de la pandemia en nuestra entidad, cosa que se puede hacer de una manera hasta hoy sencilla para la mayoría de la población: resguardarse en sus casas y sólo salir para lo estrictamente necesario, siguiendo obviamente las normas de cuidado para evitar el contagio.  Esto no sólo ayudará a cuidarnos a nosotros mismos sino, también a cuidar a los otros, pues si permanecemos en casa y presentamos algún síntoma, evitaremos transmitirlo a otros, y así contenerlo. Si salimos, en cambio, incluso sin síntomas y seguros de que debido a ello no creamos una situación de riesgo, estamos equivocados, pues el virus se contagia también en la fase asintomática, esta es la causa de los países en donde la espiral de contagios ha crecido exponencialmente. Por eso es importante el resguardo de dos semanas, porque ahí sabremos el número de contagiados que existen y las instancias de salud podrán manejar mejor la situación. La “emergencia sanitaria” tiene, obviamente, varias aristas, entre ellas con el sector empresarial, las medianas y pequeñas empresas, y también con el comercio informal, desde luego también con muchos trabajadores que no podrán quedarse en sus casas. Con respecto al sector empresarial habría que hacer ajustes considerables, pero sin duda el gobierno del Estado tendrá que crear condiciones para que, primero, entiendan lo importante de este periodo de aislamiento social de dos semanas y, en segundo lugar, de las condiciones que tendrán para poder operar sus negocios con mayor certidumbre. Yo sé que dos semanas puede ser pedir mucho, pero estoy seguro que se perderá más después si no se contiene esta pandemia. Insisto: el gobierno de Estado deberá crear un plan más alentador para el sector empresarial, pero también el sector empresarial deberá ser consciente de que estamos ante una situación demasiado adversa y deberá cooperar en ella. Me parece bien, por otro lado, que el gobierno del Estado esté vigilando los ingresos a nuestro Estado, pero también creo importante que las personas que lleguen de otras partes tomen las medidas de aislamiento social implementadas para todos, sin reserva. Por lo demás, no valen en este momento las riñas políticas entre unas y otras ideologías partidistas, tampoco vale que los medios de comunicación se aprovechen de esta situación para generar pánico y desinformar con supercherías informativas. De suma importancia es que el gobierno del Estado, por su parte, no mienta a la sociedad, no vaya por ningún motivo a utilizar recursos extraordinarios para otra cosa distinta que no sea la contención de esta crisis y esté consciente de la magnitud del problema que podemos enfrentar de no hacer las cosas como deben hacerse. Por último, yo le pediría a la ciudadanía que no entre, sí, en pánico, pero también que no pierda conciencia de la gravedad de esta pandemia y que sea solidaria con quienes están luchando a brazo partido para paliarla: médicos, policías, trabajadores relacionados con la distribución de víveres y demás bienes de primera necesidad, etcétera. Esta pandemia nos implica a todos y todos, pero todos, debemos estar a la altura para enfrentarla.

 

Rogelio Guedea

Poeta y académico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.